El Procurador General interino, Eduardo Casal, lo hizo de nuevo: con una escandalosa decisión benefició al fiscal Carlos Stornelli, declarado en rebeldía por evadir a la Justicia. Si bien abrió un demorado sumario para sancionar al prófugo, definió hasta 2 meses para que se sustancie el caso. Lo resolvió el mismo día que el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, le pidió que avance con el desafuero con urgencia. De esta forma, Stornelli obtiene algo que hoy es un bien preciado para él: tiempo.

La decisión de Casal de iniciar un sumario administrativo contra Stornelli, que podría derivar en un jury, se debió a la presión que recibió por parte del Consejo Evaluador, que analizó la situación de rebeldía del fiscal. Aquel órgano, integrado por cinco fiscales generales, consideró por unanimidad el 14 de mayo que debía abrirse, dado que existen elementos para una posible sanción. Si bien su dictamen no es vinculante, no dio margen a dudas.

Con la sugerencia del consejo en sus manos, a través de la resolución 119/19, Casal abrió el sumario y eligió como sumariante -el encargado de realizar la investigación- a Marcelo Martín Retes, titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Nro. 23, quien mantiene nexos con Comodoro Py. Pero lo más escandaloso de la resolución fue el punto 3 a través del cual, Casal decidió “fijar un plazo de sesenta (60) días para la sustanciación de las actuaciones y la producción del informe final”. Es decir, le dio 2 meses a Retes para que emita su posición respecto a algo tan simple como una rebeldía. Así, Stornelli aligera la presión en su contra, ya que podría no haber una definición respecto a un jury en su contra durante ese plazo.

Embed

En su informe, el sumariante deberá indicar si considera que el acusado merece una sanción (y de qué tenor), y si amerita el inicio de un jury o si, por el contrario, no encuentra responsable al acusado del hecho atribuido. Luego, el interino Casal -que suele coincidir en sus decisiones con los intereses del Gobierno- tiene la última palabra. En caso de inclinarse por el jury, deberá conformarse un Tribunal de Enjuiciamiento, que analizará si debe llevarse adelante la remoción.

En este contexto, lo que está haciendo el jefe de los fiscales es darle tiempo a Stornelli. Lo mismo que sucede con el otro expediente que se le abrió al fiscal, en el que se analizan las 8 imputaciones que tiene en la causa que tramita en Dolores, donde se investiga una red de espionaje ilegal, a la que Stornelli estuvo vinculado. Aquel expediente lo tiene uno de los alfiles de Casal, Juan Manuel Casanovas, quien está a cargo de la Secretaría Disciplinaria y Técnica.

Casanovas está llevando a cabo una especie de presumario. Citó a declarar a miembros de la fiscalía N.º 4 con asiento en los tribunales federales de Comodoro Py, entre distintas medidas de prueba. Pero demora su pasaje al Consejo Evaluador, paso necesario para que luego el procurador tome una decisión final respecto a la suerte del acusado. Este primer expediente se abrió con el primer llamado a indagatoria que tuvo Stornelli (el 27 de febrero se lo convocó para el 7 de marzo). Luego vinieron tres citaciones más y la declaración de rebeldía, que fue confirmada este miércoles por la Cámara Federal de Mar del Plata.

Estas demoras juegan a favor de Stornelli. Es difícil de esperar que Stornelli no se presente en el juzgado de Dolores ante una posible remoción. ¿Por qué? Simplemente, porque si se presenta ante Ramos Padilla sin fueros puede ser arrestado. En cambio, si declara en indagatoria por voluntad propia y con inmunidad, si bien quedará procesado, no puede ser apresado. Es más, al presentarse se caerá la declaración de rebeldía. Y el sumario en su contra por este hecho podría considerarse abstracto. Pero un escenario es que Casal apure una decisión que presione a Stornelli a declarar y otro muy distinto es que le de dos meses al sumariante para analizar el caso.

Ahora resta saber si la presión que el caso provoca (cuando se exprese la Cámara de Casación Penal, por ejemplo) cambia los tiempos que Casal busca darle al fiscal contumaz.

A contramano del juez

Mientras Casal le da tiempo a Stornelli, Ramos Padilla busca que se presente en Dolores cuanto antes.

Este mismo jueves que Casal firmó su resolución (lo habría hecho por la noche, según dijeron fuentes del Ministerio Público Fiscal), el magistrado había pedido al procurador interino que “urja el procedimiento para lograr la remoción y/o desafuero” del fiscal “impulsando la apertura de la instancia ante el Tribunal de Enjuiciamiento del Ministerio Público Fiscal, a los efectos de lograr la

comparecencia en este proceso”. Lo hizo valiéndose de lo que definió la Cámara de Mar del Plata -instancia revisora de los fallos de Ramos Padilla- respecto a la rebeldía de Stornelli.

Ramos Padilla también puso foco en Casal al solicitarle “la remisión, en el plazo de 72 horas de copias íntegras de lo actuado hasta el momento”.

A la par, en pos de darle otra oportunidad, el juez citó a Stornelli a una nueva indagatoria (se trata de la quinta convocatoria). La fijó para el viernes 31 de mayo a las 10. Después del espaldarazo que recibió de Casal, habrá que esperar para ver si el fiscal de la causa de las fotocopias se ajusta a derecho o sigue en rebeldía.