Una joven embarazada de siete meses murió asesinada por un fuerte golpe en la cabeza y la policía detuvo a su pareja como principal sospechoso del ataque, mientras que los médicos dieron a luz al bebé por una cesárea de emergencia.

El caso se produjo este sábado en la localidad entrerriana de Federal, y la víctima fue identificada como Jésica Riquelme, de 26 años, quien ingresó al hospital Justo José de Urquiza ya sin signos de vida como producto de fuerte golpe en la cabeza.

Los médicos lograron salvar a la criatura, una nena, a través de un cesárea de urgencia y la derivaron de inmediato al hospital Masvernat de Concordia.

En tanto, una comisión policial se trasladó al barrio Salta y detuvo a la pareja de la chica, identificado como Jesús Sánchez, de 38 años, quien ya había sido denunciado por violencia de género de fines del año pasado.

Embed

A raíz de esa denuncia, Sánchez estaba restringido por la Justicia para acercarse al domicilio de la joven, aunque diversos testimonios dieron cuenta que el sábado violó esa disposición y estuvo en la casa hasta poco antes de que Jésica Riquelmente fuera hallada por allegados tirada en el piso y con la cabeza ensangrentada.

Sin embargo, familiares de Sánchez afirmaron que Jésica se golpeó como producto de un accidente doméstico, hipótesis que los investigadores ya habrían desechado en función de planimetrías realizadas en la vivienda y de las características del impacto que presentaba el cuerpo de la mujer, con hundimiento de cráneo.

La pareja tiene dos hijos, de 3 y 5 años, que quedaron ahora a cargo de familiares.

En el interior de la casa de la familia la policía halló ropa con sangre y un martillo, que fue secuestrado para ser sometido a peritajes ya que se sospecha que sería el elemento utilizado para golpear brutalmente a la víctima.

En cuanto a la beba, según se informó se encuentra en estado "crítico y reservado" en la sala de Neonatología del hospital, y los médicos dejaron trascender que habrá que aguardar su evolución en los próximos días.

El femicidio de Jésica Riquelme ocurre el mismo día que el de Camila Belén Camino, quien fue asesinada de un tiro en la cabeza en Zárate.