La reforma del convenio para Vaca Muerta en enero de 2017, que el gobierno firmó y en ese momento anunció con bombos y platillos, fue la vía que encontró el gobierno nacional y las empresas del sector para avanzar sobre varias de las condiciones laborales y de seguridad con las que se desempeñan los obreros petroleros que operan en los yacimientos de hidrocarburos convencionales.

El saldo de cinco obreros muertos en apenas casi 3 meses de este 2019 generó el alerta y preocupación del sindicato y generó un paro de 24 horas que comienzó el martes 19 a las 20 horas.

Marcelino Ariel Sajama, se desempeñaba como operario, falleció como resultado de una explosión ocurrida el lunes 18 de marzo sobre el mediodía en el área de Agua Chivato (dentro de Vaca Muerta) perteneciente a la compañía Medanito, a pocos kilómetros de la cabecera de Rincón de los Sauces.

Embed

El secretario general del Sindicato de Petroleros Privados, Jorge Ávila, aseguró en diálogo con el medio local, La Tribuna, que el operario fallecido mientras realizaba tareas de mantenimiento eléctrico era "un profesional", y tenía esposa, tres hijas y "esperaba el retiro".

El accidente fatal fue resultado de la falla de un embrague de una bomba que, según indicaron fuentes gremiales al diario La Mañana de Neuquén, ocurrió “por falta de mantenimiento”. Los compañeros de trabajo indicaron al mismo medio que “la bomba se aceleró y luego explotó.”

Sajama se desempeñaba como obrero tercerizado de la petrolera Medanito a través de la prestataria de servicios Clear Petroleum. Es precisamente entre los trabajadores que revisten bajo esta modalidad contractual donde se registra el mayor número de accidentes laborales , los trabajadores aseguran que las medidas de prevención allí, son casi nulas.

Como resultado de otro accidente, el mismo día lunes, otros tres operarios sufrieron heridas graves en el yacimiento Bajo del Choique-La Invernada, también en Vaca Muerta, en este caso operado por la compañía ExxonMobile.

La palabra del sindicato

El Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa resolvió parar totalmente las actividades por 24 horas debido a la seguidilla de accidentes laborales de las últimas horas, suman entre sus reclamos negligencias e incluso maltrato laboral.

La medida de fuerza se iniciaron el martes a las 20 y concluirá el miércoles a las 20. Alcanzará a todas las empresas que operan en las provincias de Río Negro, Neuquén y La Pampa.

“La muerte de un trabajador y tres heridos, uno de ellos de gravedad, muestran claramente un proceso de relajamiento de las medidas de seguridad por parte de las empresas. No puede ser que con tal de avanzar dejen de lado al trabajador”, dijo el Secretario General del sindicato, Guillermo Pereyra.

Pereyra agregó: “Exigimos que se tomen las medidas de seguridad necesarias para garantizar la vida y el bienestar de los trabajadores. Parece que estuviéramos predicando en el desierto porque a las empresas solo les importa cumplir con los tiempos y se hacen los distraídos a la hora de tomar medidas para proteger a los compañeros. Esto no puede seguir así”.

La medida de fuerza incluye además la suspensión de la mesa paritaria hasta la semana próxima.