"Caro y tardío": el acuerdo de Córdoba para salir del default recibió críticas del Frente de Todos y la UCR

Apuntaron que el acuerdo paga mucho más de capital y el doble de intereses que la Nación y otras provincias. 

14 de enero, 2021 | 14.01

El lunes pasado, el gobernador cordobés Juan Schiaretti había anunciado que “Córdoba acaba de restructurar su deuda externa de títulos con jurisdicción extranjera de manera exitosa y sin entrar en default”, luego de que el pasado viernes 9 venciera el plazo para pagar US$ 25 millones en concepto de intereses de deuda. Técnicamente, Córdoba había entrado en default hasta el anuncio del lunes. El gobernador cordobés tenía tiempo hasta hoy para discutir el pago de bonos de la deuda externa por US$ 1.685 millones que vencen en 2021, 2024 y 2027.

Los negocios de Santa María con Clarín y Cambiemos

“Córdoba tomó esta deuda y ahora por la crisis que produce la pandemia la ha reestructurado, lo cual nos permite augurar un mejor horizonte financiero por delante, porque la deuda empieza a vencer en el año 2023 y se extiende hasta 2029 inclusive”, posteó el gobernador en su cuenta de Twitter.

Y a los periodistas les dijo que “el cambio en las fechas de vencimiento representa un ahorro de US$ 700 millones, entre 2021 y 2024; mientras que la baja en la tasa de interés repercutirá en otros US$ 200 millones hasta 2029”.

Sin embargo, desde el Frente de Todos y la Unión Cívica Radical (UCR) coincidieron en criticar a Schiaretti porque “la negociación fue tardía” y “el acuerdo es malo, es caro para los cordobeses”.

El diputado nacional Eduardo Fernández del Frente de Todos le dijo a El Destape que “este acuerdo de Schiaretti con los acreedores externos no conserva el concepto de sostenibilidad de la quita y se basa en un incremento de la recaudación. Además, Schiaretti miente cuando dice que es la primera provincia que logra un acuerdo con los bonistas, ya hubo otras provincias que acordaron antes, como Neuquén y Mendoza”.

“Otra vez, el gobernador de Córdoba, a contramano de la política financiera del Gobierno nacional, patea para adelante el problema de la deuda, en lugar de volverla sostenible, comprometiendo el futuro de las y los cordobeses. Córdoba pagará US$ 88 por cada US$ 100 de valor nominal, y cupón promedio de 6% con pago en efectivo y capitalización de intereses; condiciones ausentes en la reestructuración llevada adelante por la Nación; en la que el acuerdo implicó el pago de US$ 54,80 por cada US$ 100 de valor nominal, con un cupón del 3%”, apuntó el diputado del Frente de Todos cordobés.

Fernández agregó que “el acuerdo de Córdoba implica un ahogo financiero de acá a tres años, Schiaretti no estará más gobernando y le tira el problema a sus sucesores, pero peor aún, complica el futuro de los cordobeses; fue una financiación cara, pagar intereses del 6%, cuando a nivel internacional hay tasas del 0% o el 1%, indican que Schiaretti negoció mal”.

El representante del Frente de Todos aseguró que “la oferta realizada por Córdoba terminó pagando por encima de otras provincias que ya acordaron la reestructuración de su deuda, como Neuquén, que acordó con los bonistas pagar US$ 83,5 y un cupón promedio del 5,35% y Mendoza que acordó US$ 83,4 y un cupón promedio de 5%”.

Desde el radicalismo, el diputado nacional mestrista Hugo Romero también apuntó sus cañones contra el acuerdo del gobernador con los bonistas: “Schiaretti tomó deuda porque les mostró a los acreedores que tenía superávit corriente. Ese superávit, esa fortaleza en las finanzas que mostró el gobernador cuando fue a pedir plata, no se debe a que es un gran administrador, como se quiere mostrar por los medios; sino que es producto de que Córdoba recibe fondos nacionales extras, por el acuerdo con la Nación por el financiamiento del déficit de la caja de Jubilaciones de la Provincia y por la mayor presión fiscal a los contribuyentes con los impuestos provinciales”.

El diputado Romero, que integra la Comisión de Presupuesto en la Cámara baja, señaló que “esa deuda se tomó con un dólar inferior a los $ 20 y hoy supera los $ 80”; y cuestionó que “la negociación fue tardía y mala, porque la condición de acuerdo de los pagos de 2021, 2024 y 2027 fue de modo bullet, que es con amortización al final; en vez de ir pagando anualmente para alivianar los costos y pagos”.

Para Romero –milita con el ex intendente capitalino Ramón Javier Mestre-; “la negociación de Schiaretti es tardía, acordó en enero de 2021; cuando otras provincias como Mendoza acordaron en septiembre del año pasado; incluso la ciudad de Córdoba donde también gobierna el intendente Martín Llaryora, del mismo signo político que el gobernador, el acuerdo se realizó en noviembre y en mejores términos”.

El diputado radical apuntó que “en 2021 se pagarán US$ 709 millones con tasa final de 7,125%; en 2024, US$ 510 y 7,45% y en 2027, US$ 450 con 7,125%. En septiembre, Schiaretti había ofrecido pagar al 1% y los bonistas no acordaron porque no le creyeron, dijeron expresamente que Córdoba no hacía una oferta creíble. Volvieron a negociar en noviembre, dos veces en diciembre, y otra vez en enero; evidentemente, el acuerdo fue malo y tardío, teniendo en cuenta que ya estaban los antecedentes de la Nación con un acuerdo de US$ 55 por cada US$ 100 y un cupón del 3%; y el de Mendoza con una reestructuración de deuda de US$ 80 cada US$ 100”.

Romero recordó que “el ministro de Finanzas de Córdoba, Osvaldo Giordano, reconoció que al 30 de noviembre de 2020, la deuda de Córdoba llegaba a $ 223,1 mil millones, $ 5.000 millones más que a principios del mismo mes, sólo por la suba del dólar. Hay que aclarar que la situación se agrava si tenemos en cuenta que el 89,6% de la deuda se tomó en divisas: 86% en dólares, 3,4% en euros y 0,2% en dinares de Kuwait”.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►