Una importante testigo del caso María Cash hoy podría cambiar el curso de la causa por completo. Según la mujer, la joven diseñadora desaparecida en 2011 habría estado con vida hasta 2013, en una casa donde era víctima de trata.

Luego de haber prestado declaración en Buenos Aires contra miembros del Servicio Penitenciario entre los que está su ex esposo fue atacada y torturada en su casa. Esta mañana ratificará sus dichos en en el Juzgado Federal 2 con la ayuda de un diario íntimo, que servirá como prueba clave.

Según contó la mujer, estuvo privada de su libertad en su casa en la ciudad salteña de Campo Quijano hasta octubre de 2013, sometida a esclavitud por su propio esposo hasta que fue rescatada. Pero, además, aseguró que en ese lugar tanto él como otros penitenciarios llevaban mujeres a las que encerraban, drogaban y prostituían.

Es allí donde entra la figura de María Cash: la testigo afirma que la chica pasó allí dos años, hasta que murió en 2013. En declaraciones al diario local El Expreso, la testigo indicó que la joven diseñadora “no salió nunca de Salta pero no estaría viva”, según lo que sabe ella.

Ella afirmó a ese medio que amenazó a su ex marido con hablar de “reuniones en donde se nombraba a la señorita (María Cash)". "Se organizaban en distintas casas de Campo Quijano para cometer delitos de trata de personas. Ella no fue la única persona. Hablaban de traslado de bolsas con ropa de mujeres que no se podían tocar", sostuvo.

Además, contó que en ese momento Cash tenía “diferente color de cabello y estaba más flaca”. Sobre el destino que sufrió, aseguró haber escuchado que tuvo una “muerte seca”, aunque no sabe qué significa ese término, y en cuanto al modo de operar de la banda de trata, sostuvo que siempre la cambiaban y que sus hijos “tenían que hacer creer que la persona que llevaban era una mamá".

Esta información ya había sido aportada a la Justicia por la testigo en 2013. “Si se hubiese buscado a esa mujer en Campo Quijano quizá estaría hoy con vida”, señaló a El Tribuno el abogado de la mujer, Sergio Chiericotti. Según él, este dato podría significar “un antes y un después” en el caso, aunque no reveló más información.

En las últimas horas, la mujer fue dada de alta del hospital San Bernardo, donde estaba internada desde el miércoles con golpes y heridas cortantes. Ese día, tres hombres -entre los que el abogado aseguró que ella reconoció a su ex esposo- entraron a su casa y “la ahorcaron, la drogaron con cápsulas y luego le tatuaron el cuerpo con leyendas como 'el macho siempre gana'”, señaló el abogado.

LEÉ MÁS: EL JEFE DEL BLOQUE PRO EN DIPUTADOS Y UN POLÉMICO PEDIDO SOBRE EL ABORTO

En esta nota