Encuentran el punto débil del COVID-19 que podría detener al virus

Investigadores suizos e irlandeses descubrieron un mecanismo por el que se podría detener la replicación del SARS-CoV-2 en el organismo. El importante descubrimiento permitirá el desarrollo de medicamentos antivirales.

18 de mayo, 2021 | 18.40

La pandemia del COVID-19 continúa haciendo estragos en todo el mundo donde ya provocó la muerte de 3,3 millones de personas y más de 163,8 millones personas infectadas mientras que los esfuerzos de los gobiernos nacionales en las campañas de vacunación van a contrarreloj al avance acelerado del virus. En este marco, un reciente hallazgo generó esperanzas por un posible nuevo método para detener la letalidad del coronavirus al encontrar el punto débil de la enfermedad que podría permitir nuevas estrategias para tratarla de forma más efectiva.

Se trata de un hallazgo realizado por un grupo de investigadores de la Universidad Politécnica Federal de Zúrich (Suiza) a través del estudio ‘Structural basis of ribosomal frameshifting during translation of SARS-CoV-2 RNA genome’, el cual fue publicado por la revista Science, que da cuenta de un método teórico capaz de frenar la producción de proteínas, lo que podría disminuir las réplicas del COVID-19 en las células infectadas.

“Nuestros resultados proporcionan una descripción mecanicista del cambio de multiplicación que se produce durante la traducción del genoma del SARS-CoV-2 y revelan las características que pueden ser explotados por el virus para controlar con precisión el cálculo de las proteínas virales en diferentes etapas de la infección”, detalla en el artículo. Esto quiere decir que, si se apunta al COVID-19 en su proceso de multiplicación con algunos compuestos, su propagación puede ser detenida dentro del organismo. 

Cómo se reproduce el COVID-19 en el organismo

El descubrimiento se basa en el hecho de que las células producen proteínas mediante el ribosoma, que las sintetiza mediante la lectura del ARN en secuencias de tres letras. Según explicaron los autores del estudio para replicarse en una célula infectada los virus necesitan que el ribosoma tenga una anomalía en esa lectura del código genético del ARN, denominada “cambio de marco” (“frameshifting”), mediante la cual solo lea una o dos letras del ácido ribonucleico en una secuencia. 

Es que, al igual que otros virus, el COVID-19 requiere de dichas anomalías para lograr reproducirse en las células infectadas. Esto quiere decir que si se logra garantizar que los ribosomas leen el ARN correctamente puede excluir que el virus penetre en las células y, por consecuencia, se multiplique en el organismo humano. Este método puede debilitar significativamente el virus si ya se encuentra en las células.

“En términos generales, los tratamientos para las infecciones virales pueden dirigirse al virus, el huésped o los síntomas subyacentes de la infección. Los tratamientos antivirales funcionan interrumpiendo el ciclo de vida viral. Para el SARS-CoV-2, el ciclo de vida se puede dividir en tres etapas: entrada y tráfico de la célula huésped, replicación del genoma viral y empaquetamiento y salida de nuevos viriones”, apuntaron los investigadores en la revista Science.

Hasta la fecha, no se inventaron medicamentos contra el COVID-19 es por eso que los autores del estudio afirman que este hallazgo permitirá crear un fármaco eficaz para esta enfermedad. Durante el experimento, lograron reducir la replicación del virus de tres a cuatro veces. Los científicos europeos, en tanto, subrayan que este método también permitirá controlar con precisión el cálculo de las proteínas virales en diferentes etapas de infección. Si bien, el estudio reveló el camino a seguir para atacar el virus, aunque no qué componente o fármaco determinado podría eliminar las lecturas incorrectas del ARN, lo que deberá ser investigado y desarrollado por investigadores farmacéuticos.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►