La diputada provincial electa de Santa Fe, Amalia Granata, se sumó a los ataques contra Luciana Salazar. La vedette se caracterizó, en las últimas semanas, por tirar bombas políticas en redes sociales, pero la mediática la acusó de operadora.

Granata optó por enviar un mensaje de audio al programa Los Ángeles de la Mañana para apuntar contra Salazar: "Lo que es extraño su nuevo rol de politóloga, porque en realidad ella no es periodista, ni estudió Ciencias Políticas. Así que entiendo que cuando sube los tuits lo hace como operadora".

La oficialista aseguró que no hay "nada malo" con ocupar ese rol porque "hay gente que en la política cuando no tiene un rol específico, opera". En ese ámbito, según analizó, los tuits de Luciana "están muy bien escritos y contienen muy buena información –alguna incomprobable, pero información en sí–, y cuando está en vivo, tartamudea y no puede explicar bien las cuestiones políticas a las cuales hoy se dedica".

Salazar tomó un rol protagónico en la política nacional cuando comenzó a lanzar informaciones políticas muy precisas y acertadas sobre las elecciones y las consecuencias de la crisis. Ésto le valió ataques en redes sociales, de parte de trolls, pero también de funcionarios macristas como el diputado Fernando Iglesias.

La santafesina se sumó a la oleada de críticas contra la vedette y aseguró sentirse extrañada por su zambullida en la política después de que ella haya sido electa diputada: "Pareciera que está un poco obsesionada conmigo. Y lamento que no pueda dar vuelta la página. Yo no le hice ningún daño. Yo salí con una persona que en ese momento estaba soltera, que es su ex pareja".

Granata hizo referencia a Martín Redrado, extitular del Banco Central, y aseguró que, a diferencia de Salazar, ella no está "anclada en eso. Lamento que ella no pueda terminar con esa historia". Incluso, en las vueltas de la vida, vaticinó: "Quizá está buscando ser diputada en las próximas elecciones y, quién te dice, compartir algún día banca conmigo".