Jardines verticales: ¿Cómo hacerlo?

Conocé todo sobre los jardines verticales.

15 de octubre, 2021 | 09.20

Durante la pandemia, muchísima gente empezó a acondicionar el interior y exterior de sus hogares. Los jardines verticales son una gran idea para no sentirnos tan encerrados en momentos tan complejos como este. Las plantas, las flores y un poco de verde a nuestro alrededor nos suman vida en nuestra rutina.

Los jardines verticales no son nada nuevo en el mundo de la jardinería y el diseño. Llevan varios años de uso en entornos urbanos donde el gris del cemento parece robarse todo el aire puro. Sin embargo, ahora también son tendencia dentro de los hogares.

Si querés saber más sobre los jardines verticales, acá te mostramos un video de la Universidad Nacional de Córdoba. Te vas a introducir en la jardinería y, además, ¡vas a cuidar al medio ambiente! 

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Tendencias: jardines verticales

 

Los jardines verticales son cada vez más utilizados en los hogares por su impactante belleza y estética visual. Esta tendencia crece cada vez más dentro de las casas, pero también en los patios, balcones y terrazas. Y lo mejor de todo es que ¡son súper fáciles de cuidar!

Estos muros verdes consisten en una instalación adherida a una pared, y se pueden utilizar diferentes especies y plantas. En algunos casos son artificiales, pero también los podés hacer de forma natural. ¡Animate a intentarlo! Es una propuesta ecológica, moderna y económica para dar vida a los espacios.

Los jardines verticales son la solución perfecta para casas o departamentos de espacios reducidos. Se convirtieron en tendencia en varios países del mundo porque ofrecen un toque verde sustentable que nos conecta con la naturaleza todos los días. 

Origen de los muros verdes o jardinería vertical

Muchas civilizaciones o culturas antiguas ya utilizaban los jardines verticales como parte de la arquitectura de las ciudades. Según historiadores, en el año 2000 a.C. el Imperio Babilónico decoraba los muros de sus templos y palacios con vegetación colgante. 

Luego, esta práctica pasó por Escandinavia y Japón, donde muchas civilizaciones comenzaron temprano a decorar las fachadas de los edificios con plantas. Estos muros verdes se convirtieron en jardines verticales, luego de que el arquitecto Stanley White Hart estableciera su concepto en 1937.

Pero fue el botánico francés Patrick Blanc quien en 1988 inventó un sistema para que los jardines verticales subsistan. Actualmente, Francia es el único país del mundo que adoptó una legislación para incentivar el uso de jardines verticales en espacios públicos. 

 

Esta ley tiene el objetivo de instalar plantas y arbustos en los tejados de los edificios para ayudar a absorber el agua de la lluvia. Además, los jardines verticales también sirven para reducir la corriente de aire, preservar la impermeabilización y brindar espacios verdes a zonas urbanas. 

 

Tipos de jardines verticales

Según los especialistas, existen distintos tipos de jardines verticales que varían según el diseño, el tamaño y el mantenimiento. Algunos de ellos son:

Jardines verticales exteriores

Son aquellos que se extienden por muros exteriores, generalmente en edificios de gran tamaño y altura. Estas cortinas vegetales mejoran la calidad del aire, favorecen la biodiversidad y controlan la temperatura del interior. También se pueden construir en patios y terrazas de los hogares.

 

Jardines verticales interiores

¡Son muy fáciles de armar dentro de tu casa! No solo son la última tendencia en decoración de interiores, sino que también ayudan a controlar la purificación del aire en los espacios que habitás. Además se suelen utilizar mucho en oficinas o centros comerciales. 

Kuchuris o paneles vegetales

Son pequeños paneles conformados por una serie de bolsas de geotextil que cargan hierbas o pequeñas plantas. Las podés colgar en la pared dentro de tu casa y también en muros exteriores. Se suelen utilizar para plantar comestibles y quedan perfectos en cualquier lugar.

Jardines verticales artificiales

Son ideales para quienes no disponen de tiempo para el cuidado de las plantas. Se ven igual de agradables que los naturales y la gran ventaja es que no tenés que preocuparte por ningún insecto ni tierra esparcida. Los especialistas recomiendan comprar cortinas de buena calidad que resistan el paso del tiempo. 

