Coronavirus: una paciente denunció que el brote en el centro de Córdoba comenzó el 7 de mayo

El Gobierno de Córdoba montó un megaoperativo en la zona del Mercado Norte, en el macrocentro de la Capital, el sábado 16 de mayo. Una mujer denunció que su hijo se atendió en un hospital el jueves 7, y que recién le hicieron el hisopado, que dio positivo, una semana después. Ambos son portadores de coronavirus.

19 de mayo, 2020 | 19.23

La decisión del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) de endurecer la cuarentena en la ciudad de Córdoba y volver a la Fase 3 es una respuesta directa a la aparición del brote de Covid-19 en la zona del Mercado Norte de Córdoba, un núcleo comercial de cientos de negocios que abarca varias manzanas y está ubicado a sólo seis cuadras del microcentro capitalino.

Sin embargo, el ministro de Salud, Diego Cardozo, en la conferencia de prensa de anoche, negó que el retroceso de la Fase 4 a la Fase 3 se debiera a los casos que aparecieron en esa zona comercial del macrocentro capitalino: “Esto no es  consecuencia de la la liberación de las actividades de estos últimos días sino de lo que ha sucedido en los últimos 30 días con los distintos casos positivos y de contagios”.

Pero el testimonio de "Marcela", una mujer que está contagiada de coronavirus echó por tierra la versión oficial del Gobierno de Córdoba: “A mi hijo lo atendieron en el hospital Tránsito Cáceres de Allende el jueves 7 de mayo. Fuimos a la noche, cuando le había subido mucho la fiebre. Él vino con síntomas, entonces fuimos los dos al hospital, pensé que me iban a hisopar a mí también, pero no me hicieron nada. A mi hijo le hicieron placas de tórax y análisis de sangre y le dio todo bien. La doctora me dice “no creo que esté contagiado”, pero tenía los síntomas del COVID-19: dolor de cabeza, dolor de cintura y piernas, dolor de garganta y 39°C de fiebre”, contó a El Destape, la madre de un joven de 29 años que trabaja en un supermercado sobre calle San Martín casi Humberto Primo, pegado al Mercado Norte.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Este joven sería uno de los primeros casos de contagio masivo de Coronavirus en esa zona comercial donde acuden miles de personas diariamente. El muchacho y su madre acudieron a un hospital cercano a su casa el jueves 7 de mayo y recién el sábado 16, nueve días después, el Ministerio de Salud cordobés y el COE Central dispusieron aislar ese sector, posibilitando que el virus se expandiera exponencialmente a la capital y ciudades del Gran Córdoba como Malagueño y La Calera.

"Marcela" agregó: “Esa misma noche, la doctora, que actuó muy bien con mi hijo, le hizo un hisopado y me dice que se lo hacía porque él trabaja en un supermercado y hay mucho tránsito de gente. La doctora me aclara que si el resultado del test da negativo, no lo iban a llamar. Que nos avisan sólo si da positivo. También me dice que volvamos el sábado para un control. El sábado me dicen que había mucha gente, que no fuera mi hijo, que vuelva el domingo”.

La noche del domingo, tres días después de los estudios, madre e hijo vuelven a ir al Hospital Tránsito Cáceres de Allende. Cuando ambos llegaron al hospital, un médico que hace control febril en el ingreso y un policía no dejaron entrar a la mujer al lugar y sólo fue atendido el chico: “Sí o sí necesitábamos saber qué tenía mi hijo, la empresa no lo dejaba volver sin un resultado. El médico que lo atiende, un infectólogo le dice que su resultado no está, porque el laboratorio está cerrado, que regrese el lunes. La doctora le había dado carpeta hasta el domingo y me había dicho que si a mi hijo le daba positivo, debía hacerme el hisopado para detectar si yo también estaba infectada”.

El joven regresa el lunes 11 y se sorprende cuando le dicen “que no saben donde está el resultado. Que el test no estaba cargado en la base de datos, que no había resultados, que no había nada. Y le dicen que vaya el martes porque iban a buscar, qué había pasado. El martes cuando mi hijo vuelve, la jefa del laboratorio del hospital le dice que el hisopado salió hacia el Laboratorio Central, pero no regresaron los resultados. Y le sugiere que regrese el miércoles, a esperar que lleguen los resultados. Ya habían pasado seis días y mi hijo estaba bien, sin síntomas. Supusimos que habiendo pasado tantos días y no nos habían llamado, mi hijo habría cursado una gripe común”.

