Dolgopolov: "Los tenistas rusos tienen la obligación moral de manifestarse contra la guerra"

23 de junio, 2022 | 17.24

(Por Mariano García).- El extenista ucraniano Alexandr Dolgopolov, campeón del Argentina Open en 2017 y sin competir desde 2018, se alistó como voluntario en el ejército de su país tras la invasión por parte de Rusia, contó que está "practicando y mejorando en el uso de las armas" y adelantó que está "listo para cualquier eventualidad".

Dolgopolov, quien jugó 12 temporadas en el circuito de la ATP, se encontraba en Kiev cuando el conflicto estaba a punto de iniciarse; se fue para proteger a su familia y volvió para enrolarse. En una entrevista exclusiva con Télam desde la capital ucraniana, expresó que "los tenistas rusos tienen la obligación moral de manifestarse contra la guerra".

"Considerando que el tenis ruso tiene unas diez o veinte grandes figuras, con mucho poder e influencia, es un crimen quedarse callado", enfatizó.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

El ucraniano ganó tres títulos (el último fue el Argentina Open en el Buenos Aires Lawn Tennis en 2017), acumuló más de siete millones de dólares en premios y no compite desde 2018. En 2021, con 32 años de edad, anunció oficialmente su retiro.

Ya alistado como voluntario en el ejército de su país, tomó instrucciones de tiro y se puso al frente de colectas de insumos y ayuda humanitaria para los soldados que defienden a Ucrania.

"Los héroes están en la frontera, en el frente de batalla. En comparación a lo que hacen otros lo mío no es nada, solo un pequeño apoyo", afirma Dolgopolov desde la tensa madrugada en Kiev, en una charla exclusiva con Télam en la que cuenta cómo fue cambiar la raqueta por el fusil.

-Télam: ¿Cómo fue pasar tan abruptamente de la vida civil a ser un soldado?

-Alexandr Dolgopolov: Uno hace lo que se debe hacer. Es mi hogar, así que trato de ayudar lo más posible, practicar y estar listo para cualquier eventualidad.

-T: Desde chico viviste en Nueva York y durante tu carrera profesional en Montecarlo. Aún pudiendo tener una vida cómoda decidiste quedarte en Kiev para pelear por tu país, mientras millones de personas escapaban.

-AD: Los últimos años viví acá en Kiev, así que primero saqué a mi familia antes de que empezara la guerra y luego volví a casa. Por supuesto que podría haberme quedado fuera del país, pero no es así como actúa nuestra nación.

-T: Estás trabajando en conjunto con otro tenista ucraniano, Sergiy Stakhovsky.

-AD: Sí, las donaciones que estamos recolectando ahora las vamos a entregar personalmente con él en la frontera oriental. Por el momento, creo que soy más útil ayudando de esta manera a los que están en el frente de batalla.

-T: ¿Estarías dispuesto a participar activamente en combate?

-AD: Siempre estoy practicando y mejorando en el uso de armas, así que en el futuro quizás pueda ser útil también como soldado.

Además de su rol activo apoyando al ejército, Dolgopolov se convirtió también en una de las voces públicas más activas en defender la expulsión de los deportistas rusos en las competencias internacionales, tema que ha causado gran controversia sobre todo en el circuito internacional de tenis.

Wimbledon tomó la decisión de vetar a representantes rusos y bielorrusos en su competencia, por lo que la ATP y la WTA (entes rectores del tenis profesional masculino y femenino, respectivamente) le quitaron al Grand Slam británico la posibilidad de otorgar puntos oficiales. El US Open no quiso arriesgarse a sufrir la misma sanción y aceptará a tenistas de ambas naciones.

-T: ¿Cómo evalúas hasta el momento las acciones de la ATP y la WTA?

-AD: Creo que han tenido una postura débil. Dijeron un par de palabras y creen que con eso es suficiente, pero no lo es. Deberían haber tomado medidas concretas para distanciar a los tenistas rusos de su gobierno, para que pudieran plantarse en contra del régimen de su país como grupo y no enfrentar ningún peligro. Ellos tienen una influencia pública masiva, pero eligen el silencio. Así que los jugadores rusos y las organizaciones del tenis simplemente están mostrando que no les molesta lo que está pasando en Ucrania. Es su elección, y la historia los va a recordar por sus acciones.

-T: La expulsión de Rusia en deportes de conjunto ha sido casi unánime, pero no así en disciplinas individuales. ¿Pensás que los tenistas representan a sus países de la misma manera que las selecciones nacionales?

-AD: Sí, y creo que tienen la obligación moral de manifestarse contra la guerra. Considerando que el tenis ruso tiene unas diez o veinte grandes figuras, con mucho poder e influencia, es un crimen quedarse callado. Ellos pueden hablar y nadie les va a hacer daño. Necesitamos saber si están en contra y en cambio solo tenemos silencio. Así que asumo que la mayoría de ellos apoyan el asesinato y violaciones a ucranianos y ucranianas.

-T: Específicamente en Rusia, ¿es posible separar deporte y política?

-AD: No, es imposible. El gobierno decide por ellos. Son parte de la propaganda, les guste o no. Y como están protegidos por la ATP, no tienen razones ni voluntad para manifestarse, lo cual es una vergüenza a mi entender. Y sí, pueden hablar, hubo mucha gente que se mostró en contra de la invasión incluso estando en Moscú y no les pasó nada. Decir que es peligroso es sólo una excusa.

-T: ¿Pudiste hablar con otros deportistas rusos desde el inicio de la guerra?

-AD: No, ¿por qué habría de hablar con ellos? Es su país intentando borrar del mapa a mi nación. No tengo ninguna intención de hacerlo. La realidad es que tampoco nos han hablado por privado a los ucranianos, simplemente no les importa. Para ellos está todo bien, no sienten culpa ni remordimiento. Y el tenis los protege, diciendo que no tienen nada que ver con lo que sucede. Eso es claramente una mentira, hasta que no hablen por sí mismos y hagan explícita su posición. Una tenista rusa me mandó un mensaje de texto, pidiéndome disculpas, luego de uno de mis posteos. Eso fue realmente lindo y le estoy muy agradecido. Pero el resto se mantiene callado.

-T: Esto debe haber cambiado por completo la relación que tenías con tus colegas rusos...

-AD: No tenía mucho contacto con ellos antes de la guerra, nunca fuimos muy cercanos. Cuando nos enfrentábamos en los torneos podíamos entrenar juntos y hablar un poco de algo, pero nunca tuve una conexión cercana con ellos más allá del tenis. Así que no cambió demasiado.

-T: Si podemos tomarnos un rato para hablar de tenis, ¿qué recuerdos tenés de Argentina por haber sido tu último título de ATP?

-AD: Me acuerdo de haber llegado al torneo pensando que iba a jugar horrible y perder en primera ronda, y lo terminé ganando. Así que fue divertido.

-T: ¿Ayudan esos buenos momentos a sobrellevar estos tiempos que corren o parece que hubieran sido en otra vida?

-AD: No, no ayuda en nada, ahora estoy en otro mundo. Así que es como decís, se siente como otra vida. No pienso en absoluto en el tenis.

-T: Quizás cuando todo esto pase puedas volver a Argentina de visita.

-AD: Si sobrevivimos…

Con información de Télam

LA FERIA DE EL DESTAPE ►