En el marco del recorte de ministerios que realizará Mauricio Macri, la cartera de Trabajo será absorbida por la de Producción, en un claro guiño del macrismo a los empresarios.

Luego de realizar varias medidas contra los trabajadores, el gobierno de Macri concretará el summum empresarial contra los trabajadores: Someterá las cuestiones laborales y de los trabajadores a la órbita del Ministerio de Producción, que tiene como función optimizar los negocios de los empresarios.

La decisión del Gobierno es todo un símbolo dirigido hacia los grandes empresarios, que impulsan la reducción del salario y las cargas sociales de los trabajadores para conseguir mano de obra barata que les permita un mayor rédito económica.

La medida se encuadra en la línea discursiva que presenta el Gobierno desde que asumió, y sobre la que Mauricio Macri se pronunció durante toda su vida empresaria, (llegó a considerar los salarios como un costo en televisión) y que tuvo como punto clave la elaboración de una reforma laboral que, de aplicarse, generará una flexibilización muy importante en las condiciones de trabajo.

Si bien el macrismo debió frenar su tratamiento en el Congreso debido al negativo escenario del país, sí pudo consiguió perjudicar a los obreros con acciones como la megadevaluación de la última semana, que licuó los salarios, o la reestructuración de convenios laborales particulares, como el de los petroleros.