¿Cómo poder entretenerte fotografiando en tiempos de cuarentena?

A lo largo y ancho del país, la región, el continente y el mundo, la pandemia nos llevó a reordenar nuestras actividades, hobbies, formas de socializar y de vivir. Hemos tenido que encontrarle el atractivo a la conectividad, la virtualidad, y a lo que tenemos en nuestros hogares.

23 de abril, 2021 | 15.49

Y entre toda la población afectada, están quienes siempre disfrutamos de la fotografía como arte, como forma de despejarse o como trabajo. Hasta incluso en algunos casos simplemente revisamos algún cajón con recuerdos o muebles que hacía rato no se ordenaban, y nos encontramos una vieja cámara que todavía funciona.

Vacunas, informe especial: ¿cuánto tarda la inmunización?

Fuera cual fuera el caso, con los cambios en el contexto actual también ocurre que cambiaron las formas de contar historias y expresarnos a través de la fotografía. 

Es por esto que te traemos este artículo algunas sugerencias para sacarle jugo a esa cámara que tienes sin usar en la repisa, o simplemente para conectar con un pasatiempo que es limitado solo por tu imaginación y no habrá restricción que pueda limitarla.

Si tu pasión por la fotografía se despierta con lo que has leído hasta ahora, puedes hacer clic acá y sacarle provecho a esa vocación que llevas dentro.

Algunas ideas para tus fotos 

Hay infinidad de elementos, objetos, formas y momentos para poder fotografiar, por lo que las sugerencias que daremos a continuación pueden servir como ideas disparadoras para despertar tu creatividad o encontrarles “una vuelta de tuerca”. Este artículo no será un curso de fotografía, pero puedes llevarlas a cabo en uno.

Autorretratos

Sabemos que las redes sociales están plagadas de selfies y es muy común scrollear por Instagram y cruzarse con decenas de fotografías de ese estilo. No obstante, estos tiempos de cuarentena y cuidados pueden propiciar la búsqueda de una intención, nuevos ángulos o relatos por contar.

Y con esto no se está deslegitimando a la selfie como práctica, sino que te proponemos ir un poco más allá, que la foto sea más que un registro y pueda ser una búsqueda. En otras palabras, un rostro puede ser el mismo entre foto y foto, pero tener un propósito distinto al de no dejar que el feed de tu cuenta sufra el algoritmo por no postear cosas seguido.

Para los autorretratos, puedes buscar contar cómo eres hoy a diferencia de lo que eras o sentías antes de la llegada del Covid19; puedes tomar ideas u objetos que hoy son de uso cotidiano (mascarilla, alcohol en gel, la distancia, etc.) y resignificarlos, darles un lugar distinto en tu vida y retratarlos desde tu subjetividad; puedes incluir esos objetos que encontraste revisando muebles que tenías sin ordenar en tu casa, o contar sobre pasatiempos nuevos que iniciaste en tiempos de pandemia o que revisitaste después de mucho tiempo.

Puedes buscar inspiración de esto por todo Internet, y que el desafío sea cómo contar tu historia de otra manera.

El mundo ¿exterior?

Con el hecho de reducir la circulación, hemos tenido que mantenernos en nuestras casas mucho más que antes, lo que puede servir para mirar hacia afuera de formas que antes no pudimos.

Por esto, se puede abordar a través de un lente cómo vemos el mundo exterior, en las plazas, monumentos, en los parques, en las playas, en los lagos, en las sierras. Sin darnos cuenta, este último tiempo hemos dado atención al patio exterior de nuestra casa o al interior del inmueble, a la terraza, a la vista desde el techo, y quizás se nos escaparon narrativas por contar con la cámara, nuestras o ajenas.

Los paisajes de día, los de noche, las ventanas iluminadas de los edificios, las torres y rascacielos o las casas bajas y patios del barrio, nuestro jardín, nuestro balcón o lo que vemos desde allí, puede ser la puerta a tus fotos.

Recuerda también que puedes además sacarle jugo a la hora dorada (los minutos antes que el sol salga o que se ponga sobre el horizonte), así como también a la denominada hora azul (antes y después de la hora dorada), para que tus capturas tengan otros elementos que hacen a la composición y a lo que quieres fotografiar.

Desafíos por tiempo determinado

Este puede ser un juego divertido para no caer en la monotonía o incluso para encontrar formas de hacer que te sea más fácil saber qué te queda fotografiar por los siguientes días, lo que exige que te compliques menos mentalmente pensando siempre algo nuevo.

Esta idea consiste básicamente en tomar algo (que puede ser desde un objeto, un color, un tipo de prenda, un objeto con valor sentimental para ti, un tipo de calzado, lo que quieras) y establecerte el desafío de variar las fotos que tomas en base a ese elemento.

Por dar algunos ejemplos, puedes ver distintas formas de fotografiar una misma mascota o un instrumento musical que tengas, o apegarte a un color y variar las tonalidades o directamente apegarte a un nuevo color en cada nueva etapa. Esto puedes establecerlo en un plazo de días, de semanas, de meses, intercalado, seguido, como más te guste.

Además, puede servir para que otras personas se sumen a ese desafío (o “challenge” como se usa mucho en redes sociales), y hacer de una idea individual, algo colectivo y comunitario.

Destaca hobbies o colecciones

Esta idea puede resultarte entretenida, a la vez que da cuenta de algo muy personal de cada uno, lo que cuenta una historia desde el momento en que eliges qué capturar con tu cámara.

Quizás tienes una colección de vinilos, de cámaras de foto antiguas, de accesorios, de pinturas que hiciste o de prendas que tejiste, por nombrar ejemplos. No debes preocuparte tanto por términos estéticos de la foto o que la exposición sea necesariamente perfecta, sino que lo clave es cuánto te representa lo que estás mostrando, qué quieres contar de lo que exhibes.

Esta manera puede llevar a que te encariñes aún más con lo que estas exponiendo, sirve para conectar con quienes ven esa muestra ya que están observando algo tan íntimo y a la vez personal (puedes incluirte o no en las fotos), y descubrir que otras personas tienen la misma afición, o quizás admiran lo que haces. El cielo es el límite, reza un conocido dicho.

Fotografiar es jugar y disfrutarlo

Ten siempre presente que ya si tienes afición por la fotografía, siempre se puede aprender más sobre criterios técnicos y estéticos, así como de conocerte como sujeto que elige su recorte personal del mundo y cómo mostrarlo. 

Aprendes fotografiando, pero también puedes tomar algún curso de fotografía, ver videos en Internet para inspirarte con nuevas ideas o para hacerte con nuevos conocimientos de la cámara que usas (sea la que sea), o del programa para editar que utilices.

Inclusive, puedes hacer un mix de todo y contar a través de videos sobre tu proceso, o sobre desafíos que te impusiste para aprender y divertirte sacando fotos, o hasta enseñar lo que aprendes en el transcurso.

Recuerda que cuanto más lo practicas, más fácil te resultará. Lo difícil es hacerlo en el tiempo de forma sostenida. Así que aprovecha la cámara que tengas a mano, no te dejes limitar por si el enfoque es manual, o por la cantidad de píxeles que toma la de tu teléfono celular, y así tendrás nuevas formas de aprovechar el tiempo y los espacios que implican los tiempos que corren.

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►