#AltaData | La fake news sobre Kicillof del guionista de Lanata Suscribite

X

A tres semanas de las PASO, el Banco Central volvió a tomar medidas para intentar evitar que no se dolaricen los ahorros. Por otra parte, para maquillar su próximo incumplimiento, modificó su objetivo de contracción monetaria y decidió mantener la tasa de interés de referencia hasta que se conozca la inflación de julio. El FMI ya emitió su apoyo a las políticas.

La autoridad monetaria les permitió a los bancos timbear una mayor proporción de los plazos fijos para que ofrezcan un mayor tipo de interés. Desde octubre, el titular de la entidad, Guido Sandleris, procura que sean más elevados los retornos de los depósitos de los ahorristas para apaciguar la demanda de dólares.

Allí se acopian el equivalente en pesos a U$S 28.000 millones, de acuerdo a los cálculos que Mercedes Marcó del Pont compartió en El Destape Radio. Esto duplica las reservas internacionales disponibles, ante la imparable fuga de capitales que fomenta Cambiemos, por lo que representa un peligro que puede poner en jaque a todo el régimen cambiario.

“En busca de mejorar la transmisión de la tasa de Leliq a la tasa que reciben los ahorristas, el directorio del BCRA ha decidido el viernes 19 de julio elevar en tres puntos porcentuales la fracción de los encajes por los depósitos a plazo fijo que las entidades están habilitadas a integrar con Leliq”, transmitió el Central en un comunicado hoy.

Aclaró que: “Los encajes no remunerados limitan el rendimiento de los depósitos porque generan una brecha entre la tasa de política monetaria y la que reciben los ahorristas”. De esta manera, espera con las mayores ganancias que reciban las entidades financieras que se dé un efecto derrame sobre los ahorristas, la hipótesis que mantiene Mauricio Macri para todas sus políticas, pese a que está comprobado que nunca se materializó.

Por su parte, ante el inminente incumplimiento de la meta de reducción de la base monetaria, Sandleris ahora dejará de contabilizar los objetivos mensualmente y lo pasó a bimestral. También decidió mantener la tasa de interés de referencia mínima en el 58% hasta que se conozca la inflación de julio, que será en dos semanas.

Inmediatamente después de los anuncios, el portavoz del Fondo, Jerry Rice, ya se pronunció a favor: “El FMI apoya los ajustes técnicos del Banco Central de la República Argentina (BCRA) a su marco monetario que fueron anunciados hoy". “Estos cambios asegurarán que la política monetaria se mantendrá orientada a garantizar un camino continuo de disminución de la inflación y un buen funcionamiento del sistema financiero”, opinó a través de un comunicado.