El periodista Mario Massaccesi fue uno de los invitados a la mesa del histórico Almorzando con Mirtha Legrand este domingo. A lo largo del programa intercambió opiniones sobre diversos temas con la diva -incluso recordó a José Martínez Suárez, hermano de la conductora, que murió el pasado 17 de agosto-, demostrando que tienen una buena relación. Sin embargo, vivió un momento muy incómodo al aire cuando Legrand le preguntó: "¿Fuiste violado?". 

"Una vez, aquí sentado, dijiste que tenías un secreto que jamás le habías dicho a tu familia… ¿Seguís sin confesarlo?", introdujo el tema Mirtha, mirando a Massaccesi. "No m e gusta la palabra confesión. Es una situación muy dolorosa que viví, muy fea, que lógicamente ha marcado mi vida", le respondió el periodista.

Y continuó: "Yo salí solo y huí hacia adelante con este sueño, yo sabía lo que quería hacer en mi vida. Siempre digo que el periodismo me salvó de todas las maneras que una persona se pueda salvar. Tenía muy claro a dónde tenía que ir. Entonces no me quedé en el drama". Pero Mirtha lo interrumpió y señaló: "Qué analítico que sos".

"Bueno, es que trabajé mucho para poder sanar el dolor. Yo me ocupé sobre todo de ser feliz: trato y soy feliz cada instante de mi vida, aún en aquellos momentos desagradables. Toda la felicidad que he vivido, sobre todo desde los 33 años a esta parte, ha compensado el dolor que tuve cuando era chico, adolescente y joven", señaló el invitado.

Sin embargo, Mirtha asestó una pregunta que impactó: "¿Fuiste violado?". Muy calmo, Massaccesi solo atinó a responderle: "No lo voy a decir. Nunca lo voy a decir, fue mucho más que eso. Fue dramático. Y tengo el respeto de mi familia".

"La primera vez que estuve acá… Obviamente en mi casa nos ven, en Río Cuarto nos ven, y al día siguiente comenzaron todos los canales de televisión…", recordó Massaccesi. Y fue nuevamente interpelado por la conductora: "Claro, a preguntar, porque todos queríamos saber".

Massaccesi, nuevamente muy correcto a pesar de la situación incómoda, respondió: "Pertenece al ámbito de la intimidad. Yo considero que hay un límite de protección con uno mismo, salvo que uno tenga ganas de contarlo"

 

En esta nota