¿Qué es el metabolismo y por qué es importante su función en el cuerpo?

19 de julio, 2022 | 09.35

¿Alguna vez te encontraste con alguien que culpa a su “lento metabolismo” por no perder peso? Si es así, tal vez te preguntaste: ¿Será cierto que el metabolismo es el responsable por la pérdida de peso?

¿Es posible perder peso de forma más rápida si acelero mi metabolismo? Y, para el caso, ¿qué es el dichoso metabolismo? Aunque es cierto que el metabolismo toma parte en la pérdida de peso, un metabolismo acelerado no es la forma de hacerlo.

En este artículo daremos un vistazo profundo sobre este tema. Respondemos esas preguntas que siempre tuviste acerca del metabolismo. ¡No te despegues!

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

 

¿Qué es el metabolismo?

Metabolismo se refiere al proceso que el organismo lleva a cabo para convertir los alimentos en la energía que el cuerpo requiere para funcionar. Este proceso se lleva a cabo constantemente, incluso cuando estás descansando, ya que hay funciones ocultas que el cuerpo lleva a cabo, tales como:

 

  • Respiración

  • Circulación sanguínea

  • Ajuste de los niveles hormonales

  • Desarrollo y reparación de células dañadas

  • Regulación de la temperatura corporal

  • Digestión de los alimentos.

  • Funcionamiento del cerebro. Aún cuando dormís, tu cerebro continúa trabajando incansablemente, lo cual requiere energía.

 

Las calorías que aportan los alimentos y las bebidas se combinan con el oxígeno, echando a andar este proceso. Así tu cuerpo desempeña sus funciones normales. El metabolismo sucede en el interior de células, donde un conjunto de sustancias llamadas enzimas se encargan de propiciar reacciones bioquímicas concretas.

Las enzimas generan reacciones que favorecen al organismo, y evitan las reacciones desfavorables. A través de cadenas de reacciones denominadas “rutas metabólicas”, una sustancia es transformada en un producto químico que utiliza compuestos nutritivos y desecha los tóxicos.

Distintas especies de seres vivos emplean rutas metabólicas similares, determinando también la cantidad de alimento que la especie necesita.

 

El metabolismo se compone de dos fases o etapas:

 

  • Catabolismo: También llamado metabolismo destructivo. Se libera energía a partir de la ruptura de enlaces químicos presentes en los nutrientes, a través de la hidrólisis y la oxidación, convirtiendo moléculas complejas en otras más simples. A cambio, se obtiene la energía química necesaria para el anabolismo.

  • Anabolismo: también conocido como metabolismo constructivo, en el cual se realizan procesos que consumen energía química, formando moléculas más complejas a partir de estructuras simples, y suministrando al organismo de proteínas, lípidos, polisacáridos y ácidos nucleicos.

 

Como ves, ninguna de las fases podría llevarse a cabo sin la otra. Es decir, son fases que dependen y se retroalimentan la una a la otra.

 

¿Cuáles son los diferentes tipos de metabolismo?

De acuerdo con los especialistas en nutrición y alimentación, pueden identificarse tres tipos de metabolismo en el cuerpo humano:

  • Metabolismo proteico: Hace referencia a los diversos procesos causantes de la síntesis de proteínas y aminoácidos, y la degradación de proteínas por medio del catabolismo proteico.

  • Metabolismo carbohidrático: Se le llama así gracias a los procesos de formación, ruptura y conversión de los carbohidratos o glúcidos en los organismos vivos.

  • Metabolismo mixto: La mayoría de los humanos tenemos este tipo de metabolismo pues en nuestra dieta se mezclan tanto alimentos proteicos como carbohidráticos. Sin embargo, cuando la alimentación falla, es el primer grupo en presentar fatiga.

 

Las personas con metabolismo proteico suelen mostrar preferencia por una dieta rica en proteínas y grasas provenientes de animales. Esto puede resultar en un hambre constante.

Por otro lado, las personas con metabolismo carbohidrático prefieren dietas ricas en carbohidratos y azúcares, como dulces, alimentos elaborados a partir de harinas, e incluso el café. Frecuentemente su peso varía, y se les dificulta tener cierta estabilidad alimenticia.

¿Cuál es la función del metabolismo?

 

El metabolismo es necesario para que la vida pueda manifestarse como tal. Sin el metabolismo actuando ininterrumpidamente desde el nacimiento hasta la muerte, la vida resultaría imposible.

 

En el caso de las plantas y los organismos autótrofos (como ciertos tipos de bacterias), el metabolismo comienza con la adherencia del dióxido de carbono proveniente de la luz solar, para luego sintetizar los glúcidos que servirán como combustible celular.

