La megadevaluación generada por el Gobierno pulverizó el poder adquisitivo de los trabajadores. En lo que va del año, la capacidad de compra cayó más del 35%.

La crisis cambiaria que llevó al dólar de cotizar $ 18,73 el 2 de enero a $ 39,44 en la actualidad hizo caer el salario en forma sideral. El poder adquisitivo cayó un 37,7% en el lapso de 10 meses.

En el inicio del año, el salario mínimo, vital y móvil era de $ 9500, el cual equivalía a U$S 507 con la cotización de la moneda estadounidense apenas debajo de los $ 19. En agosto, el entonces Ministerio de Trabajo, hoy devaluado a Secretaría, decidió elevar el salario en cuatro tramos, hasta llegar a $ 12.500 en junio del próximo año. Hoy, está en $ 10.700.

Si se toma esta última cifra como referencia, con un dólar a $ 39,44, el salario mínimo, vital y móvil se estima en U$S 271. Es decir, que en lo que va de 2018, la pérdida sería de U$S 236, o sea, una caída del 46,5%.

Sin embargo, el desplome puede ser aún mayor si el sistema de flotación libre entre bandas cambiarias implementada por el Banco Central cumple su objetivo. De acuerdo a lo comunicado por la máxima autoridad monetaria, la fijación de un aumento mensual del 3% sobre el tipo de cambio debería elevar todavía más el valor del billete verde. De esta manera, la caída del salario será más pronunciada.

LEER MÁS: El dólar subió fuerte y cerró arriba de los $ 39

En esta nota