 

 

Beneficios de tener un jardín vertical en casa o departamento

Tener jardines verticales en tu casa trae enormes beneficios. Te invitamos a que consideres la posibilidad de hacer uno para mejorar tu calidad de vida. Te contamos algunas de sus ventajas: 

  • Mejoran la calidad del aire del interior y aíslan térmicamente gracias a su follaje, evitando el calentamiento de paredes. 

  • Mejoran nuestra relación con la naturaleza, porque nos enseñan los ciclos del agua y aportan contacto permanente con las plantas.

  • Traen beneficios a la salud mental porque ofrecen armonía visual que ayuda a combatir el estrés y la ansiedad.

  • Podés elegir una gran variedad de plantas y flores de distintas especies en el mismo muro.

  • Mejoran la estética y el aspecto de tu casa y son la última moda en el ámbito del diseño de interiores.

¿Qué necesitás?

En un primer momento, es muy importante tener en cuenta varios factores para que tus jardines verticales perduren y se vean increíbles. Tomá nota:

  • Luz: buscá espacios que reciban rayos de sol, ya sea en el interior o exterior del hogar. Como mínimo, tienen que tener entre cinco o seis horas de luz directa. Si no podés, entonces usá plantas que necesiten poca luz. 

  • Agua: si tu jardín es natural, es importante que tengas en cuenta su riego. Ubicá tu muro verde en un espacio donde puedas acceder a una toma de agua.

  • Pared resistente: este punto es muy importante para poder sostener la estructura de tus jardines verticales. 

  • Sustratos: son los fertilizantes que ayudan al crecimiento de las plantas. 

  • Capa impermeable: nos permite que ni la humedad ni las raíces de las plantas traspasen hacia la pared en ningún momento. De lo contrario, se puede dañar y generar problemas complejos de infraestructura.

  • Estructuras de madera o metal: van a servir para construir el jardín vertical y sostener las plantas.

Paso a paso: jardines verticales 

Te mostramos todo lo que tenés que saber para armar un jardín vertical en simples pasos. Vamos a organizarnos diferenciando entre jardines verticales interiores y exteriores. Anotá:

Jardín vertical interior

Conseguir plantas, materiales y herramientas

Necesitás un tipo específico de plantas que se adapten al interior del hogar, y eso dependerá mucho de la cantidad de luz que ingrese. El potus, las cintas, lirio de paz, árbol de Jade, costilla de Adán, son algunas de nuestras recomendaciones. 

Podés aprovechar los espacios de tu casa como placares, roperos u organizadores que alberguen tus plantas. Y si no, comprá bases de metal o de madera, que pueden ser más costosas pero tienen una terminación más acabada y de mejor calidad.

En este último caso, se deben colgar inclinadas y deben tener una estructura lo suficientemente resistente para soportar el peso. También podés conseguir macetas apilables por internet o en algunos viveros. 

Acondicioná tu pared

El siguiente paso es importante para mantener tu estructura de forma estable y rígida. En algunos casos, deberás taladrarla o utilizar algunos clavos. Si está en mal estado, será más difícil trabajar sobre ella, así que revisá la humedad y colocá un panel para que no traspase el agua.

Colocar las estructuras

Podés comprar unas estructuras hechas en algunos viveros o también colocar cajones de madera o metálicos en algunos espacios. Lo importante es mantener una estructura fuerte para que se puedan sostener los cajones o macetas bien erguidos.

Colocá las macetas en las estructuras

Lo que sigue es instalar las macetas con sus respectivas plantas. Recordá siempre prestar atención a cuánta luz necesita la vegetación que elegiste, porque de eso dependerá la posición de las mismas. Mientras más variedad de plantas haya, mejor, para que crezcan en todas direcciones y llenen los espacios.

Hidratar las plantas

Esto te va a servir para el mantenimiento de tus plantas, pero en esto vamos a ahondar más adelante. Básicamente, es la clave para que tu jardín vertical se mantenga sano y fuerte. Pero si se te hace complicada la constancia, mejor elegí plantas que no necesitan tanto riego. 

 

Jardín vertical exterior

Conseguí las plantas y materiales

Las plantas exteriores son muchas y muy variadas, y también dependerá de la cantidad de luz que ingrese en ese espacio. Podés usar el boj, la lavanda, la gerbera, helechos, romero, tomillo, y un montón de otras especies resistentes a las diferentes temperaturas y al viento. 

Para las estructuras, podés usar macetas colgantes, cajones de madera, bolsillos de geotextil o si no, montar una estructura previamente fabricada. En todos los casos, pensá estratégicamente los elementos necesarios según el espacio que tenés disponible.

