Brasil es un cóctel explosivo

Cuando asumió, Jair Bolsonaro se refirió al área de salud en ese país y aseguró que el “pueblo había sido abandonado”. ¿Será que la aparición del covid-19 desnudó su fragilidad intelectual y emocional para gobernar?

17 de mayo, 2020 | 00.05

La crisis que sufre Brasil por el coronavirus se produce apenas un año y semanas después de que Jair Bolsonaro jurara como presidente el 1º de enero de 2019. En su primer mensaje ante el Congreso prometía “rescatar a Brasil” de las ideologías que habían dominado al país. Y cuando analizó la situación de la salud en ese discurso -hoy un tema central- aseguró que el “pueblo había sido abandonado”.

EL APRIETE DE LOS ANTICUARENTENA

Durante la campaña electoral de 2018, Bolsonaro apareció como una novedad que salía de la marginalidad y podía capitalizar la insatisfacción respecto del establishment político y el Partido de los Trabajadores en el gobierno desde el 1º de enero de 2003.

Más allá de la desconfianza hacia su persona por parte de la inmensa mayoría de los partidos políticos nacionales históricos y del mundo empresarial, logró que lo apoyaran porque se había convertido en la única figura que podía derrotar al Partido de los Trabajadores y “salvar” al país de su continuidad al frente del Estado.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

No es casual que el presidente apele de manera recurrente a su segundo nombre, “Mesías” (adoptado por él en una ceremonia en el río Jordán), para presentarse como “el salvador”, aunque hace poco reconoció que no hacía milagros.

Entre sus “garantes” estaba el juez Sergio Moro, que había logrado encarcelar a Lula da Silva y a quien Bolsonaro designó ministro de Justicia. Hoy Moro ya no lo acompaña y ambos están enfrascados en una dura pelea política y jurídica, de cara -tal vez- a las elecciones presidenciales de 2022. Moro no fue el único que lo abandonó. Este año se alejaron varios alcaldes, gobernadores, legisladores e incluso su ministro de Salud, Luiz Mandetta, que manifestó abiertamente su disconformidad con la estrategia del presidente para combatir el coronavirus.

¿Qué pasó? ¿Será que la aparición del coronavirus desnudó la fragilidad intelectual y emocional de Bolsonaro para gobernar? Dicho en otras palabras: no es lo mismo salir de la marginalidad y ser un buen candidato para ganar elecciones, que enfrentar una crisis sanitaria que es también social y política.

Cuando Bolsonaro dice “quien no quiera trabajar que se quede en su casa”, deja a las personas libradas a su suerte como si fuera un simple observador de la realidad y no un presidente cuya responsabilidad es comandar al país.

Nota publicada en CNN en español

SOSTENÉ A EL DESTAPE ►

EL APRIETE DE LOS ANTICUARENTENA

MÁS INFO

Pedro Brieger

Director del portal de noticias NODAL, autor de numerosos libros sobre política internacional, también es columnista de C5N y CNN en español. Poseedor de los rulos más envidiados del periodismo argentino.