Las mejores parrillas en la Ciudad de Buenos Aires

27 de septiembre, 2022 | 09.05

Aclamadas por propios y ajenos, las parrillas en Buenos Aires Capital son reconocidas mundialmente.

Si hay algo que nos identifica como argentinos es el gusto por la buena comida. Y sobre todo, nuestra preferencia por la parrilla. ¿Quién puede poner en duda que el asado es argentino?

 

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

 

Parrillas en Buenos Aires Capital

Si vas a estar en la Ciudad, sea cual sea el plan, ¿por qué no agregarle una parada especial? Aunque en ningún barrio falta un buen lugar para comer. Es que las parrillas en Buenos Aires Capital merecen un capítulo propio.

Sin duda que la carne será la protagonista, sin embargo, también te aseguramos que la variedad de platos es amplísima. Y, por supuesto, no hay posibilidad alguna de que falte un buen vino.

Haremos un breve repaso por las características esenciales de cada una para que visites la que más te atraiga. También sabemos que hablar de parrillas en Buenos Aires es muy amplio. Por ello te aclararemos en qué barrio vas a poder disfrutar de cada una.

Si ya estás preparando tu salida porteña, primero leé esta nota. ¡Evitá dar vueltas en vano buscando dónde comer leyendo esta selección que hicimos para vos!

Antigua Querencia

Cuatro décadas como anfitriona de encuentros, la Antigua Querencia es más que una parrilla. Su propio cartel reza “exquisiteces asadas”, y nadie puede negar que lo cumple.

Las papas fritas en cantidad son el sello que acompaña cada corte y no pueden faltar. La carne que sirven está asada al momento del pedido y ni un minuto antes. Esto le da un toque característico de calidad.

Si querés gozar de la experiencia parrillera de Almagro, podés ubicarte en las mesas de la vereda. Disfrutar de un buen almuerzo mientras sentís el ritmo del tranquilo barrio: ¿qué mejor manera de cortar un día laboral, por ejemplo?

La Antigua Querencia queda en calle Yatay al 602. Abre todos los días para el almuerzo y la cena, menos los domingos cuando solo ofrece almuerzo.

Cabaña Las Lilas

En pleno corazón de Puerto Madero encontramos otra de las clásicas parrillas de Buenos Aires Capital. Desde el año 1995 que Las Lilas enciende sus brasas para recibir a comensales de todo el mundo.

Una particularidad de este lugar es que combina la calidad parrillera argentina y la hospitalidad uruguaya característica. Cuenta con una carta de vinos de una calidad y cantidad pocas veces vista. Cabaña Las Lilas fue mencionada entre las mejores 10 parrilla del mundo en el New York Times.

Ubicado en Alicia Moreau de Justo 516, abre todos los días. Pero si no querés arriesgarte a quedar afuera, podés gestionar tu reserva online.

El Ferroviario

Sabemos que el barrio de Liniers es un barrio futbolero. Ahora bien, no solo reúne a sus vecinos cuando juega el Club Atlético Vélez Sarsfield. Cercano al estadio, existe otro club: el Club Ferroviario.

Sobre Reservistas Argentinos al 200 encontramos este club familiar y recreativo que resguarda una parrilla con fama nacional. No tiene una carta muy amplia, pero todo conocedor de parrillas en Buenos Aires Capital sabe que esta no falla.

En su pintoresco salón vas a disfrutar el placer de compartir el clásico clima de club de barrio. Y hablando de clásicos, te sirven el vino en pingüino, acompañado de un sifón de soda.

 

 

El Pobre Luis

Llegando por Arribeños al 2300, casi en la esquina, encontramos una llamativa parrilla de frente rojo. Con sus grandes vidrieras con estructura de metal que dejan ver dentro las mesas frente a una hermosa barra de madera, el ambiente de El Pobre Luis es el de un bodegón.

En el interior, vas a ver una nutrida colección de camisetas de fútbol colgadas y a tono con la decoración. Aunque nada te distraerá del olor de la parrilla.

Si bien las mollejas le dieron gran fama al lugar, el toque distintivo vino desde Uruguay. Luis, su fundador, nació en el país vecino y tuvo la idea de ofrecer algunos platos típicos de allá. Por eso vas a poder probar pamplonas de lomo, pollo o cerdo, así como hígado o riñón a la tela.

 

Solo cierra los lunes, y como es muy concurrido te recomendamos que hagas reserva con anterioridad.

