Científicos crearon un embrión de ratón que es 4% humano: el nivel más alto de células humanas en un animal hasta ahora

Este hallazgo tiene un enorme potencial para el tratamiento de enfermedades humanas, incluso para el coronavirus.

23 de mayo, 2020 | 10.30

Los científicos han creado un embrión de ratón que sorprendió a todos los investigadores debido a que es en parte humano: un 4% para ser exactos. El híbrido es lo que llaman una quimera humano-animal, un solo organismo que está formado por dos conjuntos diferentes de células, en este caso, un embrión de ratón que tiene células de ratón y células humanas.

VIDAL en salud: ABANDONO TOTAL

Esta quimera de ratón humano tiene, por mucho, el mayor número de células humanas jamás registradas en un animal, según los investigadores. Su experimento sugiere que se pueden generar muchos tipos de células humanas en embriones de ratón, y a un ritmo mucho más rápido que en embriones humanos.

Y eso, dicen los científicos, tiene un enorme potencial para el tratamiento de enfermedades humanas, posiblemente incluso para el COVID-19.

Investigadores de la Universidad Estatal de Nueva York en Buffalo y el Centro Integral de Cáncer Roswell Park publicaron los hallazgos, la semana pasada, en la revista Science Advances.

Estos hallazgos son importantes por varias razones, dijo Jian Feng, profesor de Fisiología y Biofísica en la Universidad de Buffalo, uno de los autores del estudio. Por un lado, muestra que es posible generar muchos tipos de células humanas maduras en embriones de ratón, que podrían usarse para producir células, tejidos u órganos para tratar enfermedades.

En este estudio, el equipo de investigadores inyectó de 10 a 12 células madre humanas en embriones de ratones en desarrollo. En 17 días, esas células madre se convirtieron en millones de células maduras, incluidos los glóbulos rojos humanos y las células oculares.

En un embrión humano, tomaría alrededor de ocho semanas generar glóbulos rojos humanos e incluso más tiempo generar células oculares humanas, dijo Feng.

“Estas observaciones sugieren que el mecanismo que especifica el tiempo de desarrollo puede cambiarse”, escribió en un correo electrónico a CNN. “Con esta implicación, habrá descubrimientos más dramáticos en el futuro”.

SOSTENÉ A EL DESTAPE ►