La reina Isabel de Inglaterra, de buen humor tras su primera noche en el hospital en años

22 de octubre, 2021 | 05.19

La reina Isabel de Inglaterra, de 95 años, pasó una noche en el hospital por primera vez en años por lo que el Palacio de Buckingham calificó de "investigaciones preliminares", pero estaba de buen humor y de vuelta al trabajo en el Castillo de Windsor.

La monarca más anciana y longeva del mundo canceló el miércoles un viaje oficial a Irlanda del Norte. El palacio dijo que el personal médico había recomendado a la reina que descansara y que su dolencia no estaba relacionada con el COVID-19.

"Siguiendo el consejo médico de descansar unos días, la reina asistió al hospital el miércoles por la tarde para algunas investigaciones preliminares, regresando al Castillo de Windsor a la hora del almuerzo de hoy, y permanece con buen ánimo", dijo el palacio a última hora del jueves.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

El Palacio no dio detalles sobre lo que había provocado la atención médica.

Una fuente real dijo que la reina había permanecido en el hospital King Edward VII, en el centro de Londres, por razones prácticas y que su equipo médico había adoptado un enfoque cauteloso.

Isabel, que es reina de otros 15 reinos, entre ellos Australia, Canadá y Nueva Zelanda, volvió a su puesto de trabajo el jueves por la tarde y estaba realizando algunas tareas ligeras, dijo la fuente.

Gillian Keegan, ministra de Sanidad, dijo que era preocupante saber que la reina había pasado una noche en el hospital, pero que parecía estar recuperándose.

"(La Reina) Es fantástica y espero que hoy se encuentre mejor", dijo Keegan.

Isabel, que accedió al trono cuando Reino Unido se desprendía de su poder imperial, ha simbolizado la estabilidad para generaciones de británicos, consolidando la popularidad de la monarquía a pesar de los sísmicos cambios políticos, sociales y culturales que amenazaban con convertirla en un anacronismo.

Una dedicación silenciosa e inflexible al deber, incluso en la vejez, le ha granjeado un amplio respeto en Reino Unido y en el extranjero, incluso por parte de los republicanos que ansían la abolición de la monarquía.

COPEO PARA MULTIMILLONARIOS

Isabel pasó la noche del martes ofreciendo una recepción en Windsor a líderes empresariales multimillonarios, entre ellos Bill Gates, después de que el primer ministro Boris Johnson convocara una conferencia sobre inversiones verdes antes de la cumbre del clima COP26.

Isabel, junto con su hijo y heredero, el príncipe Carlos, de 72 años, y su nieto, el príncipe Guillermo, de 39, saludaron sin máscaras a los invitados, entre los que se encontraba el enviado de Estados Unidos para el clima, John Kerry.

La reina, vestida con una falda y una chaqueta azul marino con perlas, fue fotografiada junto a Johnson, sonriendo y charlando con los invitados.

La jefa de Estado, que el año que viene cumple 70 años en el trono, es conocida por su robusta salud. La última vez que se cree que pasó una noche en el hospital fue en 2013, cuando sufría síntomas de gastroenteritis.

Fue operada con éxito de una catarata en el ojo en 2018 y de una operación de rodilla en 2003, pero las fuentes reales son reacias a hablar de los problemas de salud en general.

El príncipe Felipe, su marido durante más de siete décadas, murió en abril a los 99 años.

Eso no le ha impedido cumplir con sus compromisos oficiales, aunque su edad ha hecho que ceda más funciones a Carlos y otros miembros de la familia real.

Este mes se la vio utilizando un bastón para apoyarse en público por primera vez, aparte de tras su operación de rodilla.

No sólo ha perdido a su marido, al que describió como su "fuerza y estancia", sino que su segundo hijo, el príncipe Andrés, ha dejado sus obligaciones reales por sus vínculos con el financiero estadounidense Jeffrey Epstein, un condenado por delitos sexuales que se suicidó en una cárcel de Manhattan en 2019.

Su nieto, el príncipe Enrique (Harry), y su esposa estadounidense, Meghan, también se han alejado de los deberes reales para trasladarse a Los Ángeles, desde donde lanzaron algunas críticas al Palacio de Buckingham.

El próximo compromiso importante de Isabel es a finales de mes, cuando debe recibir a los líderes mundiales en la inauguración de la COP26 en Glasgow.

Con información de Reuters

LA FERIA DE EL DESTAPE ►