En cambio, los organismos heterótrofos (como los animales) oxidan y descomponen la glucosa, proteínas y lípidos extraídos del alimento. Su digestión transforma el tejido y la materia consumida en sus componentes elementales.

¿Cómo ayuda al organismo?

 

Es importante entender que las células necesitan de energía para fabricar otras estructuras celulares, como tejidos y para almacenar energía de reserva. La mayor parte del trabajo celular requiere de energía metabólica.

Estamos hablando de procesos vitales elementales como:

 

  • Transmisión nerviosa

  • Respiración

  • Contracción muscular

  • Reacciones acopladas

  • Reparación de tejidos

  • Contractibilidad del miocardio

  • Secreción hormonal

 

Las hormonas del sistema endócrino ayudan a controlar la dirección y velocidad de la función metabólica. Una de estas hormonas es conocida como tiroxina, que se genera en la tiroides. Juega un papel clave en el proceso metabólico.

 

Es por eso que las personas con patologías o afecciones en la tiroides presentan una dramática variabilidad en el peso. El exceso de producción de la hormona tiroidea produce aumento de peso, entre otras afecciones, mientras que la falta de esta hormona resulta en pérdida de peso, igualmente, acompañada de otras afecciones.

 

Igualmente, el páncreas juega un papel importante en el proceso del metabolismo. Allí se secretan las hormonas que determinan si el proceso metabólico a realizar será catabólico o anabólico.

 

Generalmente hay más actividad anabólica después de comer, pues la concentración sanguínea de la glucosa aumenta y libera la hormona de la insulina. La insulina es la encargada del aumento de la actividad anabólica y de descomponer los azúcares y proteínas de los alimentos.

 

Es por ello que las personas con diabetes o con trastornos cardiovasculares necesitan de una fuente externa de insulina, pues su propio organismo es incapaz de procesar los azúcares de los alimentos, lo que puede ser sumamente riesgoso para la salud.

¿Cómo podés aumentar tu tasa metabólica para mejorar tu salud general?

 

Vimos que las hormonas tiroideas y pancreáticas determinan la efectividad con la que el metabolismo asimila los nutrientes de la comida. Entonces, podemos deducir que la velocidad del metabolismo es fundamental para adelgazar o engordar.

 

Tener un metabolismo rápido depende de la genética de cada uno, pero es posible acelerarlo naturalmente y sin recurrir a dietas demenciales. Aquí te sugerimos cuatro formas de acelerar tu metabolismo y mantener tu cuerpo en forma.

 

  • Conocé tu tasa metabólica basal (TMB): Se refiere al número de calorías diarias que el cuerpo es capaz de quemar de forma natural estando en reposo. Conociendo esta cifra, serás consciente de cuántas calorías deberías consumir para mantenerte en tu peso ideal, así como para perder o aumentar de peso si lo necesitás.

  • Calculá tu consumo de calorías: Para obtener la cifra exacta de las calorías que podés ingerir para no engordar hay que restarle, aproximadamente, unas 200 calorías a la cifra del TMB, aunque dependerá del tipo de ejercicio que realizás. Hoy en día podés encontrar sitios en internet que pueden hacer este cálculo dependiendo de tu peso, altura, edad y sexo.

  • Evitá las dietas milagrosas: Una de las consecuencias de estas dietas es el denominado “efecto rebote”, que te hace recuperar el peso perdido e incluso subir unos kilos más. Estas dietas pueden ralentizar tu metabolismo, provocando un círculo vicioso que complica progresivamente el objetivo de adelgazar.

  • Comer antes de ir a dormir: Aunque parezca una locura que contradice a la mayoría de nutricionistas, un estudio realizado por la Universidad Estatal de Florida sugiere que ingerir hasta 150 calorías unos 30 minutos antes de irse a dormir es un extra para la TMB. Pero no te confundas, según advierten los expertos, los resultados sólo aplican a personas que hacen ejercicio regularmente.

 

¿Cuáles son los mitos más comunes sobre el metabolismo?

 

Ahora que ya revisamos la información acerca de lo que es el metabolismo, debemos dar un vistazo a aquellas creencias que no sólo son inciertas, sino que incluso pueden ser contraproducentes. Aquí te presentamos seis mitos del metabolismo:

 

  • El ejercicio acelera el metabolismo mucho tiempo después de haber terminado la rutina: Si bien es cierto que se queman más calorías durante la actividad física, solamente es posible seguir quemando calorías hasta una hora después de la actividad. 

