13 de febrero, 2020 | 18.47

Cómo hizo el gobierno de Alberto Fernández para recortar la inflación

Acuerdo de precios de medicamentos y congelamiento de tarifas consiguieron que desacelerar la suba de precios. Los alimentos escalaron 4,7%.

Por el acuerdo con los laboratorios y congelamiento de tarifas, el Gobierno consiguió desacelerar la suba de precios en enero y quebrar la tendencia que generó el macrismo. La variación medida por el Indec se ubicó muy por debajo de la de diciembre y de los pronósticos de las consultoras privadas. No obstante, los alimentos escalaron un peligroso 4,7%.

En el primer mes completo de Alberto Fernández como presidente, el aumento fue del 2,3%. Una de las principales políticas que le colaboraron a romper con la lógica de escaladas de precios fue la de la rebaja del 8% de los medicamentos que cerraron los empresarios con el Ministerio de Salud hasta el 15 de febrero. Esto generó que el rubro salud sufra una deflación del 2%.

También bajó la sección del mantenimiento del hogar (-1,3%), dado que en enero no se pagaron los bonos a las encargadas de edificios ni trabajadoras domésticas que sí se entregaron en diciembre. El organismo estadístico estatal que dirige Marco Lavagna se diferenció en este punto con las privadas, que no habían incorporado este pago extraordinario dentro del indicador del año pasado, por lo que no vieron una disminución en enero. “La inflación fue más baja que lo que todas las privadas habían relevado. En Elypsis habíamos medido una baja importante, pero hasta el 3%”, admitió Martín Kalos, economista jefe de la consultora.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

El cambio en la lógica de los precios se localizó en la segunda quincena del mes. “En la primera mitad se concentró el arrastre estadístico de diciembre y se dieron los aumentos de precios de alimentos y bebidas debido a la eliminación de la exención del IVA, que empujaron”, apuntó Kalos. Los comestibles, en parte por esto, treparon 4,7% y estuvieron por delante de todos los demás productos. La atención de estos bienes será crucial para que se consolide la desaceleración y, más aún, que facilite una mejora tangible en el poder adquisitivo de los salarios.

La decisión del Ejecutivo de no aumentar las tarifas por encima de las disparadas que aplicó Mauricio Macri, que en la luz alcanzó el 3.500%, contribuyó al recorte en la inflación. Sin embargo, no avanzó en una reducción en los servicios públicos, lo que hubiera bajado también el indicador interanual, que llegó al 52,9%.

La medición de las últimas dos semanas fue de apenas 0,3% y 0,1%. “En la segunda quincena estaba claro que los precios se habían desacelerado de forma muy rápido”, aclaró el economista. Esto lo confirmó en la primera semana de febrero, donde relevó que los precios subieron sólo 0,4%.

El 2,3% mensual recién se compara con la fluctuación de seis meses atrás, a julio de 2019 para encontrar un aumento mensual tan bajo (2,1%). Si se mantuviera esa tasa todo el año, se podría cerrar 2020 con una inflación de 31,4%. No obstante, en el último informe aclaró Elypsis que no proyectan “por ahora una trayectoria de tanta desaceleración para los próximos meses”.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►