Asma: síntomas, causas y tratamientos

El asma es una enfermedad pulmonar crónica y no es curable. Sin embargo, quienes la sufren pueden tener una buena calidad de vida siempre y cuando reciban un tratamiento adecuado y se controlen regularmente.

06 de abril, 2021 | 15.37

El asma es una enfermedad pulmonar crónica que causa que las vías respiratorias se inflamen y estrechen, lo que conlleva a que se dificulte la respiración. Es fundamental que quienes sufren de esta afección tengan controles regulares para poder reducir tanto los ataques como su gravedad. En casos que no hubo tratamiento, puede causar daños en los pulmones a largo plazo y hasta hospitalizaciones. Se trata de una de las principales enfermedades no transmisibles.

Operación Olivos: la investigación de El Destape que sacude al macrismo

Esta enfermedad respiratoria crónica se caracteriza por ataques recurrentes de sibilancia y disnea (dificultad en la respiración). La intensidad y frecuencia varían dependiendo de la persona, y pueden producirse varias veces al día o a la semana. En algunas personas, estos ataques se agravan durante la actividad física o la noche. Si bien algunas causas y desencadenantes son comunes a todas las personas que sufren de asma, también hay diferencias individuales.

De todos modos, las causas fundamentales de esta afección no están completamente dilucidadas. Los principales factores de riesgo son la suma de una predisposición genética y la exposición a sustancias y partículas inhaladas. El asma no es curable pero con el tratamiento adecuado se puede controlar para que el paciente tenga una buena calidad de vida.

¿Qué es un ataque de asma?

Cuando se produce un ataque de asma, el revestimiento de los bronquios se inflama, estrechando las vías respiratorias, lo que a su vez disminuye el flujo de aire que entra y sale de los pulmones. Si bien la tasa de letalidad es relativamente baja en comparación con otras enfermedades crónicas, es importante realizar controles regulares y realizar los tratamientos correspondientes. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el 2017 se calculaba que 235 millones de personas tienen asma. 

Desencadenantes frecuentes del asma

  • Polen.

  • Humo de tabaco.

  • Polvo.

  • Moho.

  • Caspa de mascotas (piel o pelo de animal).

  • Contaminación ambiental.

  • Perfumes o colonias.

  • Enfermedades respiratorias como resfrío o gripe.

Síntomas del asma

  • Sibilancia.

  • Tos.

  • Falta de aire.

  • Opresión en el pecho.

Tratamientos

  • Medicamentos de alivio rápido: tienen un efecto rápido para tratar los síntomas del asma cuando comienza un ataque o se agudiza la enfermedad. La droga es inhalada y ayuda a relajar los bronquios, los músculos de las vías respiratorias, y llevar un alivio casi instantáneo de los síntomas durante el ataque.

  • Medicamentos para control a largo plazo: se usan de forma regular para reducir la inflamación y la opresión de las vías respiratorias. Se pueden tomar por vía oral, intravenosa o también se pueden inhalar.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►