La nueva vida de Nino Dolce: cambio de nombre y vuelco a la espiritualidad

Luego de un viaje espiritual, el mediático tuvo un cambio de vida. Rómulo Tirri decidió abocarse al judaísmo y disfrutar de la religión de forma ortodóxa.

27 de mayo, 2021 | 16.05

Nino Dolce fue uno de los mediáticos con mayores polémicas en la última década. Aunque alcanzó la popularidad gracias a Playboy, donde cocinaba rodeado de mujeres desnudas, su plataforma a la masividad fue gracias a Gran Hermano. Todo esto no lo enorgullece, y quiso cambiar el rumbo de su vida tras hacer un viaje espiritual a Perú. Ahora tiene un nombre diferente y físicamente está muy cambiado.

Después de un viaje espiritual en el Amazonas, Rómulo Tirri decidió abocarse al judaísmo y disfrutar de la religión de forma ortodóxa. Debido a la creencia, el mediático tuvo que someterse a uno de los rituales principales del judaísmo, la circuncisión, la cual es reconocida como berith milah.

"Me hice la circuncisión en el 2016. Después del ritual estuve tres semanas con mucho dolor y a la semana que me la hice me hicieron el bar mitzva a los 45 años", detalló, en diálogo con DiarioShow. A partir del rito, Tirri adoptó el nombre hebreo Noah Ben Sarah, el cual significa "hijo de Sarah".

El cambio de vida de Nino Dolce.

En la misma línea, el ex compañero de una de las hermanas Pombo recordó un insólito momento que vivió tras el ritual: "Después de que mi hicieron la circuncisión, el rabino me dio un paquetito con lo que me habían cortado. Cuando abrí el paquetito en mi casa, casi me desmayo porque era un montón lo que me habían sacado. El ritual era enterrarlo en una maceta. Elegí una maceta y lo enterré en una maceta de mi casa. Yo tenía un gato. A la semana, veo al gato escarbando la tierra y cuando lo veo, sale corriendo con el pedazo de cuero en la boca. ¡Se lo había robado! Lo tuve que correr por toda la casa, rescatar el cuero y  volver a enterrarlo. Me circuncidé, enterré la piel y mi gato casi se la come", recordó entre risas. 

"No quería morir (el cuero). Entonces fue como un ritual de cortarle la cabeza al dragón después de tantos años de playboy y de estar con tantas mujeres. Ese fue el espíritu de la circuncisión y para cumplir con el pacto Abraham, una obligación de todo judío. Yo lo hice por ´mótus propio´, nadie me obligó", cerró sobre su deseo de expresar su religión.

La nueva vida de Nino Dolce:

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►