Don Julio

En el barrio de Palermo viejo encontramos una esquina muy peculiar. En Guatemala y Gurruchaga se encuentra la parrilla Don Julio. Lo llamativo de esta discreta esquina y su parrilla es que no dejan de ganar premios internacionales por su calidad.

Efectivamente, Don Julio es la más premiada de las parrillas de Buenos Aires Capital. Se jacta de tener una selección predilecta de cortes que llegan con su máxima frescura a las brasas. 

Y parece que no es de otra manera. En 2020 se consagró como el mejor restaurante de América Latina.  Y en 2021 fue el único argentino dentro de la exclusiva lista de The World's 50 Best Restaurants.

Además de la amplia oferta de carnes, ofrecen una rica y variada parrillada de vegetales. Así que si no comés carne, también podés visitarla. Don Julio abre todos los días de 12 a 23 hs.

El Gran Paraíso

Más allá de comer parrillada, ¿querés vivir una experiencia distinta? El Gran Paraíso es el lugar que buscás. Este sitio funciona sobre los cimientos de lo que fue, en el siglo XIX, un conventillo. 

Aún conserva la estructura de chapas de su patio, donde podés pedirte una mesa si así lo deseás. También las habitaciones de su planta alta están conservadas pero convertidas en comedor. Es decir que vas a tener la experiencia de estar comiendo en un conventillo de alrededor de 1890.

De comer en su planta alta, aparte de estar en las antiguas habitaciones, tendrás una vista única de Caminito. Es que se encuentra sobre la calle General José Garibaldi al 1428, en el barrio de La Boca.

Sin lugar a dudas ésta te ofrece una experiencia distinta a cualquiera de las otras parrillas en Buenos Aires Capital. Abre todos los días de la semana de 10:00 a 18:30 hs.

 

Corte Comedor 

En el barrio de Belgrano se halla una de las más novedosas parrillas en Buenos Aires Capital. Específicamente en Bajo Belgrano, en Olazabal 1391. Además de nueva, es innovadora: los cuatro fundadores fusionaron la parrilla con una carnicería.

Este lugar ofrece una variedad de carnes muy interesante, hasta se puede elegir el animal con base en su alimentación. Quienes conocen del tema sabrán que pueden ser criados a pasto, en forma mixta, o en feed-lots. 

No te preocupes, podés preguntar lo que necesites, la amabilidad en la atención es otra característica de la casa. Además de la increíble parrillada, incluyendo chorizos y morcillas, por supuesto, podés probar platos como las croquetas de asado. 

Y para cerrar, el Corte te ofrece charcutería de manos de un profesional con más de 25 años de experiencia. Sin lugar a dudas, un lugar muy atractivo para conocer, con garantía de calidad en la comida y pagando precios justos. Imperdible.

De lunes a sábado, ofrece almuerzo y cena. Los domingos podrás disfrutar de sus platos desde el mediodía y hasta las 16 h.

Don Zoilo 

Si buscás parrillas en Buenos Aires Capital, no podés olvidarte de Don Zoilo, en la avenida Dr. Honorio Pueyrredón 1406, pleno barrio de Villa Crespo. Funciona desde 1989 de manera muy simple pero efectiva: buena carne bien asada y platos que llenan. 

Según comentan, los mozos te guían desde el primer momento para que puedas degustar todo de manera correcta. Te vas a sentar y llega la típica e infaltable panera, con manteca o alguna salsa para calmar la ansiedad.

Luego te van a sugerir alguna achura para acompañarte hasta el plato principal. La entraña sale mucho, y el asado de tira nunca falla, más alguna ensalada o las clásicas papas fritas.

Abre de martes a domingos y también aquí es recomendable reservar, aunque su concurrencia es menos frente a otras de las parrillas que comentamos.

La Brigada

Fundada en 1992, La Brigada se encuentra en Estados Unidos 465, en pleno corazón del Barrio de San Telmo. Con los años, pasó de ser una parrillita de barrio a una de las más conocidas parrillas de Buenos Aires Capital. 

Esta parrilla es una parada muy recurrente incluso para turistas. Su dueño, Hugo Echevarrieta, se encuentra siempre disponible en el lugar. El salón luce agradable y bien cuidado y el clima es de una calidez y comodidad absolutas. 

