El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, buscó avanzar con la flexibilización laboral en el sector textil y se topó con la rotunda negativa de las tres cámaras industriales y cuatro gremios de la actividad, además, que adelantaron que no se prestarán para ninguna modificación del proyecto que impulsa el Gobierno.

El proyecto estaba enmarcado dentro de las recomendaciones del FMI, que busca bajar los "costos laborales". El Gobierno quería evitar el pago de horas extras y la creación de un "fondo de cese laboral" para eliminar las indeminzaciones por despido.

El plan de Cambiemos es avanzar con reformas laborales sectoriales a falta de consenso político para imponer en el Congreso el proyecto integral que elaboró la administración de Mauricio Macri. Por lo cual, el Acuerdo Compromiso por la Producción y el Empleo de la Industria Textil e Indumentaria, que la cartera de Producción y Trabajo distribuyó, incluye un nuevo marco normativo para el trabajo a domicilio y contempla reemplazar las actuales indemnizaciones por un “fondo de cese laboral”, así como la flexibilización de la jornada laboral, las vacaciones y el pago de los aguinaldos.

Embed

Según reveló el Ámbito Financiero, el proyecto quedó, por ahora, en suspenso. En su lugar la Asociación Obrera Textil (AOT), el sindicato del Vestido (Soiva), la Unión de Cortadores y el gremio de empleados textiles (Setia) unificaron un documento con severas críticas a la iniciativa y advirtieron que no prestarán acuerdo para ninguna modificación a sus respectivos convenios laborales.

Asimismo, los gremialistas advirtieron que a contramano de lo enunciado en el borrador oficial, el proyecto reformista no contaba con el aval siquiera del grueso de los empresarios convocados.

Además, lejos de flexibilizar condiciones de trabajo los ejecutivos de la actividad habían acudido a las reuniones previas con Aparicio para plantear la necesidad de facilitar el crédito, reducir las tasas de interés, autorizar el pago de subsidios Repro y recrear el mercado interno mediante normas de aliento al consumo.

En tanto, la reforma laboral del sector quedó en stand byy alumbró una nueva instancia de diálogo sectorial. La FITA invitó a los cuatro gremios a un encuentro en el ámbito privado para el próximo lunes, al que también citará al resto de las entidades patronales.