  • Aumentar la masa muscular ayuda a bajar de peso: Sí, es cierto que aumentar masa muscular puede ayudar a quemar grasa. Pero esto sólo mientras estos músculos están siendo estimulados con la actividad, además de ser poca la cantidad de calorías quemadas.

  • Comer ciertos alimentos pueden acelerar el metabolismo: Alimentos como los chiles, cafeína y té verde, pueden dar pequeños estímulos al metabolismo, pero no te ayudarán a quemar grasa excedente ni hará diferencia en tu peso.

  • Pequeñas comidas a lo largo del día ayudan a perder peso: Lamentablemente no hay evidencia suficiente para sustentar esta idea. Comer varias veces al día solamente hará que no te dé hambre tan frecuentemente. Esto solamente ayuda a mejorar su rendimiento durante el día, pero no a bajar de peso.

  • Dormir bien puede acelerar el metabolismo: Esta idea permea culturas en todo el mundo, pero lo cierto es que no dormir bien puede hacerte subir de peso. Durante el día estarás más propenso a consumir calorías para lidiar con el cansancio. Suena distinto a que dormir bien “acelerará” el metabolismo, ¿verdad?

  • A medida que envejezcas, subirás de peso porque el metabolismo se desacelera: Bien se dice que las peores mentiras son las que contienen un poco de verdad, y este es el caso. -tu metabolismo se irá desacelerando a medida que crezcas, pero esto no es sinónimo de que estarás condenado a subir de peso.

¿Cómo afecta el ejercicio a la función metabólica?

Hacer ejercicio tiene grandes efectos en el cuerpo. Es una de las formas más efectivas tanto de perder peso como de estabilizar el metabolismo. Si tenés un metabolismo lento, realizar actividad física moderada de forma regular podría ser de gran ayuda.

Existen estudios que se realizaron en ratas para determinar cómo es que las células se comunican para llenar el cuerpo de energía, y así acelerar la función metabólica. Los científicos descubrieron que el hígado juega un gran papel en el metabolismo.

 

Resulta que la producción de vesículas en la sangre aumenta durante la actividad física. Estas células se dirigen directamente al hígado con el propósito de comunicar al resto del cuerpo la necesidad de más energía, y entre más demandante sea la actividad, mayor será la producción vesicular.

 

Sin embargo, está claro que el ejercicio no lo es todo, ya que éste es sólo una forma de “apoyo” en el camino hacia tu peso ideal. Más importante que el ejercicio, la alimentación equilibrada y saludable es la piedra angular del metabolismo.

¿Existen alimentos o suplementos que puedan ayudar a mejorar la función metabólica?

 

Es importante resaltar que acelerar el metabolismo no te llevará mágicamente a perder peso. Como mencionamos anteriormente, el metabolismo es el proceso que el cuerpo realiza para convertir los alimentos en energía.

 

Para perder peso, lo más importante es quemar más calorías de las que se consumen, y mantener una actividad física constante. Pero existen alimentos que pueden ayudarnos a lograr nuestros objetivos de formas más efectivas y permanentes.

 

Lo primero es saber qué elegir para comer, es aquí cuando la frase “somos lo que comemos” adquiere una relevancia casi alucinante. Saber elegir con qué te vas a alimentar determinará directamente cómo es que tu cuerpo va a funcionar.

Reducir el consumo de alimentos procesados al mínimo es clave. Elegir alimentos frescos como frutas, verduras, proteínas magras como pescados azules, cereales integrales y grasas saludables son el comienzo del camino.

Ahora bien, se ha demostrado que el uso de suplementos que afirman acelerar el metabolismo parecen tener muy pocos o ningún beneficio. Además, contienen ingredientes que pueden causar graves efectos secundarios.

 

Conclusión

El metabolismo es el proceso por el cual el organismo transforma los nutrientes y proteínas de los alimentos en energía que el cuerpo necesita para funcionar. En esencia, la condición esencial para que la vida pueda existir, es el proceso metabólico, ya que incluso las plantas metabolizan la luz solar para convertirla en combustible celular.

Aunque tener un metabolismo acelerado no es sinónimo de pérdida de peso, está demostrado que un metabolismo ralentizado puede representar riesgos para la salud. Es importante tener un metabolismo que procese de forma efectiva todos los nutrientes que se ingieren, pero tampoco es la única forma de perder peso.

Para poder lograr tu peso ideal, debés acompañar tu rutina diaria por actividad física moderada y constante, además de optar por una alimentación saludable y sustentable. Esta mantendrá tu metabolismo acelerado, para así mantener un peso estable.


Para más información acerca del metabolismo y bienestar, continúa leyendo contenido de El Destape.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►