La negociación paritaria de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) cerró anoche en un aumento salarial del 18,5%. De esa manera, se convirtió en el mayor sindicato que consiguió superar el techo del 15% impuesto por el Gobierno, a pesar de que el Ministerio de Trabajo les exigió reformularlo para que no se interprete como un desafío a su tope.

Además, se acordó un piso salarial de 16.800 pesos para los operarios que ingresen a la construcción, lo cual supera en un 25% al pactado el año pasado, y también incluyó una cláusula de revisión a fin de año.

Si bien el Ejecutivo había pedido cambios en los términos de la paritaria, finalizó casi en los mismos términos que el sindicato había pactado de palabra con las empresas hace un mes.

El acuerdo estipula un aumento salarial de 6% de abril y otra de 9% en julio, y, además, incluye el pase a remunerativo de $4.000 que se acordó en la paritaria de 2017, por lo que el porcentaje de este año se en un promedio de 2,5%. Así, esto se acumula con el 15% de base y logra sumar un 18,5%.

A pesar de las trabas impuestas desde el Gobierno para tapar un pacto mayor al 15% que extendió la negociación un mes más y casi llevó al gremio a realizar un paro nacional, el pacto fue firmado por el secretario general de la UOM, Antonio Caló, y por las patronales metalúrgicas Adimra, Camima, AFAC, Afarte, Fedehogar y Caiama, aunque faltó la firma de funcionarios del Ministerio de Trabajo.

Junto a los aceiteros, que acordaron un aumento del 19%, y La Bancaria, que pactó un 15% más agregados que suman un 20,6% de incremento salarial, son los únicos sindicatos que lograron superar el techo de 15% del Ejecutivo.

LEÉ MÁS: RATAZZI PIDIÓ UN DÓLAR A $26, DOLARIZAR LA ECONOMÍA Y UNA FUERTE REFORMA LABORAL