¿Puede la música hacer que te enfermes? El lado B de la fama de los artistas y una alarma sobre la salud mental

¿Qué ocurre cuando se prepara con paciencia y dedicación el camino del artista pero se desestima el camino de la persona?

08 de noviembre, 2022 | 00.05

Justin Bieber cancela su tour por Latinoamérica por problemas de salud. Tiago PZK comparte videos en sus giras reconociendo que está sufriendo y que se siente solo. Lali Espósito frena el programa más visto de la televisión argentina para hablar de la ansiedad. J Balvin dice públicamente que tiene depresión y que se medica por esto hace más de 10 años. Khea pide disculpas a sus fanáticos y anuncia que se tomará un freno en su carrera para encontrarse a sí mismo. 

¿Qué ocurre cuando se prepara con paciencia y dedicación el camino del artista pero se desestima el camino de la persona? Las consecuencias negativas de no cuidar la salud mental afectan a todas las personas: según el Ministerio de Salud de la Nación, en Argentina 1 de cada 3 personas presenta un problema de salud mental a partir de los 20 años. Las problemáticas más frecuentes son los trastornos de ansiedad, del estado de ánimo y los problemas por consumo de sustancias. Los expertos admiten que, en el caso de los artistas musicales, puede desembocar directamente en sufrir depresión, ansiedad social, ataques de pánico y adicciones. Trabajaron tanto para llegar al éxito que al conseguirlo, o incluso en medio del camino, el lugar de disfrute puede convertirse en un infierno.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

¿Algo podría ser diferente en el armado de giras maratónicas? ¿Los equipos de los artistas musicales tienen la responsabilidad de estar atentos al cuidado de su salud mental y saber poner frenos? ¿Hay que llamar la atención para desligar al éxito de la auto-explotación? ¿El público debe reflexionar y dimensionar que del otro lado no hay un ser superior sin problemas, sino un ser humano? ¿Cuándo es momento de pedir ayuda?

Salud mental y artistas musicales: los datos que alarman

Hace unos meses, varios artistas musicales de la escena nacional se sintieron identificados y compartieron un posteo que plantea la siguiente pregunta: “¿Por qué los músicos son yonkis de la depresión?”.

Se trata del estudio llamado “Can Music Make You Sick?” (¿Puede la música hacer que enfermes?), realizado por la asociación Help Musicians de Reino Unido que se encarga de analizar las condiciones de trabajo de los músicos y manifestar la importancia de cuidar la salud mental y física.

Según la investigación, que fue realizada en 2017, un 71,1% de los músicos experimentaron ataques de pánico o altos niveles de ansiedad y el 68,5% síntomas de depresión. De estos datos extraían que los profesionales de la industria musical podrían tener hasta tres veces más probabilidades de sufrir de depresión en comparación al resto de las profesiones.

"Yo tuve depresión. Más allá del éxito y de lo que uno muestra en las redes, que es la mejor cara, vivimos en un mundo bastante artificial"- FMK en PH Podemos Hablar

“Ansiedad y depresión son una realidad. Tal vez es parte de mi misión en la Tierra hablar de cosas que pocos aceptan y, simplemente, aceptar que soy humano como todos” - J Balvin en sus redes.

“Siento que se está abriendo mucho más pero el tema de las ansiedades y de la depresión es algo que casi no se habla. No tienen idea lo que los aplausos y mensajes que nos mandan ayudan a que las ansiedades mías y de mi hermano bajen"- Mau y Ricky en su show en el Luna Park.

¿Cómo se explican estos datos?

La psicóloga especialista en alto rendimiento Melisa Mirabet y la psicóloga humanista especialista en industrias musicales Rosana Corbacho coinciden en que existen varios factores para explicar estas problemáticas: la autoexigencia y presión externa, la mala alimentación, dormir poco, tener giras largas y viajes constantes en sumatoria a estar lejos de tus seres queridos, sentirse solo y sin espacios para pedir ayuda, inevitablemente pueden provocar síntomas de malestar y repercusiones tanto físicas como psíquicas.

En diálogo con El Destape, Mirabet explicó que todos los seres humanos somos seres biopsicosociales. Un artista musical puede verse obligado a tener un estilo de vida que provoca desestabilizaciones en las tres esferas.

Biológica

Es necesario respetar los ciclos de sueño, tener una alimentación variada y nutritiva y hacer ejercicio físico para mantener una buena salud mental. Las giras maratónicas, viajes constantes y trasnoches de los artistas musicales pueden dificultar su cumplimiento.

Mirabet indicó que ahí es cuando pueden comenzar a aparecer conductas "muy poco adaptativas" como el consumo de drogas o de alguna medicación para poder mantenerse despiertos y así desestimar horas de descanso o desconexión.

"La salud mental y su cuidado debería ser una prioridad incluso para tener un mejor rendimiento. Si no estás bien internamente no vas a poder demostrarlo en el escenario en un estudio o en donde fuere”, reconoció la profesional.

