Massa en Economía, semana tres: dólar blue en calma, recuperación de la Bolsa y alza de las acciones argentinas

A la recuperación de la Bolsa y las acciones, más la estabilidad de los dólares ilegal y financieros se le suma que el Banco Central acumuló siete jornadas consecutivas de adquisiciones por cerca de US$ 150 millones.

20 de agosto, 2022 | 11.14

Las distintas medidas aplicadas en las tres semanas que Sergio Massa lleva al frente del Ministerio de Economía tienen su impacto positivo en la estabilidad que muestran los dólares blue y financieros como también la recuperación de la Bolsa y las acciones argentinas en Wall Street.. A la par, el Banco Central (BCRA) acumuló una racha de siete jornadas consecutivas de compras netas por cerca de US$ 150 millones en el mercado cambiario. Los especialistas destacan las medidas orientadas a fomentar las exportaciones y fortalecer las reservas.

Esta semana, el índice S&P Merval cerró 27% arriba del mínimo que supo tocar el mes pasado, un repunte considerable que mantiene el optimismo en el sector. Al tener en cuenta estos dos años y medio de gestión de Alberto Fernández, los analistas hablan de un retroceso del 6% en los papeles argentinos pero destacan el alivio que trajo la asunción de Massa.

El rebote en las acciones locales medidas en dólares y el retroceso del dólar blue, que supo alcanzar los 350 pesos los últimos días de julio son señales claras del mercado. En cuanto a los papeles en Wall Street, recuperaron casi 20% de sus pérdidas.

El índice líder de la Bolsa porteña es otro punto que muestra signos de recuperación pese a estar muy lejos de sus máximos. Un informe de Portfolio Personal Inversiones (PPI) publicado por el portal Noticias Argentinas, sostiene que "al medirlo en la divisa norteamericana, el índice se encuentra más cerca de sus mínimos históricos que de sus máximos. De cualquier manera, en lo que va del año registra una ganancia de 9% con 37 puntos que lo separan de su valor de cierre del 2021″.

Por otro lado, esta semana se llevaron adelante las primeras operaciones de adelanto de exportaciones de soja y otros productos bajo el nuevo sistema autorizado por el Banco Central, con el cual el Gobierno y las principales empresas agroexportadoras acordaron traer cerca de US$ 1.000 millones.

La medida ofrece a quienes adelanten exportaciones en operaciones de más de US$ 100 millones a traer esos dólares al país y a no liquidarlos por pesos en el plazo vigente actualmente (cinco días), sino que pueden dejarlos depositados por hasta 180 días en dólares en los bancos. Esta semana, los equipos técnicos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca, dependiente de Economía, y la mesa del enlace de las patronales del agro volverán a verse las caras para delinear acuerdos.

Según previsiones de la llegada de mil millones de dólares por parte de las cerealeras, se suma la firma ayer de una serie de contratos con el Banco de Desarrollo de América Latina-CAF, por los que el banco regional otorgará al país US$ 740 millones para financiar diversos programas, de los cuales los primeros 400 millones ingresarán la semana que viene.

El objetivo del Gobierno es reforzar con premura las reservas del Banco Central (BCRA), que el viernes cerraron en US$ 37.063 millones. Sin embargo, esta cifra está unos US$ 5.640 millones por debajo del nivel que habían iniciado el mes de julio, afectadas por el pago de compromisos de deuda externa y la importación de bienes y servicios.

Entre los principales factores que afectaron la balanza comercial estuvo la importación de energía, que en julio alcanzó un récord de US$ 2.400 millones, de acuerdo con proyecciones del BCRA, que esperan una demanda por unos US$ 600 millones menos en agosto.

Al respecto, el presidente del Central, Miguel Pesce, aseguró que esperan que las importaciones de agosto queden por debajo de los US$ 1.800 millones y que septiembre se ubiquen en el orden de los US$ 900 millones, un nivel similar al que tuvieron en abril, y merme así la presión cambiaria. "A fin de agosto podemos terminar en una situación de empate o de recuperación parcial de reservas", anticipó días atrás el titular del BCRA.

El día de su asunción, el 3 de agosto, Massa anunció una serie de medidas, como la de no requerir más asistencia monetaria al Tesoro y subir la tasa de interés (+17,5 puntos porcentuales en sólo un mes), para llevar calma al mercado cambiario y apuntalar la demanda de pesos en instrumentos del Tesoro.

De hecho, la semana pasada el Tesoro canjeó más de $ 2 billones en títulos que vencían en los próximos 90 días, y liberó así más del 80% de los compromisos de deuda en pesos a corto plazo.

Opinión de los consultores: "Mayores exportaciones y búsqueda de acumulación de reservas"

Respecto a la compra a de dólares y el fortalecimiento de reservas, el director de la consultora Analytica, Claudio Caprarulo opinó: "Todas las medidas que tiendan a buscar un mayor nivel de exportaciones y, en consecuencia, una mejora en la acumulación de reservas del Banco Central, son positivas. Ahora bien, son medidas que no son automáticas y que hasta por unas cuestiones de implementación de los bancos, etcétera, demoran su tiempo y el Gobierno está corriendo contra el tiempo".

La posibilidad, apuntó, de que haya un salto en el tipo de cambio -hoy el mercado de futuros descuenta un salto devaluatorio para los próximos meses- hace que "esas medidas difícilmente alcancen un volumen suficiente para revertir las expectativas".

"De todas formas -agregó- me parece que son correctas y que pueden ayudar en el corto plazo a contener la crisis cambiaria que está teniendo en este momento. Si a eso después le sumás, por ejemplo, menos presiones por el lado de las importaciones de energía y un aumento en el financiamiento externo, sea por REPO o por organismos multilaterales, por ahí lográs algunos meses donde vas a poder calmar la presión sobre el dólar".

Por su parte, el director de la consultora Epyca, Martín Kalos, señaló que "uno de los puntos clave para la consistencia del programa de corto plazo que viene presentando el Gobierno es que dejen de perderse reservas, y si fuera que se logran acumular reservas, tanto mejor. Es indispensable para frenar la sensación de inminencia de una crisis, por ejemplo, a través de una devaluación".

Sin embargo, sostuvo que "no es una solución de mediano plazo porque, en definitiva, lo que estás haciendo al adelantar exportaciones, no está generando nuevas, lo cual lleva entonces a que tenga patas cortas".

LA FERIA DE EL DESTAPE ►