La UCR aceita vínculos con Frigerio y se ilusiona con gobernar en 2023

El centenario partido se siente fortalecido y la expectativa de mayor protagonismo el año viene de la mano con la intención de conseguir un acuerdo con el exministro de Macri, el candidato del PRO que logró un triunfo aplastante en las PASO 2021.

10 de junio, 2022 | 21.03

La Unión Cívica Radical (UCR) de Entre Ríos se prepara para 2023 con la expectativa de ganar más protagonismo. El centenario partido ha reorganizado sus filas, ha delineado un plan de trabajo, pone el eje nuevamente en la juventud y se muestra entusiasmada de volver a gobernar la provincia, luego de 20 años de gestiones justicialistas. Asimismo, si bien no está todo dicho, puertas adentro parece haber acuerdo en relación a que el candidato debe ser Rogelio Frigerio. El exministro de Mauricio Macri ganó con una diferencia holgada las elecciones PASO en 2021 y se perfila como el candidato más firme dentro de Juntos por Entre Ríos, denominación local que adoptó Juntos por el Cambio.

Pese a que el actual diputado es el nombre "puesto" para 2023, desde el radicalismo confían en que la buena performance del año pasado, junto a un aire renovado dentro del partido, podría ser el motor de una nueva chance de pelear por la Casa Gris. A la par, el objetivo está puesto en ganar más cuerpo dentro de la alianza con el PRO y otros socios partidarios. Una suerte de revancha, luego de que por años se tildará al espacio como "furgón de cola" de la coalición que supo llevar adelante las riendas del país entre 2015 y 2019.

En Entre Ríos el último gobierno radical fue encabezado por Sergio Montiel, con la Alianza, entre 1999 y 2003. No fue una experiencia grata la de la provincia, como la de todo el país. La crisis de 2001 golpeó muy duro a la gestión del dirigente correligionario. Bonos federales -la cuasimoneda local-; innumerables huelgas; atrasos en el pago de salarios y una dura represión, que finalizó con tres muertos a manos de la Policía, fueron el saldo de un gobierno que, asimismo, aguantó hasta el último día. Poco antes, el 26 de mayo de 2003, un día después de asumir, el entonces presidente Néstor Kirchner llevó adelante su primera acción como jefe de Estado en la provincia de Entre Ríos: pagó los sueldos de los maestros, poniendo fin a un paro de que parecía interminable. Poco después asumiría su tercer mandato el concordiense Jorge Busti -que ya había gobernado desde 1987 a 1991 y desde 1995 a 1999-; quien sería sucedido por Sergio Urribarri (2007-2011; 2011-2015); antes del arribo del actual mandatario Gustavo Bordet, que finalizará su segunda gestión en 2023. Estos últimos tres, justicialistas.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Ahora, con casi 20 años de gestiones peronistas a punto de finalizar, la UCR se ilusiona con volver a manejar los hilos de la provincia. "Yo veo un radicalismo muy movilizado, en todos lados. Muy activo. Eso me gusta, porque cuando el radicalismo se activa es sinónimo de buena república. En la convención hubo discursos sobre el fortalecimiento del partido y candidatos radicales, como no puede ser de otra manera. Es importante estar dentro de la coalición y en última instancia las PASO ordenará los jugadores", indicó a El Destape la diputada nacional Gabriela Lena. La entrerriana hizo alusión al cónclave llevado adelante el viernes 27 de mayo. Allí, el radicalismo de todo el país coincidió en llevar adelante una candidatura propia, siempre dentro de Juntos por el Cambio.

Sin embargo, eso no es lo que viene sucediendo. En 2015, si bien hubo una PASO, Mauricio Macri ganó con Michetti como vice. En 2019, sin previo aviso, eligió a Miguel Pichetto, un exdefensor acérrimo del kirchnerismo devenido en opositor. "Quizás no tuvimos el coraje de ir a unas PASO, pero creo que la situación de la UCR de 2019 en adelante ha cambiado. La buena elección en 2021 y la buena participación en la interna muestran que ha habido un resurgimiento. Es momento de poner un nombre", apuntó Lena en ese sentido.

