En el marco de una etapa activa para el mercado financiero, la corrida cambiaria generó que los depósitos en dólares aumenten: ya suman U$S 1000 millones en junio, mientras que el stock se acerca a los U$S 31.000 millones.

Según el diario económico El Cronista, se generó el proceso llamado "dolarización de Doña Rosa", en donde los depósitos en pesos cayeron $ 32.428 millones (de $ 973.167 millones a $ 940.639 millones del 29 de mayo al 29 de junio, según el BCRA), al tiempo que las colocaciones en dólares subieron U$S 973 millones, de U$S 29.974 millones a U$S 30.947 millones.

Ese movimiento de dinero es producto, por un lado, de la facilidad de las transacciones electrónicas en la que se pueden comprar dólares por Internet. Por otro lado, los bancos bajan la tasa porque saben que no son fondos que van a poder apalancar mucho con la volatilidad que existe sobre el dólar.

En diálogo con El Cronista, Mariano Sardáns, CEO de FDI, explicó que la caída de depósitos en pesos fue directo a moneda extranjera, ya que se debió a la dolarización automática de las carteras.