El miércoles madre e hijo se dan con otra mala noticia: “En el Hospital nos dicen que las muestras que le sacaron a mi hijo no sirven, que había que hacer el hisopado nuevamente, pero que antes debía hablar con el infectólogo. Hablé con el infectólogo y me dice “no le puedo hacer el test hoy porque no hay hisopos, que venga mañana jueves. Ya había pasado una semana, mi hijo había pasado por todos los estados y ya cuando lo iban a analizar estaba asintomático”, se quejó "Marcela" ante El Destape.

Durante toda esa semana que transcurrió hasta que lo convocaron para un nuevo testeo, el local donde trabaja siguió funcionando con normalidad.

“El jueves fue, le hicieron el hisopado y el viernes le informan que dio positivo. Recién el sábado, cuando el COE se entera que hay una mujer que es clienta de la zona que dio positiva, se activó el protocolo y se aislaron las manzanas del Mercado Norte y los negocios aledaños”, señaló la denunciante.

Con la confirmación de que su hijo era portador de COVID-19, la mujer fue a someterse al test. “Estoy saliendo al hospital el viernes y me dicen que no vaya, porque no había hisopos ni tubos. Que vaya el sábado. Yo soy bromatóloga, pero no ejerzo, conozco de virus y bacterias. Sé el desastre que esta gente hizo. Porque si no hubieran perdido el testeo de mi hijo y si me hubieran realizado el hisopado a mi el mismo jueves 7 de mayo cuando fuimos con mi hijo, yo estaría sana. Yo soy paciente de riesgo, tengo arritmia cardíaca, tengo hipertiroidismo, estoy medicada; alguien tiene que explicarnos por qué no impidieron que me contagie”, se quejó la mujer.

El jueves 14 "Marcela" comenzó con síntomas como dolor de garganta y fiebre, además de dolores corporales: “Nos tendrían que haber hecho el hisopado a los dos y cuando a él le da positivo, aislarlo, no dejarlo conmigo que soy paciente de riesgo. Y a mí me tendrían que haber hecho un seguimiento, no haberme echado como a un perro como me echaron el domingo a la noche”.

La mujer advirtió que “más allá de lo que nos pasó a mi hijo y a mí, el COE tendría que haber cerrado el supermercado y la sucursal que tienen a la vuelta, sobre calle La Tablada. Y le digo más, dos domingos antes del jueves 7, mi hijo fue a trabajar a una sucursal que tienen en La Calera; el domingo anterior, otros compañeros de mi hijo de la misma sucursal fueron a trabajar a La Calera y Malagueño. Imaginen cómo circuló el virus en pleno centro de Córdoba y cómo viajó al Gran Córdoba”.

Otro empleado del mismo supermercado, que vive en barrio Los Cedros y toda su familia está infectada con COVID-19 denunció que “yo vivo con mis suegros, mi esposa y mis hijos. El domingo me hacen otro hisopado y me doy con la noticia de que todos estaban positivos, los 10 integrantes de mi familia: mis hijos, mi esposa, mi suegra, mi suegro, mi cuñada. Cuando me hicieron el hisopado el sábado a la mañana me dijeron que me vaya a mi casa, sin saber si estábamos infectados o no. Muy grave”.

Por el brote de COVID-19 en la zona del Mercado Norte ya hay 20 infectados y el Comité de Operaciones de Emergencia decidió realizar testeos en 16 barrios donde viven pacientes que trabajan en esta zona comercial.

Por la gravedad de la situación, el gobernador Juan Schiaretti anunció esta tarde: “Me parece importante ratificar hoy que es clave el cuidado personal, el uso de barbijo, el mantener la distancia, lavarse las manos, y limpiar la vivienda con lavandina para combatir el coronavirus”.

En un acto en Casa de Gobierno donde entregó kits de protección contra el COVID-19 para sectores vulnerables de la población, el mandatario cordobés sostuvo: “Todas las medidas de precaución, lo mismo que la cuarentena, son fundamentales. Hay que destacar que el virus no tiene un desarrollo homogéneo en toda la provincia. Tenemos localidades que no han tenido casos de coronavirus. Y tenemos lugares, como la ciudad de Córdoba, donde hay circulación comunitaria. Por eso, tiene toda la lógica avanzar primero ahí en el cuidado de nuestra gente”.

Schiaretti reconoció que el retroceso a la Fase 3 es una “medida incómoda y antipática”. Los kits presentados por el Gobierno de Córdoba constan de seis barbijos para adultos y niños, jabón, lavandina y alcohol en gel, y un folleto explicativo para cuidar la salud. Comenzarán a distribuirse el jueves próximo en 140 escuelas provinciales.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►