Sobre la situación de Entre Ríos en particular, la diputada considera que el nombre de Frigerio es casi una fija. No obstante, resaltó: "Las fórmulas deben ser compartidas y los planes de gobierno deben ser compartidos. No nos debe que pasar lo que nos pasó en 2015, cuando tuvimos una alianza más parlamentaria que de gobierno. Debe haber un proyecto común, cualquiera sea quien lidere. Que definamos entre todos qué Entre Ríos queremos. Es importante el trabajo del Comité y de las jornadas programáticas". Y finalizó: "Debe ser una mujer y ojalá sea una radical".

En Entre Ríos, y tal cual consignó en su momento El Destape, está vigente una ley de paridad de género que obliga a que las fórmulas sean compartidas entre una varón y una mujer. De ahí a que Lena considere que una mujer debe ir como vice. Si bien su nombre suena, ella prefiere ser cauta: "Yo soy una militante, no me cambia la esencia una candidatura. Desde donde toque, colaboraré". La legisladora provincia Gracias Jaroslavsky es otra de las que suena para ese lugar.

A la par del trabajo dentro de Juntos por el Cambio, el Comité de la UCR de Entre Ríos se ha propuesto una agenda de actividades destinada a perfilar qué tipo de provincia desea construir en caso de volver a la Casa Gris. Esa labor está encabezada por Jorge Monge, electo secretario General del centenario partido. "Vemos que el radicalismo ha recuperado una presencia, ha avanzado en mayores niveles de fortaleza, ha incorporado figuras que no vienen de la política tradicional, de refresco", indicó Monge a El Destape. Y aclaró: "Pero ojo, que tampoco vienen de la farándula. No hay un revival de los 90 menemista. La UCR ha incorporado figuras como periodistas especializados -Martín Tetaz y Carolina Losada- y gente de la ciencia, como los hermanos Manes".

El titular del radicalismo entrerriano consideró que el partido no tiene una "posición decorativa" dentro de la coalición con el PRO: "Hay un claro proceso de renovación. Se ve, por ejemplo, en la recuperación de centros de estudiantes a través de la Franja Morada, nuestro brazo estudiantil. Hay una mirada distinta sobre el radicalismo. En la medida en que afiancemos un mensaje, parados sobre nuestros principios, valores y experiencias, pero a su modero, podremos plantear una alianza socio-económica exportadora que permita salir del atraso y de la pobreza a la provincia".

Otra de las conclusiones de la Convención Nacional fue la negativa a sumar al liberal de ultraderecha, Javier Milei. "Nos alejamos de los extremos, porque generan violencia. No podemos profundizar la intolerancia, la violencia verbal. Estamos bien ubicados para ser un espacio que supere las divisiones", opinó al respecto Monge.

Sobre los nombres de cara a 2023, el dirigente señaló que "falta mucho" y que aguardan conocer el cronograma electoral. Aún se desconoce si el Poder Ejecutivo hará uso de la facultad de desdoblar comicios: "Puede haber más de un candidato o siempre está la posibilidad la lista de unidad. De lo contrario, las aspiraciones se resolverán en las PASO, no es nada malo. La contienda de 2021 se desarrolló con respeto y potenció el espacio. Debemos ser respetuosos de la institucionalidad del partido, estamos a cargo de la conduccion de un radicalismo que quiere representar a todos los afiliados".

Cabe destacar que en las elecciones intermedias de 2021, el espacio Entre Ríos Cambia, liderado por el radical expresidente del partido en la provincia, Pedro Galimberti, logró un piso de votos tal que pudo colarse en la nómina ganadora de Frigerio, luego de las PASO. Si bien el posteriormente elector legislador nacional consideró oportunamente que no es momento de hablar de candidaturas, no se descarta que encabece una lista 100% radical en 2023.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►