El actor Julio Chávez es el protagonista de la reciente novela de Polka, en la que personifica al titular del sindicato de los trabajadores de la carne, un papel por el cual recibió numerosas críticas. Por eso, salió a aclarar cuestiones de su actuación al conductor de Intrusos, Jorge Rial, uno de los que manifestó su descontento con la nueva tira.

"Yo no soy actor para bajar línea. Me ocupo muy seriamente de hacer un seguimiento e intento ser muy cuidadoso por un lado y por el otro porque la grieta no es una ficción que a mí me gusta contar y no tengo ni las espaldas ni la cintura para eso", aseguró.

Y explicó: "Creo que a los que tienen una idea y luchan por esa idea, hay que respetarlos mucho, por eso hago un fuerte seguimiento del personaje ahí. Lo único que me interesaba era que fuera una ficción, porque yo no quiero hacer nada testimonial. Leí el libro y me gustó. Y me gustó que no sea bajar línea, Interpreté a un ser humano que cualquiera puede reconocer como tal".

LEÉ MÁS: Tras una pregunta de Mariana Fabbiani, Canaletti no quiso revelar su DNI por un insólito motivo

En ese sentido, añadió: "Se eligen ciertas verdades para mentir y mostrar la ficción. Uno construye una ficción en relación a verdades que pertenecen a un imaginario, son verdades relativas. El marginal les gusta mucho a muchas personas que están en la cárcel pero ellos mismos aclaran que en realidad no son así".

Todo comenzó con un sugestivo tweet del conductor de Intrusos, quien disparó una picante sugerencia al director de Polka para una próxima novela: “¿Cuándo van a hacer una ficción sobre un empresario garca, mujeriego, que se la pasa de joda, le paga a las modelos para hacer de novias y negrea a los trabajadores? No sé. Un título como El Tano GatazziTe la dejo picando Suar, para cuando se agote lo de los sindicalistas", expresó el conductor de Intrusos.

En esta nota