El ex ministro de Justicia, León Arslanián, criticó la decisión del fiscal Gerardo Pollicita de imputar a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y darle curso a la denuncia presentada por el fallecido fiscal Alberto Nisman.

"La denuncia carece de consistencia", aseguró el ex camarista en diálogo con La vuelta de Zloto por Radio Del Plata. "Una denuncia, en realidad, que no ponía en conocimiento del juez ningún un delito de acción pública porque era acciones preparatorias impunes, si es que podían llegar a tener la configuración que se pretende", analizó.

Según Arslanián, "esto es un trámite de naturaleza procesal. La denuncia del fiscal Nisman, en su momento, fue rechazada por la jueza Servini de Cubría y finalmente recaló en el juzgado de (Daniel) Rafecas". En este sentido, aclaró: "El titular de la acción penal es el fiscal".

"De modo que a mí me parece que esta denuncia merece una desestimación así como está. No sé si la mejorarán, si incorporarán a ella una prueba diferente a la que nosotros pudimos ver o apreciar en su momento", explicó el jurista. "A primera vista, en principio, no tiene mérito alguno".

Sobre la marcha del 18F, convocada desde el Poder Judicial a un mes de la muerte de Nisman, Arslanián la calificó de "marcha opositora, que toma como detonante la lamentable muerte del fiscal, y que ha servido como para que, con el alegado motivo de tributarle un homenaje, algunos ex colegas hayan montado un acto de naturaleza política que tiene distintas lecturas y complicaciones".

"Esta marcha tiene, como trasfondo, un presupuesto que consiste en que la muerte de Nisman no es un suicidio sino un homicidio", expresó Arslanián. "Hace que, en todo caso, la sociedad o partidos políticos opositores busquen una o hagan una reclamación que apunta a esa hipótesis y desechan por completo, lo que a primera vista, lo que parece un suicidio".

Al referirse a la investigación judicial por el atentado a la AMIA se limitó a señalar: "Estamos en un pantano con una investigación llena de suspicacia".