Más allá del análisis global del informe de pobreza que brindó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), el dato que más duele es que casi la mitad de los niños argentinos se encuentra debajo de ese penoso umbral. Además, también creció la cantidad de ancianos en esa condición.

De acuerdo al organismo oficial, el 46,8% de las personas entre 0 y 14 años es pobre. En términos interanuales, la proporción sobre esta franja etaria aumentó 7,1%, ya que en el segundo semestre de 2017 alcanzaba al 39,7% de esa porción de la población.

En el otro extremo, la pobreza de el grupo social que tiene 65 años o más trepó del 6,3% al 9,0%, desde una perspectiva que compara el segundo semestre de 2017 con el de 2018.

LEER MÁS: Cambiemos lo hizo: el ajuste y la crisis llevó la pobreza al 32%

En esta nota