Nuevo video muestra que no hubo enfrentamientos antes de la muerte de la periodista palestina

20 de mayo, 2022 | 14.46

Un nuevo video difundido hoy muestra que no hubo enfrentamientos antes de la muerte de la periodista palestino-estadounidense de la cadena Al Jazeera Shireen Abu Akleh, ocurrido hace poco más de una semana en un campamento de refugiados en Cisjordana y que provocó indignación mundial y llamados generalizados para una investigación independiente.

La grabación, verificada por Al Jazeera, corrobora los relatos de los testigos y agrega más pruebas a la versión de que fueron las fuerzas israelíes las que dispararon contra Abu Akleh.

El nuevo video comienza momentos antes de que mataran a la periodista, de 31 años, y muestra una relativa calma y tranquilidad, en contra de las afirmaciones de los funcionarios israelíes de que se estaban produciendo combates en la zona.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Según sus colegas y testigos en el lugar, la reportera fue asesinada por un soldado israelí el 11 de mayo mientras cubría una incursión militar en la ciudad ocupada de Jenin, en Cisjordania.

El video muestra un silencio inicial sin sonidos de lucha, lo que corrobora los informes de testigos de que no hubo enfrentamientos entre las fuerzas israelíes y los combatientes palestinos en el momento del tiroteo, al contrario de lo que sugirió Israel, informó Al Jazzera en su sitio online.

Se ve a algunas personas hablando y riendo en primer plano y otras en el fondo, incluida Abu Akleh y algunos de sus colegas que usan chalecos antibalas azules, también visibles.

Abu Akleh y los demás periodistas caminan en dirección a donde se encontraban las fuerzas israelíes, antes de que comiencen a sonar los disparos.

Una vez que empieza el tiroteo, las personas en primer plano comienzan a huir de donde estaban posicionadas las fuerzas israelíes. Se puede ver a Abu Akleh tirada en la calle después de recibir un disparo.

La muerte de la periodista provocó indignación mundial y llamados generalizados para una investigación independiente.

En este contexto, Israel informó ayer que no abrirá una investigación sobre la muerte de la periodista palestino-estadounidense, y agregó que detuvo a uno de los portadores del féretro de la mujer, cuyo funeral estuvo marcado por el violento accionar de las fuerzas israelíes, lo que generó una condena internacional.

Israel pidió una investigación conjunta con la Autoridad Nacional Palestina (ANP) sobre el asesinato y que la ANP entregue la bala para un análisis forense para determinar quién la disparó.

Los funcionarios palestinos se negaron porque, dijeron, realizarán su propia investigación y llevarán el caso a la Corte Penal Internacional, que ya está analizando posibles crímenes de guerra israelíes.

El funeral de la periodista, celebrado el viernes pasado, estuvo marcado por el actuar de los uniformados de Israel, que cargaron contra civiles, algunos por mostrar banderas palestinas.

Las imágenes de televisión de la procesión fúnebre mostraron a las fuerzas israelíes usando granadas aturdidoras contra una multitud en el barrio de Sheikh Jarrah en Jerusalén Este. El hecho provocó también la condena de casi toda la comunidad internacional.

La Policía informó que detuvo a uno de los portadores del féretro y negó la afirmación de un abogado según la cual el arresto está vinculado a su rol en ese funeral.

Con información de Télam

LA FERIA DE EL DESTAPE ►