Psicópata y sociópata: ¿Cómo diferenciarlos e identificarlos?

16 de mayo, 2022 | 09.25

Desde los años noventa, el interés público por el perfil del psicópata y sociópata ha alcanzado una popularidad muy grande. Ya sea por una serie, una película, un documental o incluso los medios, seguro ya escuchaste hablar acerca de estos tipos de perfil psicológico.

Sin embargo, no es muy sabido qué diferencias hay entre un perfil y otro, cuál es más probable que te encuentres en la calle. Es por eso que hoy te explicamos cuáles son las diferencias entre una persona psicopática y una sociopática.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

¿Qué es un psicópata?

La psicopatía se manifiesta a través de tendencias antisociales innatas. Estas se deben tanto a diferencias biológicas, cuantitativas, de temperamento o cualitativas en la función cerebral de quien la padece. Esto afecta la socialización de estos individuos. Las personas psicópatas suelen generar relaciones basadas en el poder que tienen sobre las otras personas.

Estas personas no tienen la capacidad de entender las emociones y necesidades de las otras personas. Tampoco son capaces de experimentarlas ni manifestarlas, lo que les da su característica ‘frialdad’.

A diferencia de la imagen que Hollywood les ha dado a través de los años, las personas psicopáticas no son flagrantes criminales y asesinas. Aunque la psicopatía tenga una prevalencia en la población del 1%, la mayoría son más inteligentes que impulsivos.

 

Esto quiere decir que las personas psicopáticas tienden a planear, a esperar el momento adecuado. Saben cómo hacer de las personas meras herramientas, debido a que el engaño y la manipulación es una de sus virtudes, por lo que incurrir en delitos aparatosos no es su fuerte.

Igualmente, la personalidad psicopática no siente culpas ni remordimientos por sus acciones, sino un poco lo opuesto. El egocentrismo es uno de sus rasgos principales, para él o ella la sociedad es una pirámide donde él o ella son la cúspide.

En la actualidad, aún se debate si la psicopatía es un espectro psicológico al cual todos nos acercamos o alejamos, o si es un fenómeno definido y claro. Los estudios más recientes sugieren que puede ser un poco de ambos.

Tipos de psicópatas

Aunque podemos tomar el fenómeno de la psicopatía como un ente cualitativo o cuantitativo, estudios de personalidad realizados a personas psicopáticas sugieren que hay hasta 9 tipos de psicópatas:

  1. Psicópata carente de principios: Se puede asociar a una personalidad narcisista. Son sujetos que suelen mostrar sentimientos indiferentes a las necesidades de las personas. Llevan un estilo de vida basado en negocios fraudulentos y explotan a quienes le rodean.

  2. Psicópata malévolo: Estos son los que solemos conocer más en el ámbito público. Estas personas psicopáticas manifiestan sus rencores e impulsos de manera hostil, violenta y destructiva. Estas personas no se detienen hasta satisfacer sus metas de destrucción.

  3. Tomador de riesgos: Este tipo de personalidad psicopática busca ser estimulado por situaciones de riesgo, y no reparan en las consecuencias que dicha situación puede tener en sí mismo o en terceros.

  4. Solapado: Su rasgo principal es la falta de autenticidad en sus emociones. Busca persistentemente la atención de los demás a través de la seducción, pero sus relaciones suelen ser superficiales.

  5. Tiránico: A diferencia del psicópata malévolo, el tiránico parece recibir una clase de estímulo ante la resistencia o la sumisión. Sienten una clase de placer por forzar a las personas a sentir miedo de su sola presencia.

  6. Codicioso: Este tipo de psicópata busca ser estimulado a través de la retribución. Para ellos, lo que les ha sucedido es culpa de la sociedad y que para balancear las injusticias de su pasado, incurre en actos delictivos.

  7. Débil: Se caracteriza por su conducta evitativa y dependiente. A diferencia de otros tipos de psicópatas, este llamará la atención de los demás con una máscara de fragilidad y falta de confianza en sí mismo, escondiendo todo lo opuesto.

  8. Explosivo: Tiene muchos aspectos similares con el Trastorno Explosivo Intermitente, que se caracteriza por arrebatos repentinos de ira y extrema hostilidad. Estas explosiones de furia regularmente provocan sumisión en la víctima.

