El hospital oncológico "Marie Curie" de la Ciudad de Buenos Aires atraviesa por un momento de abandono: ausencia de tecnología, equipos viejos y falta de personal. La precaria situación fue denunciada por el doctor Alejandro Oscar Fernández, director del nosocomio.

En una recorrida que realizó el Defensor del Pueblo Adjunto, Arturo Pozzali, el director denunció que desde el Gobierno porteño no permiten la realización de nuevas obras o implementación de nuevos equipos. Esto es producto de que el Ministerio de Salud de Ciudad tienen en sus planes el proyecto de construir un complejo hospitalario en el sur de la ciudad que incluya la construcción de edificios que alberguen a los hospitales Udaondo, Ferrer, Muñiz y al mismo Marie Curie.

Los métodos de tratamiento que se usan en el Marie Curie solo persisten en algunos países de África

El problema con este proyecto es que se realizaría en un plazo de cinco años, tiempo que el Marie Curie no puede esperar para avanzar en las mejoras que requiere. El director del Instituto denuncia que la tecnología de cobalto utilizada en el hospital para tratamientos oncológicos fue abandonada en la década del ´50 por todos los países desarrollados, manteniéndose actualmente en Capital Federal y algunas naciones de África.

Es tan antigua la tecnología utilizada que en ocasión de la visita de médicos del hospital gemelo que funciona en Francia, los oncólogos franceses felicitaron a los argentinos por las excelentes condiciones en que mantenían el museo. Los trabajadores del hospital tuvieron que explicarles que trabajaban a diario con esa tecnología.

Además de la ausencia de equipos, hay otros problemas. Con el objetivo de instalar un nuevo elevador, se utilizó un área donde se encontraba un quirófano y eso redujo a la mitad la capacidad de atención de la institución. Asimismo, Fernández denunció la ausencia de personal calificado, como enfermeros y anestesistas.

Desde la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires solicitaron al Ministerio de Salud de Ciudad un pedido de informe para constatar el estado actual en que se encuentra el hospital. El mismo recorre los siguientes ejes: Si hay algún proyecto para modernizar la tecnología en los equipos de radioterapia (actualmente utiliza un sistema de los 50); si hay relevamientos de las instalaciones eléctricas; si hay algún sistema para mejorar el sistema de ductos para gases; si se planea la realización de alguna obra para aumentar el número de quirófanos; si hay un relevamiento de los instrumentos que ingresan en el hospital y si hay un proyecto de infraestructura para solucionar las deficiencias actuales del hospital. Todavía se está a la espera de las respuestas.