Los Obama ganaron un Oscar: de la Casa Blanca a la Red Carpet

El documental American Factory es una producción de los Obama, con capital de Netflix. Crónica de una alianza inusual.

11 de febrero, 2020 | 18.05

¿Qué une al ex presidente de Estados Unidos Barack Obama y a su esposa Michelle con Netflix? Por inusual que parezca, una productora de cine. La misma que produjo American Factory, el documental que se alzó con el galardón a Mejor Documental durante la última entrega de los Oscar. ¿De dónde surge esta alianza? 

Vicentin: de gran empresa a gran estafa

Creada bajo el nombre de Higher Ground Productions, la productora del matrimonio Obama surge como respuesta a los atropellos en la democracia estadounidense. "Tocaremos temas como la raza y la clase, la democracia y los derechos civiles…, no van solo a entretener sino que educarán, conectarán y nos inspirarán a todos”, afirmó hace tiempo el ex mandatario, a lo que su mujer agregó: "Habrá contenidos para todos: para mamás y papás, para niños curiosos y para cualquiera que simplemente esté buscando ver algo interesante e inspirador al final de un ajetreado día”.

Ante lo ambicioso de la empresa y la posible amenaza de un nuevo jugador en la cancha, Netflix sedujo a los Obama para trabajar juntos: Netflix compra proyectos y los capitaliza, y los Obama los crean. Así surgió el impactante documental American Factory, que sitúa a la audiencia en el Ohio postindustrial y en la historia de un multimillonario chino que abre una nueva fábrica donde se encontraba una planta abandonada de General Motors. Los primeros días de esperanza y optimismo chocan con el sueño americano. El alto impacto que ocasionó el título llevó a Netflix a ampliar el contrato con 2 películas más, por el momento: La vida de Frederick Douglass, un afroamericano que escapó de la esclavitud y se convirtió en un defensor del movimiento abolicionista, y una película documental: Crip camp, que repasará el nacimiento del movimiento de defensa de los derechos de las personas con discapacidad en Estados Unidos gracias a las acciones de un campamento de jóvenes con estas características en los años setenta.

Más allá de la alianza, si hay algo que Barack y Michelle dejaron claro desde el inicio fue la impronta de material propio. Es así que tienen muchos títulos en preproducción, sin el sello de Netflix. Esto les da entidad propia y los transforma en competidores a temer, no cualquiera gana un Oscar en su primera incursión en el séptimo arte. Entre los proyectos a desarrollar se encuentran: Bloom, una serie ambientada en Nueva York después de la Segunda Guerra Mundial y en el mundo de la moda, en una época en la que las mujeres y los negros debían sortear numerosos obstáculos (la producción lleva la firma de Callie Khouri, guionista de Thelma y Louise) y Overlooked es otra serie que, inspirada en la columna de obituarios de The New York Times que lleva el mismo nombre, se encargará de dar a conocer las historias de importantes personalidades cuyas muertes han pasado desapercibidas.

Además, y como no podía faltar, aprovecharán este nuevo canal para dedicarle una serie al presidente Donald Trump, titulada The fifht risk. La serie estará basada en el libro homónimo de Michael Lewis, quien relata la peligrosa combinación de ignorancia, desprecio a la ley e intereses privados que guiaron los primeros pasos del gobierno de Donald Trump. 

 

El Oscar ya les dio notoriedad, será cuestión de tiempo para comprobar si el galardón puede sostenerse en el tiempo. Las productoras reciben a Higher Ground Productions con los ojos alertas, pues la idea y los contenidos prometidos se ofrecen ambiciosos. ¿Estamos ante el inicio de una nueva Netflix?

 

 

 

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►