  9. Áspero: Esta persona suele mostrar su rechazo hacia los demás de forma más indirecta y sin el uso de violencia. Estos psicópatas suelen mostrarse amargados y cínicos con respecto a la vida, encontrando un especial placer en contradecir a los demás.

Características de un psicópata

Te lo decimos en 8 rasgos fundamentales:

  1. Dificultad para aprender del pasado: Las personas psicopáticas saben y entienden el concepto de leyes y normas. Pero al sentir que estas no se aplican a ellos, cuando son atrapados, el castigo no representa ningún escarmiento reformador e integrador.

  2. Baja responsabilidad: Con motivo de la incapacidad para sentir el peso de las normas y leyes sobre sus egos, los psicópatas son propensos a la estimulación y al aburrimiento, lo que les dificulta mantener un empleo o finalizar sus estudios.

  3. Ven a las personas como herramientas: La psicopatía es casi una definición de este rasgo. Los psicópatas ven las relaciones como un juego de poderes, por lo que no les importa la persona con la que se relacionan, sino lo que les puede facilitar para su beneficio personal.

  4. Bajo control de impulsos: Similar al Trastorno Antisocial, el psicópata tiene dificultad para controlar sus impulsos. Esto los hace impredecibles y propensos a incurrir en situaciones de riesgo como peleas o la búsqueda de sensaciones extremas.

  5. Falso encanto: Aunque suelen comportarse carismáticos o atractivos a la distancia, las personalidades psicopáticas en realidad utilizan esto como una máscara para mimetizarse entre los demás.

  6. Conductas antisociales y criminales: Este punto aún es muy debatido entre los expertos, ya que no todos los psicópatas son criminales. Sin embargo, también es cierto que aquellos que sí lo son, suelen incurrir en conductas antisociales consistentemente.

  7. Incapacidad para el remordimiento: Para los psicópatas el concepto de culpa les es ajeno a su personalidad. La entienden, pero no son capaces de sentirla, por lo que no es capaz de reflexionar sobre las consecuencias que sus actos tienen en otros.

  8. Adaptabilidad: Tal vez parezca difícil de creer, pero las personas psicopáticas suelen ocupar altos puestos en la jerarquía social, como líderes de gobierno o de grandes empresas. Esto les ayuda mucho a integrarse de forma socialmente aceptable.

  9. Impredictibilidad: Pudiendo no sólo infringir daño físico, también son capaces de mostrar una conducta hostil o insidiosa, especialmente cuando no sus objetivos no se ven satisfechos.

  10. Conducta narcisista: Los psicópatas por lo regular tienen un concepto muy elevado de sí mismos, lo que resulta en relaciones en las que hay una clara desigualdad jerárquica, mostrando conductas de chantaje o extorsión.

¿Cómo saber si alguien es un psicópata?

Hasta el momento no hay una sola forma de saberlo, ya que, como en todos los espectros de la personalidad, depende de la persona. Existen diversas baterías de pruebas, la más popular es la del doctor Robert Haare, con su Escala de Psicopatía (PCL-R).

Sin embargo, identificar en nuestro día a día a una personalidad psicopática no es del todo sencillo. Las personas psicopáticas que no se integran socialmente, se desplazan constantemente de un lugar a otro. Tampoco se involucran personalmente con alguien, a menos que tengan algo que estos puedan utilizar en su propio beneficio.

Hasta el momento, las aproximaciones hasta este fenómeno son insuficientes para lograr explicarlo en toda su extensión. Los rasgos de la psicopatía describen conductas comunes en la población, sin embargo, en ellos se encuentra un matiz que resulta ajeno a nuestra experiencia cotidiana.

 

Es posible reconocer la psicopatía en personas que se han adaptado exitosamente a la sociedad y cuya ocupación se sirva de su psicopatía. El psicópata puede adaptarse a las situaciones que el mundo le vaya colocando, al tener una baja respuesta a la ansiedad. 

Causas de la psicopatía

Hasta ahora, muchos de los estudios enfocados a la psicopatía provienen del área de las neurociencias, siendo que estas pueden estudiar la operación del cerebro. Hasta ahora se ha encontrado que la psicopatía puede provenir del área límbica, la amígdala, y su conexión con el lóbulo prefrontal.