Sobre este punto, la psicóloga Rosana Corbacho marca que "a veces se comete el error de pensar que la adicción a las drogas es la causa de los problemas psicológicos, cuando es una consecuencia de los mismos".

Duki en Vélez. Foto: Guido Adler.

"Empecé a mirar para atrás. Me vi en bocha de videos totalmente drogado y dije que eso no tengo que ser yo. Me siguen 5 millones de personas que me están viendo y les gusta lo que hago. Me da mucha vergüenza verme en esos videos. Me alegro que estén ahí para hacerme recordar igualmente" - Duki en Caja Negra, Filo News.

"Lo más habitual es que nieguen la realidad diciendo 'estoy un poquito mal' o 'lo hago pero un poco'. No hay poquito. Es super malo y horrible. Solamente tapas algo y, en algún momento, te vas a chocar contra eso. Yo me sentía así cuando tenía depresión y era adicto, sentía que mi vida había cumplido su ciclo"- Frijo a El Destape.

Psicológica

Según Mirabet, la idea de "éxito" se articula de forma diferente al ser un artista famoso. Las emociones displacenteras, muchas veces, quedan en un segundo lugar y se cree que no tienen validez o que no tienen que ser habladas.

¿Qué ocurre cuando se piensa más en la exigencia del hacer y se deja de lado el cuidado del ser? La necesidad del rendimiento constante y ante cualquier costo tiene consecuencias negativas para la persona a la cual, en muchas ocasiones, tanto la industria como el público la deshumanizan y queda expuesta a un posible burnout físico y emocional.

“Cuando el interior a veces está pidiendo una conducta sabia de autocuidado hay un contexto externo que poco tiene en consideración lo que le pasa a ese sujeto y ahí es cuando deja de ser un ser humano para pasar a ser un producto que debe cumplir porque hay contratos”, explicó Mirabet. 

 

Lali en Movistar Arena. Foto: Mazza Ph

"Invito a la reflexión y a pensar que cuando vas a ver a un artista no vas a ver a una máquina. Un artista es sensible, una persona empujada por mucha gente que depende de él para su trabajo. Esa persona puede estar pasando un momento de mierda y puede que quiera darte lo mejor y para darte lo mejor no tiene que subirse a ese escenario. Nunca se olviden que en el arte y atrás de toda la parte fría de la industria de la música, lo que hay atrás son personas que pueden estar pasando por un mal momento”- Lali Espósito con Sofía Carmona.

Social

La gran mayoría de las personas nos movemos en espacios sociales, viajamos en transporte público, caminamos por la calle o vamos al supermercado, por ejemplo. Estas actividades el artista las tiene alteradas. Mirabet explica que ante la exposición, el resguardo de la intimidad del artista se ve amenazado y puede tender a elegir el aislamiento o incluso llegar a sufrir ansiedad social. 

El shock de adrenalina que se vive al subirse a un show y el contraste con el después puede volverse algo difícil de manejar en algunos casos. Lo mismo ocurre con la sensación de soledad que sienten al verse obligados a estar lejos de su casa, familia, amigos o parejas. 

"Los artistas tenemos una vida muy eufórica, a veces solitaria, que hace que te puedas sentir vacío por más que haya gente a tu alrededor. Es fundamental darle importancia a la salud mental, pedir ayuda y rodearte de las personas correctas" - Emilia Mernes en Los 40 principales.

"Hay un muro entre yo y el mundo. No quiero que pienses que eso me da orgullo"- Rosalía en su canción "Aislamiento".

Rosalía en el Movistar Arena. Foto: Trigo Gerardo

¿Cuándo hay que pedir ayuda?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud mental es un estado de bienestar mental que permite a las personas hacer frente a los momentos de estrés de la vida, desarrollar todas sus habilidades, poder aprender y trabajar adecuadamente y contribuir a la mejora de su comunidad. 

Para poder prevenir cualquier tipo de enfermedad o diagnóstico desfavorable, la psicóloga especialista en alto rendimiento Melisa Mirabet admite que es necesario tener la predisposición de adaptar pautas de autocuidado y autogénesis.

"A veces los artistas se trabajan con el concepto de patogénesis, que es que cuidamos una vez que está dañado. Si se previene la salud antes de la enfermedad podrían cuidar su salud mental y física manteniendo su buen desempeño y su carrera sin desestimarse a ellos como personas", reconoció la profesional.

Por su lado, la psicóloga humanista especialista en industrias musicales Rosana Corbacho indicó que es necesario pedir ayuda cuando la persona siente que su calidad de vida está siendo afectada de forma constante en el sueño, las relaciones personales, el trabajo o la creatividad. A su vez, cuando esta sensación de malestar se interpone e impide concretar sus objetivos. El reconocerse vulnerable es también reconocer que sos un ser humano.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►