Sobre la base de que la mayoría de los ciudadanos tienen celular y usan Whatsapp gran parte del tiempo, el equipo estratégico de Cambiemos, comandado por Marcos Peña, volcará su campaña a la red de mensajería gratuita con el objetivo de insertarse en los grupos de padres y madres del colegio, detectar indecisos, difundir mensajes oficialistas y fake news contra los candidatos opositores. La campaña buscará ramificar la difusión de los mensajes, como si fuera un árbol, con un alcance prácticamente incalculable y la posibilidad de que cada receptor se convierta en un emisor y convenza a otros para convertirlos en votantes propios.

En los últimos días se registraron fuertes operaciones de difusión de noticias falsas mediante Whatsapp, además de los ya conocidos mensajes agraviantes contra la oposición. Todo pareciera indicar que la campaña girará en torno a esos ejes, no sólo para convencer sino para desprestigiar al adversario. Martín Romeo, director de la consultora SoloComunicación, le contó a El Destape que el 10% de las personas manifestó que cambiaría su voto si una noticia falsa hablara mal, de forma “incómoda o inadmisible” del candidato o candidata que pensaba elegir en el cuarto oscuro.

Tal contó Peña en una reunión con intendentes propios en Vicente López el mes pasado, el mandato será que cada persona organice un grupo de Whatsapp con diez convencidos que van a votar a Mauricio Macri. Una vez hecho eso, el administrador deberá avisar al equipo de comunicaciones para que le envíen material para viralizar. "Hay que darles información sin que te puteen. Mandar lo justo y necesario para que no se cansen y saturen", trascendió del discurso del Jefe de Gabinete.

En una nota publicada en La Nación, quedó en claro que los ejes de los mensajes a enviar deberán asegurar su compatibilidad o qué posibilidad hay de reenviar un video institucional de ocho minutos porque, en general, no se miran piezas tan largas. “Hay que contar emociones reales, ciudadanos contando historias. No tenemos que ser nosotros los protagonistas". El Whatsapp del supuesto audio de un camionero contento por el Paso del Bajo, difundido por Macri, es un claro ejemplo de esta estrategia.

Instagram de Mauricio Macri

“Lo que mejor funciona en redes sociales es lo audiovisual. Un video va a ser más exitoso que una imagen y una imagen va a ser más exitosa que un texto plano. Las que son más exitosas son las más verosímiles hasta en términos de su producción, como un video casero”, destacó Romeo. Así, “cuánto más verosímil sea el contenido, hay más probabilidades de que algún medio la levante y empiece a circular como una noticia”.

Pero no sólo esto es lo que influye a la hora de difundir noticias falsas: para creer que una fake news es verdadera influye mucho la cercanía partidaria. Así, un votante de Cambiemos confiará mucho más en una información contra el kirchnerismo y un votante convencido K se mostrará más cercano a creer un dato contra el oficialismo.

Este medio accedió a una serie de noticias falsas difundidas vía Whatsapp. En una de ellas, se planteó: “A nivel internacional, ¿a quién le interesa que Argentina vuelva al populismo? ¿Saben a quién? Fundamentalmente a Rusia. No nos olvidemos que los rusos mataron al presidente Kennedy como, seguramente, también van a matar a Alberto Fernández, ella tomaría la presidencia  y Argentina, nuevamente populista, seguirá el camino hacia Venezuela”.

El Destape averiguó que hay dos formas de realizar una campaña por esta red de mensajería: por un lado, se pueden mandar cadenas larguísimas desde un mismo número a todos los contactos, pero rápidamente Whatsapp lo podrá detectar como spam y bloqueará el número. Por eso, el modo más efectivo es el de “pedí vos la información”. ¿Cómo funciona? Básicamente el objetivo es que los receptores sean los que inicien la conversación.

Para esto, Cambiemos lanzó a mediados del año pasado un número para que los adherentes a esa alianza se comuniquen y pidan la información que deseen. Así, la persona tendrá agendado el teléfono en su aparato y el emisor podrá mandar todos los mensajes que quiera sin ningún problema. La mayor ventaja de esta plataforma, en contraposición con las otras redes sociales – Facebook o Twitter -, es la comunicación directa. El Partido tiene el contacto privado de la persona, se genera un vínculo cercano y la posibilidad de compartir se eleva.

Fake news sobre el "dinero K"

Desde Instantánea 365 Whatsapp Marketing le explicaron a El Destape que en Facebook un mensaje puede verse pero “pasarse de largo”. Sin embargo, el compartir del servicio de mensajería instantánea es mucho más fácil y efectivo y es incalculable la cantidad de veces que puede reproducirse. “Compartís a los que creés que les va a interesar”, explicaron.

Dentro de las varias noticias falsas que circularon por el servicio de mensajería, apareció un audio sobre Florencia Kirchner. Una señora afirmó, sin pruebas, que “vive en Miami, escondida en Fisher Island, escondida entre comillas”. La mujer sostuvo: “Nunca lo dudé. Nunca dudé que no se iba a quedar con las moscas y bananas en Cuba. Se debe tomar un avión privado y sigue en Miami viviendo como lo que es: una princesa ladrona y rica. Te mando ésto para que lo pases, puede ser que alguien lo tome y haga la denuncia”.

Al respecto, Romeo sostuvo que el 20% de los sondeados por su consultora manifestó “haber recibido noticias de las cuales después se enteró que eran falsas y no haber hecho nada”. O sea, no haber desmentido la desinformación que hicieron circular. “Quienes más experimentaron esta situación, son mayores de edad y tienen una cercanía a Cambiemos”, agregó a El Destape. El problema es que “generar una fake news es bastante sencillo. La característica es que tienen que ser aparentemente reales: hay detalles a cuidar como la redacción, la imagen a utilizar”, pero no mucho más.

“Cuánto más verosímil sea el contenido, hay más probabilidades de que algún medio la levante y empiece a circular como una noticia” y que la fake news se instale y circule con más fuerza, señaló el especialista y argumentó: “Si yo lo leo en un portal de noticias, mayoritariamente se asume que lo que circula es real y no hay necesidad de chequearlo”.

El jueves a la noche circuló una fuerte noticia falsa sobre el supuesto hallazgo del “dinero K”. Comenzaron a compartirse vía Whatsapp una serie de imágenes de rocas y un video en el que, al romperlas, se develó la fortuna kirchnerista difundida por el macrismo. “Se lo mandó a mi jefe Dietrich. Supuestamente sale hoy en TN”, rezó el mensaje enviado en la cadena. Sin embargo, la operación quedó desmontada rápidamente porque las imágenes pertenecían a un operativo en España que nada tenía que ver con lo difundido.

Estas campañas, como todas, no son gratuitas. Para poder registrar un número del cual enviar cientos de miles de mensajes - para lo que hace falta un servidor especial - hay que pagar entre $20 y $40 mil mensuales. En cambio, si el difusor opta por una metodología más antigua y en desuso como el SMS, el costo de cada texto puede fluctuar entre $1,5 y $3.