Es verdad que los rasgos psicopáticos de personalidad tienen una fuerte implicación orgánica del cerebro que podría ser heredada. Pero aún queda en el futuro precisar un esquema de qué la ocasiona y definir si se trata de una patología o una forma de ser.

¿Qué es un sociópata?

La sociopatía se da principalmente en personas que tuvieron un psicodesarrollo en el que hubo serias negligencias y falta de disciplina. En consecuencia, estas personas pueden causar daño a las personas con las que pueda relacionarse, y traspasar límites fácilmente.

Podemos describir la sociopatía con el Trastorno Antisocial de la Personalidad, de acuerdo al Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. El Trastorno Antisocial se caracteriza por conducta inconsciente y poca atención a las consecuencias.

 

Las conductas delictivas son un reflejo de este trastorno, ya que la persona es incapaz de mostrar un rango de emociones, pero tiene un gran desprecio por la autoridad. Este trastorno suele ser prevalente principalmente en varones durante la adolescencia y la adultez temprana.

Son personas que al haber tenido un proceso de psico-adaptación muy precario, no tienen éxito al vincularse con las personas, ya que su forma de ser suele ser más hostil e impredecible. Esto mismo les impide lograr sus metas a largo plazo.

Características de un sociópata

La sociopatía es un conjunto de rasgos de personalidad que incluyen una falta de sensibilidad por las leyes y por las consecuencias de sus actos. Te decimos cuáles son los principales rasgos de la sociopatía:

  • Suelen tener arrebatos violentos e impredecibles.

  • Racionalizan sus acciones calificando a las personas de estúpidas o débiles.

  • Se involucra en conflictos violentos como peleas o agresiones a terceros.

  • No puede mantener un empleo o relación sentimental.

  • Es altamente refractario a cualquier tipo de tratamiento 

¿Cómo saber si alguien es un sociópata?

Por lo regular las personas sociopáticas usan una máscara con la que hacen muy evidente su falta de habilidad social. Cuando hablamos de una persona con Trastorno de la Personalidad Antisocial, hablamos de una conducta principalmente impulsiva.

El sociópata, por otro lado, intenta adaptarse mediante un carisma tan áspero que difícilmente logra su cometido. La persona sociopática suele sembrar conflicto a donde sea que vaya, le gusta ser quien aporte la nafta, y si puede, también la chispa.

Aunque este término no se utiliza clínica ni jurídicamente para diagnosticar a una persona, sirve para describir un fenómeno característico del comportamiento antisocial. La personalidad sociopática pretende que entres en una dinámica abusiva e impredecible.

¿Cómo diferenciar entre un psicópata y un sociópata?

Al haber revisado ya las características de cada uno de estos términos, podemos resaltar que la principal diferencia proviene de su origen. El psicópata posee una predisposición biológica a la conducta psicopática, mientras que el sociópata a la conducta antisocial.

 

El psicópata puede mimetizar las emociones de las personas, pero no las siente en realidad. El sociópata, por otro lado, muestra un rango limitado de emociones, y estas pueden manifestarse exacerbada y/o violentamente.

Característico de la conducta antisocial, el sociópata manifiesta su claro desprecio y cinismo por las normas o la autoridad. Al psicópata, estas normas y leyes le son indiferentes, prefieren ser más fríos y calculadores para evitar la mayor cantidad de efectos adversos posibles.

La sociopatía se asocia a un psicodesarrollo en la marginalidad y pobreza, por lo que le resulta muy complicado poder escalar socialmente. Por el contrario, los psicópatas tienen una facilidad para escalar en la jerarquía social y conseguir empleos bien remunerados.

Conclusión

Tanto la psicopatía como la sociopatía comparten rasgos similares, pero sus manifestaciones conductuales son más que distintas. Es importante que se mantenga un estudio de este tipo de personalidades, ya que beneficia al desarrollo de estrategias que ayuden a reducir la incidencia delictiva.

Cabe mencionar, que aunque una persona haya tenido una educación deficiente no es el único factor de la conducta sociopática. Es frecuente encontrar personas que a pesar de las vicisitudes de su desarrollo, encontraron su lugar en la sociedad y con la que nos podemos relacionar.

Si te interesó este artículo, podés encontrar más contenido sobre salud, cultura y sociedad en nuestro sitio. Seguí leyendo El Destape.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►