Por Mariano Parada Lopez
De la redacción de El Destape
@mparadalopez


En un año de caída de la actividad automotriz, desde la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC) advierten por lo que llaman un "ajuste necesario" en el sector de las autopartes. En pleno conflicto con los trabajadores de Lear, el gerente general de la entidad reconoce a la postura del gobierno, critica al fallo de la jueza Arroyo Salgado y acusa a la comisión interna de fogonear el conflicto por "marketing".

El Destape: -¿Cómo evalúa este conflicto de Lear?

Juan Cantarella: - No es una situación generalizada dentro del sector. Si bien en parte puede estar vinculado a la coyuntura, tiene ribetes diferentes a los de otras empresas. Hay un contenido político que no existe en otros casos. Es una cuestión donde hay una puja política con grupos de izquierda que fundamentan su accionar en prácticas que les permiten seguir estando en boca de todos, con lo cual el conflicto es parte del marketing que están buscando. No les interesa la continuidad de la empresa. Parece que, en vez de perder el 20% del empleo, algo que una empresa tiene que hacer por caída de la actividad, estarían más contentos si la empresa estuviera bloqueada.

ED: -¿Cómo está la situación en general de las empresas autopartistas? ¿El estado de Lear es generalizado?

JC: -La situación global es complicada. Hay un nivel de actividad con caída del 25%, pero la situación es heterogénea. Hay once terminales en Argentina, algunas que cayeron un 50% y otras que producen lo mismo que el año pasado. La mayoría de las empresas llevaron algún tipo de ajustes, ya sea en horas extras, (trabajadores) contratados y en algunos casos hubo pérdida de empleo, pero no fue conflictivo. Hubo retiros voluntarios y se consensuó con los trabajadores la indemnización. Esos ajustes son necesarios para preservar el resto de las fuentes de trabajo.

A veces, si una empresa no se ajusta en tiempo y forma, tira unos meses más. Pero si la situación financiera se agrava el que corre riesgo es el 100% de las fuentes de trabajo.

ED: -¿Cómo evalúan la posición del gobierno en cuanto a la actividad y a los conflictos gremiales?
JC: -Vemos que están preocupados, tomando algunas medidas, como el Pro.Cre.Auto, para que la caída sea menor. También han sacado algunas medidas de financiamiento para el sector productivo. Con respecto al conflicto, hay total conciencia de lo dañino que es esta práctica de estar bloqueando. Hay que tener en cuenta que quienes cometieron desmanes y amenazaron son una minoría y muchos ni son empleados de la empresa. Eso el gobierno lo tiene claro pero se tiene que manejar dentro de los límites de la Justicia.

Si aparece algún juez que dictamina esto... a veces no se está midiendo la totalidad de las implicancias que por ahí tiene no poner un límite, dentro de la ley, a estas prácticas.

ED: -¿Usted cree que Lear puede cerrar las puertas?

JC: -No lo sé. A priori, uno no puede descartar ningún escenario.

ED: -¿Cómo es el escenario para 2015?

JC: -Sería un año similar al 2014. Puede ser un poco más o un poco menos, pero no sustancialmente diferente.