En el gobierno nacional hay 269 funcionarios que ocupan 890 cargos en empresas privadas, según lo reveló una investigación del Observatorio de las Elites Argentinas de la Universidad Nacional de San Martín. El estudio siembra el debate acerca de los problemas de conflictos de intereses que se originan entre los funcionarios públicos que toman decisiones acerca de las propias empresas que integran.

Se trata de miembros del gobierno nacional que se desempeñan como autoridades, socios o representantes en los directorios de distintas compañías locales y extranjeras radicadas en la Ciudad de Buenos Aires.

De acuerdo al estudio, existen cuatro ministerios donde se destaca la presencia de funcionarios con participaciones en firmas privadas: Energía, Desarrollo Social, Modernización y Producción.

El informe identifica que el presidente Mauricio Macrifigura en la actualidad como "autoridad del directorio" de una empresa del grupo Socma: Minera Metales S.A. Entre los funcionarios involucrados con cargos vigentes en directorios de empresas privadas sobresalen diez individuos por la cantidad de participaciones que registran.

En ese listado figuran el Secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas, con 33 participaciones en firmas privadas y el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, con 13 puestos de autoridad en directorios empresarios.

En otro de esos casos, Mariano Grondona Lynch, hijo del periodista Mariano Grondona y vocal en el Directorio de la Administración de Parques Nacionales del Ministerio de Ambiente, registraba a junio 219 participaciones en directorios de empresas privadas del país y del exterior.

El informe apunta además a potenciales conflictos de interés como el caso del subsecretario de Sustentabilidad Minera, Juan Manuel Biset, que figura en los registros de la IGJ como representante de la minera brasilera Vale.

En la misma línea, el informe menciona los casos del subsecretario de Pesca y Acuicultura, Juan Manuel Bosch, que aparece como representante de la empresa extranjera Sea and Fish Management BV, y el subprocurador del Tesoro de la Nación, Ernesto Luchelli, que participa como autoridad en el Deutsche Bank Suisse.

Las 890 participaciones se distribuyen en dos tipos de empresas: 50 por ciento son cargos en sociedades anónimas locales y 33 por ciento de los cargos son en empresas radicadas en el exterior.