El papa Fracisco quedó atrapado en un ascensor cuando se dirigía a realizar la tradicional oración dominical del Ángelus y tuvo que ser rescatado.

La ausencia del sumo pontífice a la hora del oficio generó preocupación, pero la máxima autoridad católica fue encontrado en pocos minutos y asistido para salir del ascensor.

"Tengo que disculparme por llegar tarde. Estuve encerrado en un ascensor durante 25 minutos debido a un corte de energía, pero luego vinieron los bomberos", dijo el Francisco a la multitud que lo esperaba.

El papa debió ser asistido por los bomberos y por eso pidió "un aplauso" para ellos.