 

 

Lo más aclamado del lugar son sus cortes de alta calidad y la gran diversidad de vinos que se ofrecen. Cuentan con más de 60.000 etiquetas de vinos argentinos para que elijas con comodidad con con cuál maridar tu plato.

Algunos de los calificados cortes de carne son: asado especial de centro, entraña, pechito de jabato, o baby beef. 

Abre de martes a domingos durante el mediodía y a la hora de la cena.

La Taberna de Roberto

En Loria y Brasil, barrio de Parque Patricios, se luce una casona verde con el cartel “La Taberna de Roberto”. La palabra taberna no es muy común en nuestros tiempos, sin embargo, es sinónimo de bodegón, de cantina,  y de hasta pulpería. Es decir, sinónimo de comer rico y abundante. Y a esas condiciones, este lugar hace honores.

Como no podría ser de otra manera, el dueño es hincha de Huracán por lo que el salón exhibe los correspondientes banderines, que dan un toque barrial y de club cálido y pintoresco. Roberto ya no está, pero su hijo se encarga del lugar y podés encontrarlo ahí mismo.

La parrillada es variada y abundante, por lo que comen dos y pican cuatro. Una de las sugerencias es el bife de chorizo mariposa con chimuchurri y papas españolas. Ese plato bien clásico de la gran mayoría de las parrillas de Buenos Aires Capital.

Abre de martes a domingos, y suele llenarse de los trabajadores de la zona en la semana. No por nada: platos contundentes, buenos precios, y atención profesional.

Si vas a estar por el barrio no podés pasarlo por alto, su amplio horario lo hace más fácil porque su servicio es de lunes a domingo mediodía y noche.

La parrilla de Checho

Ubicada en Ramallo 1744, en el coqueto barrio de Nuñez, aparece este parrillón que nada sabe de pintas. No es un bodegón ni mucho menos un restaurante: es una parrilla con todas las letras.

La Parrilla de Checho es de mozos y parrilleros profesionales y un menú superclásico en su horario de mediodía y noche. 

Para arrancar, te recomendamos las provoletas o el famoso matrimonio, luego parrillada o el infaltable bife de chorizo mariposa. No te va a faltar nada si hablamos de asado, por supuesto tampoco el vino.

 

Si te gusta lo dulce, ojo con llenarte, porque los postres no tienen desperdicio: flanes, crema catalana o tiramisú. Y para bajar unos café en jarrito, así se logra la experiencia de parrilla completa.

El Boliche de Darío

En el barrio de Floresta nos topamos con la última propuesta de esta sabrosa selección de parrillas en Buenos Aires Capital. Se trata de El Boliche de Darío, ubicado en la Avenida Canonigo C. del Corro 399.

Y le decimos parrilla renombrada porque hay algo que la hace famosa: la parrillada libre más completa que se puede conseguir. Hace más de diez años que usan esta modalidad e incluyen mollejas, provoleta, ensalada y papas fritas.

Esto no es usual en otros lugares, por lo que el dueño se jacta de ofrecer “la verdadera parrillada libre”. Así que, ¿sos de buen comer? 

En El Boliche de Darío vas a poder comer hasta no querer más. También se puede pedir lechón, pollo o matambre como plato. Sin falta hay carta de vinos para acompañar.

De visitarlo, vas a ver al propio Darío supervisando el salón a fin de asegurarse de que tu experiencia sea excelente. Pero presta atención al horario, porque los jueves está cerrado, lunes y martes, miércoles y viernes solo al mediodía, los sábados y domingo sirven cenas y almuerzos.

Conclusión

¿Sos más del asado o del vacío? ¿Del lechón o el cordero? ¿Preferís la morcilla, o te llama el chori? ¡No importa, las parrillas en Buenos Aires Capital tienen para todos los gustos!

Vas a poder visitar cada una de ellas siguiendo los horarios que te aclaramos y haciendo las reservas que aconsejamos. O bien, la que más prefieras. Pero lo importante es que ahora tenés un pantallazo general espectacular.

Así que ahora queda planificar tu salida con familia, amigos, pareja, o —¿por qué no?— vos solo. Sea como sea, queda en claro que todas estas parrillas reciben a sus comensales con los brazos abiertos.

Una vez que decidas cuál, solo queda llegar, relajarse y disfrutar. Entre los profesionales del salón y los de la parrilla queda el resto garantizado.

Si querés saber más sobre el circuito gastronómico de la Ciudad de Buenos Aires, seguí leyendo el contenido de El Destape.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►