El presidente Mauricio Macri modificó el decreto 1212 que sostiene un régimen especial para de aportes de los futbolistas y regula las contribuciones patronales de los clubes al Estado. La medida se inscribe en el camino de desfinanciación de los instituciones para convertirlos en Sociedades Anónimas Deportivas (SAD).

Mediante el decreto 231/2019, que se publicó el lunes en el Boletín Oficial, Macri aumentó la alícuota de los clubes al 7,25%, en tanto que amplió la base de conceptos sobre la que se toma la carga tributaria y eliminó el beneficio para las escuelas que dependan de las entidades deportivas.

12121.jpg

En concreto, el decreto sube de 6,5% a 6,75% el proporcional de los ingresos brutos de las instituciones sociales que son destinados a la seguridad social, mientras que mantiene un 0,5% para cubrir el desfinanciamiento y deudas.

Embed

Además, la nueva modificación excluye de este sistema a las entidades educativas que son manejadas por los clubes, en una suerte de castigo que se resume en la premisa "cuanto mayor actividad social tenga el club, menos beneficiado será".

Asimismo, agrega conceptos sobre los cuales se aplicará la alícuota principal como el de los ingresos por patrocinio de los torneos o partidos de la Selección argentina, que afectan de forma directa a la AFA y la Superliga.

12122.jpg

El nuevo decreto de Macri es un golpe más para las economías de los clubes que ya se vieron sacudidos por los astronómicos tarifazos, la salvaje devaluación del último año y la caída en el pago de las cuotas sociales y en la venta de entradas, como consecuencia del deterioro de la economía familiar.

En esas condiciones, el ahogamiento económico se vuelve un temor cada vez más fuerte en las instituciones sociales, una tendencia impulsada por el macrismo que se interpreta en gran parte del mundo del fútbol como una presión más para imponer las SAD, un viejo objetivo que Macri ya intentó imponer como presidente de Boca.

"La reducción del 1212 va directo al ahogo financiero de los clubes, principalmente los clubes medianos y que tienen espacios solidarios y de contención, que se van a ver recortados", resaltó Hernán Aisenberg de la Coordinadora de Hinchas, un espacio que reúne a simpatizantes de distintos clubes contra las Sociedades Anónimas.

Y alertó: "Se pierde el lazo social y la presencia territorial de los clubes, que es su objetivo primordial, aunque a veces lo olvidamos por hiperprofesionalización del fútbol. Esto es parte de la estrategia del macrismo, que necesita la ruptura del lazo social para instalar el modelo neoliberal"

La medida instaurada en 2003 por Eduardo Duhalde se convirtió en un suplemento importante para los las entidades sin fines de lucro, sobre todo en tiempos de crisis, sin embargo, el macrismo la utilizó como método de extorsión para que los clubes aprobaran las SAD,.

Pese a la amenaza (se especuló con llevar la alícuota al 15%), las instituciones rechazaron siquiera votar esa medida en su asamblea de 2018 y la tensión pareció diluirse. No obstante, el Gobierno no abandonó la intención de aumentar el gravamen.

"Es otra bala más en este intento por destruir a los clubes y siguen avanzando. En algún punto alguien tiene que decir basta", sentenció.