Stornelli avanza con la operación macrista contra Moreau y la comisión que investiga el espionaje ilegal

El fiscal procesado buscó darle impulso penal a una denuncia que promueve Juntos por el Cambio contra Leopoldo Moreau por su trabajo en la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos de Inteligencia. Por qué debería dejar el caso.

28 de mayo, 2022 | 00.05

El fiscal federal Carlos Stornelli, procesado en una causa de espionaje ilegal, intenta avanzar con la operación judicial que montó el macrismo contra el diputado nacional Leopoldo Moreau con el objetivo de desacreditar a la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos de Inteligencia (CBI). No obstante, la investigación podría escurrírsele de las manos al fiscal procesado y pasar a otros funcionarios judiciales de Comodoro Py.

Stornelli impulsó la imputación de Moreau por su accionar desde la bicameral parlamentaria en un caso que tiene a dos integrantes del sindicato de Camioneros detenidos y a otros seis imputados en el marco de una huelga. El fiscal solicitó una serie de medidas de pruebas para comprometer judicialmente al legislador nacional, que preside la bicameral de Inteligencia, donde tramita una investigación parlamentaria sobre el espionaje ilegal macrista. Pero, según reconstruyó El Destape, ese requerimiento no fue tenido en cuenta por ahora por el juez Daniel Rafecas por haber una denuncia previa por el mismo hecho en otro juzgado del edificio de Retiro. Es que Juntos por el Cambio realizó tres denuncias penales contra Moreau por el mismo hecho.

La primera denuncia contra Moreau la hizo el abogado vinculado al macrismo Santiago Dupuy de Lome y quedó radicada en el juzgado federal Nº 12, que subroga el magistrado Ariel Lijo. Se hizo el 17 de mayo. Todas las denuncias por el mismo hecho deberían acumularse allí. Pero para eso aún resta que se expida el juez Lijo. Mientras tanto, los pedidos de Stornelli quedan a la espera de que se resuelva qué juzgado será el que intervendrá. El fiscal que está de turno con el juzgado 12 es Ramiro González, que pidió una certificación de todas las causas que hay en Comodoro Py contra Moreau por el mismo tema. Rafecas ya envió el expediente a su colega.

La denuncia contra Moreau que buscó traccionar Stornelli la presentó el 19 de mayo pasado la abogada y exasesora de Patricia Bullrich, Florencia Arietto. La hizo dos días después que Dupuy de Lome y junto al empresario Gustavo Rey. Ambos son también los denunciantes de los camioneros en el caso de San Nicolás. Arietto y Rey acusaron a Moreau de atentado contra la autoridad, violación de los deberes de funcionario público y coacción. El caso quedó radicado aquel día en el juzgado de Rafecas, fiscalía de Stornelli. El fiscal procesado se hizo eco rápidamente del escrito de Arietto y pidió una serie de medidas de prueba. Pretendió corroborar formalmente un pedido que realizó Moreau desde la bicameral a la Justicia de San Nicolás para determinar si hubo escuchas ilegales y espionaje en el expediente que se abrió contra los sindicalista. Ese planteo de Moreau es considerado por el macrismo como una presión a la justicia.

Al anoticiarse de los pedidos que realizó Stornelli, Moreau señaló: “Lo increíble no es que pretenda imputarme. Lo increíble es que Stornelli siga siendo fiscal”. El legislador indicó que hay diversas razones por las que el titular de la Fiscalía Federal Nº 4 “no podría impulsar una causa de este tipo”. “La primera de ellas es que el tema no es judiciable dado que se trata de facultades otorgadas a la Comisión Bicameral de Inteligencia por la Ley Nacional de Inteligencia y decisiones adoptadas en virtud del Reglamento y Resoluciones de esta Comisión bicameral, sobre la que no puede haber injerencia de otro poder”. Pero eso no es todo, según Moreau. Tampoco puede intervenir, sostuvo, “porque carece de objetividad ya que, cuando formulé la denuncia en el Congreso contra la banda de espionaje y extorsiones que encabezaba Marcelo D’ Alessio, esto incluyó al fiscal Stornelli, que no sólo quedó doblemente procesado por intentar, con su cómplice D’ Alessio, emboscar a un abogado defensor haciéndole una cámara oculta, sino que, además, su inconducta está reflejada en el informe final titulado El Estado mafioso, que publicó la Comisión bicameral que presido, referido a prácticas de espionaje ilegal”, agregó. “También, en mi carácter de legislador nacional, en el año 2020 promoví, en el seno de la Comisión de Seguimiento de la Procuración fiscal, sanciones contra Stornelli, que en nueve oportunidades se negó a presentarse, por requerimiento judicial, en una declaración indagatoria”, añadió en referencia a las evasiones de Stornelli a los llamados a indagatoria que le hacía el juez Alejo Ramos Padilla en el D’Alessiogate.

El accionar de Stornelli no sorprende. Ya en octubre del 2020 en declaraciones públicas en LN+ dijo respecto a Moreau "que ha hecho de la calumnia su modo de vida".

La embestida

El disparador de la embestida opositora contra Moreau fue el accionar de la comisión bicameral de inteligencia en un caso que tiene a dos integrantes del sindicato de Camioneros detenidos, Maximiliano Cabaleyro y Fernando Espíndola, y a otros seis gremialistas imputados en el marco de una huelga. Se trata de una causa que tramita en la justicia de San Nicolás que se abrió por una denuncia de la firma Distribuidora Rey, que está representada legalmente Arietto.

