El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, mantuvo hoy un encuentro con su par de Córdoba, Juan Schiaretti, y confió en poder "construir algo competitivo para el año que viene" desde el peronismo, pero con la ex presidenta Cristina Kirchner "bien lejos".

Urtubey sugirió su eventual candidatura un día después de que el senador Miguel Pichetto lanzara la suya y lo hizo acompañado por el mandatario cordobés, uno de los hombres clave del espacio al que denominan "peronismo federal" y con el que buscan separarse definitivamente de la ex mandataria.

"Podemos construir algo competitivo para el año que viene. Construir esa fuerza de haga de Argentina un país previsible", expresó el salteño durante una visita a la Bolsa de Comercio de Córdoba, invitado por la delegación de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina (AmCham).

Urtubey sostuvo que "la gran mayoría del peronismo piensa lo contrario a lo de Cristina Fernández de Kirchner para construir un peronismo moderno" y sentenció: "A Cristina la necesitamos bien lejos para que nosotros podamos crecer".

Luego se refirió al caso conocido como "cuadernos de la corrupción", en el que varios empresarios comenzaron a señalar a funcionarios del gobierno anterior como supuestos receptores de coimas, y consideró que "hay que llegar hasta donde se tenga que llegar". Y sumó: "Es el costo que tenemos que pagar. Tenemos una infección, extirpemos y no tapemos con una curita", agregó Urtubey al tiempo que resaltó que "para que la Argentina sea viable no tiene que haber corrupción".

Tras realizar esas declaraciones en la Bolsa de Comercio de Córdoba, Urtubey asistió a una reunión con Schiaretti en la capital provincial, donde coincidieron en que "en estos momentos de crisis de la Argentina" es necesario que "haya presupuesto", en referencia a la discusión que comenzará en un mes en el Congreso.

En este sentido, señalaron que "más allá de los errores que cometió el Gobierno nacional, hay que darle las herramientas para gobernar como lo es el presupuesto". Schiaretti manifestó que los gobernadores quieren que "se erradique" el déficit fiscal y que para eso están "dispuestos a hacer los aportes y esfuerzos necesarios como provincias", aunque remarcó que buscarán "que el esfuerzo sea equilibrado".

De esta manera volvieron a apuntar al objetivo de que la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires deben ser parte de ese esfuerzo, como lo plantearon cuando reclamaron que la Nación deje de subsidiar los servicios que se prestan en esos dos distritos.