Aun no llegaron al país las pistolas Taser que Patricia Bullrich anunció hace casi de un año

La ex ministra de Seguridad había anunciado que prontamente iban a estar disponibles pero eso nunca ocurrió. Qué dicen en la cartera de Sabina Fréderic. 

06 de febrero, 2020 | 07.35

A casi dos meses de finalizada la gestión de Patricia Bullrich en el Ministerio de Seguridad, las pistolas Taser que adquirió en julio pasado cuando todavía estaba al frente de la cartera aún no llegaron al país. Se trata de las 100 pistolas eléctricas de "incapacitación temporaria" por las que el Gobierno pagó el año pasado 86.200 dólares (862 dólares cada una), a cotización de hoy, 7.068.400 pesos. Además, la gestión anterior había adquirido cartuchos para esas armas por 36.800 dólares, un total de 3.017.600 pesos.

El 22 de julio pasado, Bullrich aseguró que a partir de septiembre iban a estar en funcionamiento en las fuerzas de seguridad las pistolas Taser compradas por licitación a una empresa de Estados Unidos. Incluso, en ese momento, la ahora presidenta del PRO dijo que algunos efectivos ya habían comenzado a realizar prácticas de manejo del arma con quince Taser que habían sido cedidas a préstamo por la provincia de Mendoza. Siete meses después, los dispositivos no llegaron a la Argentina y no se sabe cuál es la fecha exacta de entrega.

Fuentes del Ministerio de Seguridad que conduce Sabina Frederic señalaron a NA que el arribo de las pistolas no tiene una fecha prevista, pero "se espera que lleguen" en las próximas semanas. La idea de Bullrich era que los efectivos de las Policías Federal y Aeroportuaria utilizaran las Taser en terminales ferroviarias y aéreas. Sin embargo, tras el cambio de gestión, el 24 de diciembre último se derogó el protocolo de uso de este tipo de armas, por lo que cuando lleguen al país no serán utilizadas para el objetivo original que tenía la ex ministra de Mauricio Macri.

El cambio tiene un punto clave: mientras que para la anterior gestión eran armas no letales, lo que flexibilizaba su uso, la actual conducción de Seguridad las enmarca dentro de las armas que pueden causar la muerte, por lo que obliga a otro tipo de recaudos para su uso. 

Según pudo saber NA, las 100 armas eléctricas serán destinadas al uso de las fuerzas especiales (Albatros de Prefectura, Alacrán de Gendarmería y GEOF de Policía Federal), que ya cuentan con este tipo de pistolas para casos complejos como secuestros y toma de rehenes, entre otros.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►