El Gobierno trabaja en secreto para desactivar la bomba de las Lebac y para eso ofrecerá un canje compulsivo de estas Letras a las entidades financieras. La consecuencia directa es que los bancos, principales inversores en estos instrumentos financieros, no tendrían luego fondos para devolver los ahorros y crece el riesgo así a un corralito.

La información viene siendo adelantada por El Destapey ahora fue publicada por el diario Clarín, en la columna semanal de Marcelo Bonelli. Allí, el especialista en temas económicos del grupo de multimedios dijo que el Gobierno está trabajando "en secreto" en esta alternativa.

LEE MÁS "Se dispararon las búsquedas sobre el Corralito en medio de la crisis"

Según Bonelli, "es una sugerencia clave y concreta del FMI: el compromiso sería canjear este peligroso déficit cuasi fiscal -con vencimiento a 30 días-, por bonos que tengan un año de plazo".

"Federico Sturzenegger negocia la suscripción con los banqueros. No serían compulsivos, pero sí muy atractivos para ellos: habría retribuciones considerables en caso de que acepten alargar los vencimientos", agregó.

LEE MÁS "Mercados temen un nuevo Corralito"

“El BCRA está estudiando la emisión de pagarés a un año, una vez que el mercado se estabilice para atraer fondos”, dice un informe de la consultora Ballanz Capital.

De acuerdo a la información que obtuvo El Destape, el acuerdo sería con bonos a un año y un canje compulsivo, similar al plan Bonex de inicios de la década del '90. En la actualidad hay 1,2 billón de pesos invertidos en Lebac, equivalentes hoy a 47 mil millones de dólares. La mayoría, en poder de las entidades financieras que fueron seducidas a quedarse en estas Letras gracias a la tasa de interés del 40%.