Macri en Córdoba: una agenda a pura siesta, golf y comidas

El presidente pasó la noche en un lujoso hotel boutique y amaneció tarde. Repetirá partido de golf junto al Gato Romero.

17 de noviembre, 2019 | 13.05

“Lo que más voy a extrañar es el contacto con la gente; esto me llena de energía”, le dijo el presidente Mauricio Macri al radical Daniel Salibi cuando llegaron a Municipalidad de Mendiolaza en el auto del intendente y un grupo de vecinos los estaba esperando para sacarse fotos.

El déjà vu de las marchas del #SíSePuede que lograron que Macri recuperara dos millones de votos en dos meses y medio –entre las PASO del 11 de agosto y las presidenciales del 27 de octubre- lo llevó a convocar vía Twitter a una movilización de despedida para el 7 de diciembre: “7 de DICIEMBRE 17:00 PLAZA DE MAYO #7D”, escribió el Presidente.

El posteo en Twitter lo hizo pasadas las dos de la tarde, cuando el intendente Salibi lo dejó en Villa Allende en el hotel boutique Scratch, sobre calle Lisboa, también propiedad de su anfitrión Manuel Tagle. Después Macri se fue a dormir la siesta y les avisó a los conserjes: “Que nadie me interrumpa hasta las 20”.

La jornada había sido agotadora para el Presidente: junto al anfitrión Tagle, los intendentes Eduardo “Gato” Romero y Salibi y un par de amigos más, desayunaron a las 9. El desayuno se iba a extender hasta las 10, pero el calor hizo que Macri apurara las cosas y sólo bebieran un cortado y salieran a la cancha de El Terrón. A las 9 hacía 28° C de temperatura.

De la partida también iba a ser Angel “Pato” Cabrera, ganador del premio Augusta en 2009, pero no puede jugar por una lesión en una de sus muñecas.

Tras cumplir los 18 hoyos en cuatro horas bajo el rayo del sol serrano, el grupo regresó al club house del country, donde el almuerzo fue liviano: apenas unos sandwichs. A las dos de la tarde, el intendente Salibi llevó en su auto a Macri a dar una vuelta por Mendiolaza, pasaron por la Municipalidad y lo dejó minutos después en Villa Allende.

“Lo vi tranquilo, relajado, muy distendido. Me dijo que se va a quedar acá en Argentina, que quiere sentarse con los socios de Cambiemos como antes de 2015, cuando estaban en el llano y liderar la oposición para volver en 2023. Para nosotros en Mendiolaza, es un orgullo la visita de Macri. La gente está revolucionada, me preguntan la agenda y yo no sé la agenda del Presidente. Hoy un grupo de vecinos fue a la Muni porque pensaba que si yo estaba con el Presidente, podría pasar por la Municipalidad, se dio de casualidad. Nosotros estamos muy contentos porque es la primera vez que un Presidente visita Mendiolaza, acá nos conocemos todos, y la bola se corre y todos quieren saldarlo”, le contó Salibi a El Destape.

En abril, el radical Salibi con 31% de los votos logró su sexto mandato con Simplemente Mendiolaza, una alianza de radicales y vecinalistas. El PRO, que ya lo había enfrentado en 2015, esta vez quedó tercero con 17%. El kirchnerismo estuvo a punto de arrrebatarle el poder a Salibi y sólo quedó a 33 votos del actual mandatario.

Luego de levantarse de la siesta, Macri y sus amigos que viajaron desde Buenos Aires a las Sierras Chicas a jugar golf se quedarán en el petit hotel Scratch donde cenarán. Se espera que los visite algún empresario amigo de Córdoba.

Mañana, en tanto, Mauricio Macri se levantará más tarde que hoy, luego almorzará en un restaurante de Mendiolaza y a la tarde volverá a “El Terrón” a jugar una vuelta corta de sólo nueve hoyos. Luego repetirá la cena en el hotel boutique de Tagle.

Mientras que el lunes a la mañana, por pedido de su amigo “Gato” Romero, Macri jugará una vuelta a nueve hoyos en el Villa Allende Golf. Es que Romero es amigo personal de Macri y aceptó jugar en política por su relación con el ex presidente de Boca. En Villa Allende viven empresarios que militan en el G-25 el poderoso grupo dirigido por Guillermo Dietrich y Esteban Bullrich que inundó de funcionarios el Gobierno de Cambiemos. Y la Municipalidad de Villa Allende no es la excepción: los PRO que provienen del G-25 están fuertemente enfrentados con el intendente Romero, incluso quisieron condicionarle el armado de la lista de concejales y el gabinete que asumirá el 10 de diciembre en su segundo mandato. “El Gato” Romero tiene una persona de extrema confianza en la Municipalidad: su esposa Adriana García.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?