Ubicá el espacio perfecto 

Podés hacerlo en tu terraza al aire libre, en tu patio, jardín o en cualquier rincón donde tengas mayor entrada de sol y una toma de agua cercana. Al igual que para los jardines verticales interiores, chequeá que la pared esté en buenas condiciones y colocá un panel para que no filtre humedad.

Colocá las estructuras y macetas 

Si elegís las estructuras de madera o las metálicas, comenzá a atornillarlas desde abajo hacia arriba. Revisá que estén a la misma distancia unas de otras, para que mantengan el equilibrio. Además, ese detalle hace que tus plantas crezcan con mayor prolijidad y rapidez. 

La colocación de bolsillos de geotextil o estructuras hechas son muy sencillas y no requieren de demasiado trabajo de construcción. Podés consultar con cualquier vivero para que te aconseje con algunas opciones para que elijas la que más prefieras. 

Prepará el sistema de riego

Como mencionamos anteriormente, es importante colocar las estructuras cerca de una toma de agua. Hay jardines verticales que incorporan un sistema de riego propio, pero si las estructuras las construiste vos, usá la regadera de forma manual. 

Podés emplear baldes para retener el agua que cae desde arriba, y así evitar que se inunde todo el espacio y el piso. Además, mantené la hidratación de tus plantas rociando toda la vegetación con un difusor con frecuencia, aunque esto dependerá del tipo de plantas. 

Sustrato orgánico y sustrato hidropónico

Para que tus jardines verticales naturales se mantengan fuertes y sanos, podés usar dos tipos de fertilizantes distintos. Estos son:

Jardines verticales de sustrato hidropónico

Utilizan un sustrato inerte como medio de crecimiento para las plantas, que requiere un agregado de abono constante. Este tipo de jardines es más estable químicamente y tiene mayor durabilidad. Son ideales para instalar jardines grandes en espacios amplios. 

 

Jardines verticales de sustrato orgánico

En este caso, utilizan el sustrato orgánico para el crecimiento de tus plantas. Por lo general, no necesitan tanto aporte de abono aunque cuentan con menos durabilidad. El sustrato orgánico se va degradando y es necesario sustituirlo. Es la mejor opción si tenés poco espacio en tu hogar. 

 

Mantenimiento de un jardín vertical

El mantenimiento y cuidado de tus jardines verticales es más sencillo de lo que se piensa. Erick Millán, un reconocido interiorista mexicano que integra jardines verticales a sus proyectos, brindó algunas recomendaciones para su mantenimiento.

 

  • Una vez por semana, rociar las hojas con un frasco difusor que contenga agua destilada. Es importante limpiar la tierra que se acumula por encima de las plantas. 

  • Siempre hay que limpiar las hojas para que no se pongan tristes y su piel se mantenga sana.

  • La música también ayuda a tus plantas. ¡Probá con un poco de jazz, bossa nova o música clásica!

  • Una vez al mes, utilizar copal (resina de árbol) en incienso para armonizar el aire y limpiar el estrés de las plantas. A veces almacenan la energía de las personas que están a su alrededor.

  • Es importante comprobar si la tierra está húmeda, siempre. En especial las plantas que están en el interior del hogar.  

 

Conclusión

Los jardines verticales son tendencia en todo el mundo, y es una práctica que viene de muchísimos años. Las civilizaciones antiguas ya los utilizaban para decorar edificios, controlar la temperatura y purificar el aire. 

Hay distintos tipos de jardines verticales que podés hacer en tu casa, ya sea en el interior o exterior. Además, tenés la opción de colocar un jardín vertical artificial para ponerle un poco de verde a tus espacios. Son igual de vistosos y no requieren de ningún tipo de mantenimiento. 

Pero si te animás, hacelos con vegetación natural. Es un excelente plan sustentable para purificar el aire y ayudar a aliviar el estrés que provoca la rutina. ¡Tiene muchos beneficios! Y además, mejoran la estética visual de cualquier espacio.

No son difíciles de construir y tampoco de mantener, solo tenés que prestar atención a algunos detalles para que se mantengan y se vean perfectos. La luz, el agua y una estructura resistente son los puntos más importantes para mantenerse sanos y fuertes durante mucho tiempo. 

Si te apasionan los proyectos sustentables o estás buscando decorar los espacios de tu casa, seguí leyendo más notas como esta en El Destape.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►