La avanzada se inició luego de que el 10 de mayo pasado el abogado del sindicato de Camioneros, Javier Moral, se presentara ante la bicameral de inteligencia y denunciara que en la causa contra Camioneros se repite la matriz del caso Gestapo antisindical.

Según la denuncia, en la causa –que se inició en febrero de 2021- se encontró un legajo reservado en el que constan transcripciones de escuchas a abogados y clientes, algo prohibido por ley. En el mismo legajo, de acuerdo a la denuncia del gremio, constan intercambios de mensajes entre uno de los miembros de la empresa y un “empleado infiel” del sindicato que le entregó información confidencial de Camioneros a cambio de dinero. A la vez, esta “fuente” lo fue guiando sobre los pasos a seguir en su presentación y hasta le comentó de sus vínculos con periodistas que reportan en medios ultra-opositores. Esa persona que pasa la información, sospechan en Camioneros, podría ser un infiltrado relacionado de alguna manera a los servicios de inteligencia.

En ese marco, la comisión de inteligencia que preside Moreau realizó una serie de pedidos a la Justicia. Eso provocó la reacción de la oposición, que activó la operación contra el presidente de la bicameral parlamentaria.

¿Qué solicitó Moreau desde la CBI que enardeció tanto al macrismo? Por un lado, pidió copia del expediente a la jueza que estaba al frente de la pesquisa, María Eugenia Maiztegui. Hizo lo propio con la fiscal del caso, María Del Valle Viviani. La fiscal se negó a enviar lo pedido por lo que la comisión se limitó a requerirle el legajo reservado del escándalo. A la par, la bicameral parlamentaria le consultó a la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (DAJUDECO) sobre las pinchaduras que hubo en la causa mencionada (la comisión tiene por función "controlar" a la DAJUDECO). Y a la AFI le preguntó si el vendedor de información está relacionado a la agencia.

La reacción opositora fue inmediata:

  • La jueza Maiztegui apenas anoticiada del pedido de la CBI pidió licencia.
     
  • El 11 de mayo, el periodista de Clarín Daniel Santoro –quien estuvo procesado en la misma causa de espionaje ilegal que Stornelli- publicó: “Denuncian que Leopoldo Moreau buscaría interferir en la causa en que están detenidos dirigentes de Hugo Moyano”. Adelantó que “le harían una denuncia penal por ‘carecer de facultades legales’” para pedir copia del expediente a la jueza de San Nicolás.
     
  • El 12 de mayo, los diputados de JxC, Cristian Ritondo y Gerardo Milman, que integran la CBI, le elevaron una nota a Moreau en la que definieron como “unilateral y arbitraria su decisión” de requerirle información a la jueza y a la fiscal del caso. Sostuvieron que lo hizo “sin ostentar representación alguna de esta Comisión”.
     
  • El 13 de mayo, el diario La Nación publicó que la Asociación Argentina de Fiscales (AAF) manifestó su preocupación por la situación de la jueza Maiztegui.
     
  • El 14 de mayo el propio Macri se hizo eco del caso y se solidarizó con la jueza Maiztegui desde su cuenta de Facebook.
     
  • Un día después, el 15 de mayo, Arietto tuiteó contra Moreau: “Yo te voy a denunciar por obstrucción de justicia y abuso de autoridad en representación de la familia Rey, dueños de una pyme sanpedrina extorsionada por la mafia sindical de camioneros. Voy a pedir ser querellante. No te tengo miedo ni a vos ni a tus escraches”. Y agregó: “También deberías explicar por qué te arrogarse facultades jurisdiccionales en la comisión y arrancaste confesiones extrajudiciales que luego fueron usadas como escrache en los medios k o para armar causas penales. Te faltó la picana nomás. Se llama apremios ilegales”.
     
  • El 17 de mayo Dupuy de Lome denunció penalmente a Moreau.
     
  • Dos días después, el 19 de mayo, se sumaron dos denuncias más en Comodoro Py: una de Arietto y otra de la Coalición Cívica.

Las denuncias

El 15 de mayo Moreau había advertido que “en los próximos días se pondrá en marcha un operativo de denuncias judiciales con complicidad mediática que tiene como objetivo desacreditar el accionar de la Comisión Bicameral de Fiscalización de los servicios de Inteligencia que contribuyó a desnudar el plan sistemático de espionaje ilegal y persecución política más grande de la historia democrática de nuestra patria”. No se equivocó.

Dos días después, el 17 de mayo, el denunciado serial de la oposición, Dupuy de Lome, denunció a Moreau por abuso de autoridad y la violación de los deberes de funcionario en el “caso San Nicolás”. Esa primera presentación quedó radicada en el juzgado federal Nº 12 del edificio de Retiro y es la que provocaría que Stornelli deba soltar el expediente.

Al anoticiarse de la denuncia de Dupuy de Lome, Moreau tuiteó: “Es la vendetta mafiosa. No soportan que hayamos contribuido a desnudar el plan sistemático de espionaje ilegal y persecución política más grande de la historia argentina. Ahí está con su amigo Macri. #NuncaMas”. Moreau acompañó el texto con una fotografía de Dupuy de Lome junto a Macri. Las vinculaciones con Macri con los otros dos denunciantes del diputado nacional son mucho más explícitas.

El 19 de mayo, Arietto, exasesora de Patricia Bullrich, denunció a Moreau en Comodoro Py. Es el caso que quedó en manos de Stornelli. Pero también la Coalición Cívica acudió a los tribunales de Retiro aquella misma jornada. Hicieron una presentación similar que quedó radicada en el juzgado federal Nº 2 de Comodoro Py, a cargo de Sebastián Ramos.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►