El procurador interino Eduardo Casal, que sigue órdenes de la Casa Rosada, prorrogó por 4 meses la designación a dedo del fiscal Gerardo Pollicita, de estrecha relación con Mauricio Macri, a cargo de la investigación penal por el caso Correo Argentino.

Pollicita quedó como subrogante de la fiscalía N 8 de Comodoro Py luego de que el mismo interino Casal desplazara al fiscal Juan Pedro Zoni, que había empezado a investigar a Macri. Esta cambio arbitrario era por 4 meses y rotativo entre los fiscales federales. Pero Macri no quiere riesgos y le prorrogaron el cargo por 4 meses más.

Casal, el procurador interino, desplazó a Zoni el 6 de abril. Como informó El Destape, la excusa fue que Zoni concursó para una fiscalía en Santiago del Estero, que aún no está operativa. Tras su concurso, Zoni le envió una nota a la entonces procuradora Alejandra Gils Carbó donde se puso a disposición para "que me asigne en carácter de subrogante en cualquier otra Fiscalía vacante, hasta tanto sea habilitada la dependencia para la cual fui designado”. El 29 de diciembre de 2014, Gils Carbó lo asignó a la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N 8, que estaba vacante. El 27 de agosto de 2015, Gils Carbo dispuso el traslado definitivo de Zoni a Comodoro Py. A Zoni le tocó investigar a Macri por el caso Correo y a mediados de marzo pidió una serie de medidas para avanzar. La intervención de Zoni, sin embargo, siempre fue limitada por la sombra latente de un posible traslado a Santiago del Estero y por los manejos del juez Ariel Lijo, hábil titiritero de expedientes.

Luego de pedir estas medidas, Zoni fue trasladado. La resolución llevó el número 69. La 70, también con la firma de Casal, puso en su reemplazo al fiscal Pollicita. La decisión fue todo un mensaje, ya que son conocidos sus vínculos con Macri y el operador PRO Daniel Angelici.

Según la resolución 70, su designación era por 4 meses para luego iniciar alguna forma de rotación entre los fiscales de Comodoro Py. Nunca se explicó porqué esa supuesta rotación comenzó por Pollicita, pero no hacía falta. El plazo de 4 meses venció el 16 de agosto. Al día siguiente, el interino Casal firmó la resolución 180 para darle 4 meses más a Pollicita. Ni rotación ni justificaciones. Sólo control de daños para la causa que puede poner en aprietos a Macri y los suyos.

Además de Macri, en esta causa están imputados el entonces ministro de Comunicaciones Oscar Aguad y su director de jurídicos Juan Manuel Mocoroa, directivos de las empresas SIDECO, SOCMA y Correo Argentino del holding Macri y la jueza Marta Cirulli, investigada por avalar el vaciamiento de Correo pero aún así se niega a excusarse en la causa que sigue en el fuero comercial.

También Julio César Rivera, abogado histórico de Macri propuesto ahora para conjuez de la Corte Suprema y que, en el caso Correo, actúa como síndico general. El síndico tiene la tarea de controlar que todo el proceso cumpla la ley. Queda claro que lo que hizo Rivera es beneficiar a la familia Macri, que hace más de 17 años que no paga su multimillonaria deuda con el Estado. Como abogado de Macri, un éxito. Como síndico, cómplice de esta estafa a las arcas públicas.

Esta maniobra de estirar el plazo del fiscal Pollcita en el caso tiene su complemento con las nuevas presiones al juez Lijo a través de amenazas mediáticas de que se investigará el patrimonio de su hermano Alfredo. Las idas y vueltas de esa investigación bailan al ritmo de las negociaciones entre el juez y el Presidente.

Hace unos días, el fiscal Pollicita pidió el expediente del fuero comercial, donde tramita la causa por la multimillonaria deuda que Macri le quiso condonar a su familia. El fiscal le informó a El Destape que prepara un nuevo pedido de medidas pero no quiso especificarlas. La jugada indica que puede haber buenas noticias para los Macri.