La Justicia consideró que no encontró pruebas suficientes para procesar por falso testimonio a los peritos que declararon que era bueno el estado de los frenos. Con este fallo “expectante”, la Cámara de Apelaciones deshizo lo obrado en primera instancia.

La sala 2 revocó el procesamiento que pesaba sobre Horacio Faggiani, Julio César Pastine, Alejandro Héctor Leonetti y Raúl Díaz. En el desarrollo del juicio, el Tribunal Oral 2 había pedido que se investigue por falsas declaraciones a los especialistas de la Corte Suprema, la CNRT, la Secretaría de Transporte y TBA, que apuntaron la culpa contra el maquinista Marcos Córdoba.

Si bien el juez de instrucción procesó a los cuatro, los camaristas de la instancia superior alertaron que aún no hay pruebas que validen el paso a esta nueva etapa. Fue por esto que Eduardo Farah y Martín Irurzun revocaron su resolución.

“Es así que entendemos que las pruebas existentes no bastan para acreditar -de momento y con el grado de convicción propio de esta etapa preliminar- la hipótesis sobre la que se ha formulado el reproche, motivo por el cual corresponde adoptar una decisión expectante”, justificaron en su fallo.

Las evidencias por ahora recabadas, explicaron, “no permiten ratificar la configuración del dolo requerido por la norma, esto es, el propósito deliberado de atribuirle la responsabilidad del suceso únicamente al motorman del tren siniestrado”.

Farah e Irurzun citaron jurisprudencia que indica que “no comete falso testimonio el testigo o el perito sólo por afirmar algo objetivamente falso o callar algo verdadero, sino cuando sabe que lo que dice es falso y cuando oculta algo que sabe. Por eso el dolo requiere conocimiento, conciencia y voluntad de afirmar lo falso o negar lo verdadero. Quien miente creyendo que dice la verdad, no comete falso testimonio, porque subjetivamente no miente”.

En esta nota