Los gremios aeronáuticos advierten sobre un posible paro en las actividades para esta misma semana si el Gobierno de Mauricio Macri no resuelve este mismo miércoles los reclamos que incluyen un ajuste salarial adeudado de 2018 en Aerolíneas Argentinas y Austral.

La reunión clave se daría esta tarde entre los sindicalistas y el secretario de trabajo, Lucas Fernández Aparicio, y ocurre mientras en paralelo, Latam Argentina no resuelve una paritaria pendiente con sus empleados, lo que podría llevar a la paralización de entre el 80 y 90% del tránsito aéreo.

En particular, los gremios reclaman un 6,5% de aumento extra correspondiente a la cláusula gatillo que el Gobierno niega al argumentar que la inflación de enero ya se encuentra fuera del alcance de las paritarias del año pasado.

Del lado de Latam, sus trabajadores reclaman una paritaria del 60%, ya que la última actualización salarial fue de solo el 17% con una inflación 30 puntos superior. Además, en diálogo con El Destape pusieron sobre el tapete el despido de una trabajadora contratada que había denunciado a un supervisor por maltrato laboral.

La negociaciones se realizaron durante enero pero sin llegar a buen puerto.

Entre los otros reclamos, informó Ámbito Financiero, se encuentra cuestiones salariales, como también la estrategia aerocomercial oficial, que busca enaltecer y respaldar a las llamadas low cost en perjuicio de la linea de bandera. Por otro lado, existen problemas específicos de los sindicatos como la desregulación del servicio de rampas que perjudica a Intercargo, que involucra a la Asociación del Personal Aeronáutico (APA) o la voluntad oficial de facilitar la contratación de personal extranjero para despachantes, que involucra a (APTA).

Una fuente gremial reveló a El Destape que "hay tiempo hasta el 31 (de enero) para negociar" ya que el 1 de febrero comenzarían a trabajar las nuevas aerolíneas low cost. Y reconocieron que "es probable" que se anuncie una medida de fuerza de todos los trabajadores aeronáuticos.

Pero no termina ahí, a estos conflictos se le suma la reciente inscripción del sindicato de Flybondi, habilitado por el propio ministro de Transporte Guillermo Dietrich.