Insaurralde salió a defender a Cristina: “Habla de cara a la sociedad”

El intendente de Lomas de Zamora resaltó que es "bienvenido" el debate que instaló la vicepresidenta. En esa línea, remarcó que "es unánime la aceptación de la descentralización del control de los planes sociales en los Municipios".

22 de junio, 2022 | 14.14

Martín Insaurralde se involucró en el debate que despertaron los dichos sobre la administración de la ayuda social pronunciados por la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, en el marco del plenario por el Día de la Bandera en Avellaneda. Para el jefe de gabinete de la provincia de Buenos Aires , “los programas sociales deben tener una contraprestación controlada por el Estado y el primer mostrador del Estado son los Municipios. "Esa es la esencia del planteo de Cristina. Llegó la hora de debatir el Salario Universal como herramienta para combatir la desigualdad estructural”, amplió. 

En este sentido, el intendente de Lomas de Zamora, quien está de licencia, resaltó: “Bienvenido el debate de cara a la sociedad, no hay que tenerle miedo. Es muy positivo poder discutir sobre el presente y el futuro de nuestro país”. Sobre este punto, añadió: “Hay problemas estructurales que tiene la Argentina que requieren de un consenso democrático tendiente a resolverlos: el Salario Universal va en esa dirección y por eso es impostergable su debate”. Además, recordó que “Argentina Trabaja fue un programa muy exitoso que lanzó Néstor y continuó Cristina. Nuestra convicción es que los programas sociales tienen que tener una contraprestación y control del estado, eso es lo que estamos discutiendo”. 

"Hice una ronda de consultas con intendentes bonaerenses, tanto del oficialismo como de la oposición y es unánime la aceptación de la descentralización del control de los planes sociales en los Municipios. Hay que construir un Estado fuerte, eficiente, transparente. La Argentina en general y la provincia de Buenos Aires en particular deben crecer vinculando al sector privado con el público, e incluso a los emergentes de la economía popular, con un rol preponderante de los Municipios, como la principal puerta de atención hacia los vecinos y vecinas, y sus demandas", puntualizó el ministro coordinador bonaerense.

Como contracara a las críticas que se escucharon dentro del oficialismo tras el planteo de la vicepresidenta, Insaurralde destacó que  “Cristina habla de frente cuando hay que hablar de frente". "Dice lo que piensa con la espalda de una responsabilidad colectiva y la trayectoria de dos mandatos donde defendió al pueblo”.  “Las políticas sociales no pueden ser discrecionales. El mayor éxito de la Asignación Universal por Hijo es justamente la universalidad”, concluyó Insaurralde.

El planteo de Cristina Kirchner por los movimientos sociales

En el plenario de delegados de la CTA de los Trabajadores en la ciudad bonaerense de Avellaneda, la vicepresidenta afirmó que el Estado nacional "debe recuperar la auditoría y control de las políticas sociales que no pueden seguir tercerizadas", aunque aclaró que los beneficiarios de los planes "laburan".

La expresidenta dijo que es necesario "recuperar el rol y transparentarlo (el sistema) ante la opinión pública", y aseveró que "las mujeres son a las que más basurean en prácticas misóginas y machistas y los tipos rara vez laburan, las que más van a laburar son las mujeres".

En ese sentido, manifestó que "el Estado nacional debe recuperar el control y auditoría de las políticas sociales, no tercerizarlo". "El peronismo no es depender de un dirigente para que me dé el alta o la baja de un plan, el peronismo es laburo", subrayó.

"No me interesa quedar bien con ningún funcionario; me importa quedar bien con la sociedad, con los argentinos, con los que confiaron en nosotros y nos votaron", dejó picando. Sobre la interna dentro del Frente de Todos lanzó una frase final: "Ganar las elecciones para no cambiar nada, mejor quedarse en la casa, por eso debemos apelar a lo mejor nuestro", manifestó la vicepresidenta. 

El martes llegó la respuesta del presidente Alberto Fernández, quien le agradeció a las organizaciones sociales su "solidaridad y compromiso" tras el crecimiento de la pobreza durante el macrismo.  "Yo llegué con Néstor Kirchner al gobierno en 2003 y la pobreza estructural había crecido del 15% al 23%, y volvió a crecer después de cuatro años de gobierno de Mauricio Macri. Y fuimos a sostener a los más vulnerables, y le quiero agradecer a las organizaciones sociales que estuvieron al lado nuestro ayudándonos a contener definitivamente a esos sectores más vulnerables, llevando solidaridad y compromiso a donde no existían", afirmó el Presidente al lanzar el III Foro Mundial de Derechos Humanos en el Museo del Bicentenario.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►